• SÁBADO,  25 SEPTIEMBRE DE 2021

Columnistas  |  25 julio de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Guillermo Salazar Jiménez

ABSURDA ARROGANCIA

0 Comentarios

Guillermo Salazar Jiménez

Guillermo Salazar Jiménez

Entre el 8 y 10 de junio pasado durmió intranquilo porque estaba seguro que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos – CDIH – investigaba sobre la violencia ocurrida en Colombia durante las protestas sociales. Rusbel Caminante agregó que el presidente Duque se levantó enojado el 8 de julio a releer las recomendaciones porque los datos de muertos y desaparecidos los tenía presente. Creyó escuchar que el presidente le decía: “Quiénes son esos izquierdosos para decirle a su presidente que violamos los derechos humanos. Nadie puede recomendarle a un país ser tolerante con los criminales. ¡Al presidente de Colombia, nunca!”

“La arrogancia de los meritorios es aún más ofensiva para nosotros que la arrogancia de aquellos sin mérito: porque el mérito en sí mismo es ofensivo”, Rusbel Caminante recordando a Nietzsche aseguró que la soberbia del presidente desnudó su prepotencia. La CIDH realizó un estudio a conciencia y sobre los análisis de la valiosa información planteó 41 recomendaciones que el presidente debería estudiar para mejorar su gobierno y no rechazarlas con desdén. Leyó el informe. Consta de 7 capítulos y 187 puntos donde muestra cifras y brinda explicaciones precisas. Dentro del Capítulo VII. Recomendaciones, se incluyen recomendaciones generales y específicas, según aspectos. El aspecto Consideraciones a cortes de ruta –bloqueos- es el más extenso, contiene 30 puntos explicativos. El uso desproporcionado de la fuerza y la violencia basada en género comportan cada uno 21 puntos.

En el punto 10, la CIDH señala que los reclamos de las protestas son iguales a los de otras movilizaciones, leyó Rusbel Caminante, “Entre otras cosas, estas estuvieron motivadas por el aumento de los niveles de pobreza, inequidad y violencia, aunado al creciente número de asesinatos de personas defensoras, líderes y lideresas sociales, representantes de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como firmantes del Acuerdo de Paz”.

Con Bianca Frazier, Rusbel Caminante pensó que el presidente Duque con su arrogancia trata de convencer a la CIDH que es más de lo que ellos ya saben que es él. Agregó que es tal su arrogancia que no tuvo otro camino que obviar la información y desechar las recomendaciones. Con esta actitud niega la posibilidad de que Colombia encuentre el camino de la paz. Sostuvo que al presidente Duque le faltó humildad para aceptar las fallas de su gobierno y el trato inhumano con los jóvenes que marcharon; contra las organizaciones populares, sindicales y académicas que intentaron dialogar, y contra la respetabilidad de un organismo internacional del cual Colombia es garante.

Desnudó la arrogancia de los faltos de autoridad e incapacidad para dirigir el destino de un país que tiene todas las garantías y los recursos para ser feliz. Desatender aquellas recomendaciones nos ratifica con aquel calificativo de gobierno corrupto y violento, como nos señala el mundo entero. Maestro Baudelaire, en Lo Irreparable: “¿Podemos iluminar un cielo cenagoso y negro? / ¿Podemos desgarrar las tinieblas /Más densas que la paz, sin mañana y sin noche, / Sin astros, sin relámpagos fúnebres? / ¿Podemos iluminar un cielo cenagoso y negro?”.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net