• MARTES,  16 JULIO DE 2019

Cultura  |  27 diciembre de 2017  |  02:03 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda

Cine: El hombre de las imágenes, más que un documental

0 Comentarios

El hombre de las imágenes, más que un documental

La película ganó la convocatoria de la bolsa de estímulos en la Gobernación del Quindío durante el presente año.

El último trabajo audiovisual realizado por el director colombiano Álvaro Aldana Barón, es una película documental que hace homenaje a Luis Fernando Londoño, el guardián de la memoria histórica del Quindío y por qué no, del país. El nombre de esta obra, para quienes tenemos la fortuna de conocer a su protagonista, simplemente lo dice todo y no podía ser otro: “El hombre de las imágenes”.

Durante este relato fílmico que dura menos de media hora, los espectadores podrán viajar poco a poco por todo el camino trasegado de este héroe obsesionado con el pasado. Les mostrará su juventud y cómo llegó a la televisión de los lejanos años 70, siempre detrás de cámaras. También verán como este gran personaje ha sido pionero de los procesos audiovisuales en esta parte del territorio nacional.

Los espectadores se encontrarán un protagonista siempre rodeado de su inmensa soledad, bien sea por la lucha quijotesca de la que muchos ya saben desde años atrás, o la que disfruta en la sala de edición, ensimismado en restaurar acetatos, negativos, rollos o reparando aparatos para muchos ya inservibles, pero que él en su magia y talento los regresa a la utilidad para la que fueron creados.

Y todo ese mundo se construye también con un poco más de lo que aportan los entrevistados. Así es Luis Fernando Londoño. Un ser excepcional que guarda en su Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío, (que también es su mayor patrimonio y gesta), el más invaluable de los tesoros con los que pueda contar un país en cualquier parte del mundo, y es su registro fílmico.

En esta película se sabrá de los sueños rotos por la indiferencia del estado, la empresa privada y nuestra, ante la preservación de todo el material que en el museo se encuentra. Serán testigos incluso fuera de cámara y viviéndola en persona, si logran visitar el lugar y conocer al protagonista, del poco valor que se le puede dar a la labor de este acumulador de pasados, quien en el metraje muy a su estilo nos habla de la historia dentro de las historias y de cómo encontró, compró o le llegó a sus manos por accidente, casualidad o regalo, cada cosa que colecciona con el mayor de los juicios: Fotos, proyectores, cámaras, cédulas de ciudadanía de los años 40 y otras joyas de la corona cinematográfica inédita.

El hombre de las imágenes es un documental que estaba en mora de existir. Un homenaje más que necesario y justo, obligatorio. También es sí se quiere, un documento de denuncia por lo que sucede con El Museo Gráfico y Audiovisual del Quindío, ubicado siempre en Calarcá. Un grito de auxilio para que no llegue el olvido y haga de las suyas. Un llamado a la indiferencia antes de que sea tarde. Un S.O.S para que Luis Fernando encuentre respuesta eficiente a su idea y no solo unas cuantas palmaditas para pagar la renta y suplir los gatos.

PUBLICIDAD


Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net