• JUEVES,  28 OCTUBRE DE 2021

Región  |  29 septiembre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

El Dorado de Génova

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Luis Guillermo Arango

Para conformar el caserío de la nueva unidad ciudadana, los promotores de la fundación de Génova tenían para escoger varios sitios en donde ya se tenían algunas viviendas y se disponía del servicio de acueducto o fuentes de agua y uno de los vistos para localizar el caserío fue la vereda El Dorado, en terrenos que hoy limitan con el departamento del Valle, pero que por aquel tiempo de comienzos del siglo XX, recién pasada la guerra de los mil días, eran posiblemente sede de numerosos colonos o habitantes que tenían la mayoría de su comercio con Sevilla o con Buga. Lo cambiaron por el sitio actual, al lado del rio Rojo. Creo que los que se quedaron por esos lados formaron el caserío de Cumbarco. Pero no es seguro que hayan buscado ese lugar para erigir el caserío.

Pero lo importante del nombre El DORADO, tienen que ver con las leyendas que se empezaron a difundir en todo el territorio de la República de Colombia, mas preciso en el virreinato de la nueva Granada, con capital en Santa Fe de Bogotá, cuando los que llegaron a conquistar estas tierras querían el oro, que guardaban los indígenas. La más popular de esas leyendas decía que en la laguna de Guatavita, un sitio cercano a la ciudad en la sede del caserío fundado por don Sebas, había un cacique que cada cierto tiempo se lanzaba cargado con sus tesoros a bañarse en esas aguas frías y por tanto allá en el fondo estaba lleno de esas joyas.

Es fue la leyenda que se difundió por muchos años, pero ocurre que el señor Sebastián de Belalcazar, que venía fundando pueblos desde el territorio del Perú, como lo fueron Popayán y Cali, escuchó el rumor que cerca del paso del Quindío, había una laguna en donde se escuchaban ruidos como anunciando un tesoro escondido. Buscando y preguntando llegó a las tierras que hoy forman la cuenca del rio Verde, del rio Quindío y del rio Rojo y que unidos conforman el gran rio de la Vieja. Se dio cuenta que por la noches se escuchaban muchos ruidos raros y se propuso investigar, para buscar el oro. Encargó de esa misión a uno de sus capitanes llamado Miguel Muñoz. Estos soldados caminaron rio arriba y rio abajo, hasta que en uno de esos se toparon con una señora de edad avanzada, o sea de la tercera edad, que tenía todo un mostrario de oro, como prendas elegantes. Tenía aretes o candongas, tenía narigueras, tenía pulseras, tenía cinturones, tenía pectorales o séase estilo brasieres o pecheras, tenía pulseras para los tobillos, tenía otros colgandejos todos de oro brillante, pesado, bien tallados y muy aparente. El capitán que la ve y se le lanza como cualquier raponero de Bogotá detrás de un celular de alta gama. La señora muy inteligente y muy conocedora de la ambición humana, no sólo de los raponeros sino de los conquistadores de ese tiempo, se dejó desvalijar o quitar todas las joyas. El capitán Muñoz, muy vivo o muy avión, se quedó con la mayor parte del botín y no le participó al jefe, pero sus compañeros de armas lo sapiaron y preciso le dieron materile. Esta historia se la contaron a un señor que escribió la historia, el señor Juan de Castellanos y él la narró en puras rimas o poesías, de las cuales me permito tomar solo un cuarteto que dice así:

 

Cinta de oro batido le rodea

el vientre, los ijares y caderas

los cuales en ajenas manos

pesaron ochocientos castellanos

 

Pero no sólo fueron los ilustres hombres que llegaron a las Indias, en el período de conquista, también cuando los habitantes de Calarcá se decidieron venir a fundar un nuevo pueblo, buscaron en el valle de los ríos y de las quebradas lugares en donde los herederos o sobreviviente de la Vieja, asaltada y robada, guardaron el resto de los tesoros. Creo que han sido muchos los que dieron con ese tesoro de la Guatavita quindiana, aunque hoy en pleno siglo XXI, hay sofisticados equipos de excavación que todavía quieren encontrar el oro de las riberas del rio Rojo, allá en Barragán.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net