• JUEVES,  28 OCTUBRE DE 2021

Columnistas  |  13 octubre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Pedro Elías Martínez

EL SALUDO

0 Comentarios

Pedro Elías Martínez

Por Pedro Elías Martínez

«Nos estamos quedando sin palabras», escribió hace años la poeta boyacense Laura Victoria. No tenía idea de que nos convertiríamos en la generación del tapabocas y se quedó corta. Nos estamos olvidando de las palabras habladas y escritas, de las letras, a excepción de las de cambio, que todavía aprecian algunos letrados. Los números siguen en vigor, porque la vida, como dijo Pitágoras, debe escribirse con palabras y números.

La pérdida semántica incluye el saludo. El tapabocas extingue la sonrisa, la costumbre de saludar en voz alta, posiblemente porque no se oye. Está de moda el saludo entre dientes y la contestación con un rebudio.

El distanciamiento halló solución en las redes sociales. Los emoticonos reemplazan las palabras, el saludo, la alegría, la tristeza, los sentimientos. En vez de presentar disculpa o felicitación, es genial compartir una carita, poner «me gusta» indiscriminadamente, mandar stickers, aplausos, risas, guiños y memes, que los contactos amontonan en la red. Llegan treinta o cuarenta saludos, todos iguales; docenas de fórmulas de cumpleaños, onomástico, buenos días, buenas noches, frases amorosas, insultos, oraciones de santos y gurús. Y el manual dice: Hay que reenviarlos sin leer para que surtan efecto. ¡Bendita pandemia que asfixió la creatividad y nos retrajo a la fase de los jeroglíficos! Si no hay manera de evitar el encuentro con alguien, es apropiado saludarlo con los puños, como hace más de doscientos años lo hacían los pandilleros de Nueva York.

Los románticos añoran la mano extendida, el abrazo, el apretujón, el ósculo en la mejilla, la cortesía oral o escrita, aun la indirecta o la seña con los dedos, según el estado de ánimo del saludador. Dicen que saludar con beso evita el Alzheimer y el adormecimiento del espíritu.

Para su libro sobre la reina Isabel II de Inglaterra, el biógrafo Robert Hardman entrevistó a la princesa Ana y ella le confió que su real madre porta una mano falsa para saludar. Mete el brazo en un guante de peluche, asegurado al sostén y con un ligero toque, una palanca de madera dirige la mano falsa hacia sus súbditos. La reliquia, diseñada por estudiantes australianos, tiene contador electrónico de saludos. Hay ceremonias de besamanos en que el registro sobrepasa las mil apreturas. El truco se descubrió en la cena del cumpleaños 92 de la señora. Quedó mal asegurado el artefacto y al proponer el brindis, la mano cayó en la sopa del embajador de la India, ante el horror de los demás comensales. Muchos creyeron que «la mujer más famosa del mundo» se estaba desarmando.

ELOGIO DEL SALUDO

Ahora que perdimos el saludo,

el abrazo, el beso, el apretón,

nos distancia la tos, el estornudo

y hay que usar mascarilla en reunión,

saludamos con puño y a menudo

sin hablar ni escribir salutación,

como lengua mortal decir no pudo,

con meme, sticker, me gusta, emoticón.

Ya pocos saludan con agrado.

Esta pandemia, fosca, prendediza,

oscureció la boca y el papel.

Que retorne el saludo del pasado,

con mano franca o con mano postiza,

como la que usa la reina Isabel.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net