• MIÉRCOLES,  26 ENERO DE 2022

Columnistas  |  02 diciembre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: ÁLVARO AYALA TAMAYO

MUTÓ EL EGOÍSMO

0 Comentarios

ÁLVARO AYALA TAMAYO

Por Álvaro Ayala Tamayo

¡Y llegó el totazo! Se volvieron a disparar las alarmas simplemente porque el egoísmo de algunos consideró que ya estábamos en puerto seguro. Fallaron los cálculos. Tuvo que aparecer otra mutación, de las tantas que advirtieron médicos y científicos, para ser conscientes que hay necesidad de vacunar a todos, para estar a salvo todos.

Leemos que el hombre es el único animal que tropieza 2 veces con la misma piedra, pero eso es letra muerta. Es increíble que 2 años después de la aparición del COVID 19, haya gente que rechace la vacuna y otra, muy numerosa, a la que no le ha llegado. Muchos se quieren vacunar, pero no ha sido posible y más ahora que las autoridades científicas han calificado de preocupante la nueva mutación. No hay que cerrar las fronteras de los países desprotegidos, lo urgente es abrir el camino de las vacunas.

Esto se parece al discurso sobre el cambio climático, todos hablamos y nada hacemos. Patrocinar la vacuna a naciones africanas discriminadas, es un tema de caja menor para La Unión Europea, EEUU, Rusia y China. No es que los países africanos sean pobres, lo visto es que son demasiado corruptos. Algunos son gobernados por tiranos y habitados por ciudadanos nobles y resignados. Cada uno de ellos tiene riquezas y poder para su desarrollo social y económico. Sudáfrica, además de bella es poderosa y fuerte.

Aunque sabemos de sus múltiples obras sociales, sería una buena acción que su hombre más universal después de Nelson Mandela, el multimillonario Elon Musk (28 junio, 1971, Pretoria) se pusiera al frente del trabajo para vacunar a sus paisanos. Lo decimos con respeto, no con carácter obligatorio. La inteligencia de este hombre y la capacidad de convocar, incluso le dan atributos para liderar un plan de vacunación en todo el continente africano. Este genio es capaz de diseñar un algoritmo que puede convertirse en modelo hacia el futuro. Si construye naves para enviar personas al espacio, nada difícil le queda volver a su tierra africana, así viva entre Los Ángeles, Shanghai, Londres y Nueva York.

Las eliminatorias africanas al mundial de Catar (Asia) aún están en efervescencia y casi todas sus estrellas juegan en Europa. Así que pilas y no se convierta la pandemia en un autogol.  Para el evento apenas faltan 11 meses y en momentos de mutaciones del coronavirus no hay espacio para jugar.

También preguntamos: ¿Si el coronavirus se desata en África se pone en riesgo el mundial de fútbol? No queda mal que la millonaria FIFA y el mismo Catar se metan la mano al bolsillo y ayuden a vacunar dicho continente. Aquí en Colombia ya estamos observando brotes de irresponsabilidad con gente que se quita la mascarilla. Porque ya están vacunados creen que el asunto ya se solucionó.

No hay que olvidar que la variante delta apenas está haciendo sus primeras apariciones por estos contornos. No sabemos la reacción de nuestra raza ante la amenaza. Hay otros que a estas alturas se mantienen en que es un asunto político, de negocios y no sanitario. Los muertos, enfermos y la crisis del sector médico son argumentos fuertes para respaldar al gobierno en mantener las medidas a que haya lugar y notificarles a los irresponsables que aprendan a vivir en comunidad. Sin máscara ni pío y sin vacuna mamolas. El asunto no ha concluido y de acuerdo con las nuevas mutaciones faltan millones de vacunas por aplicar. No cerremos las fronteras, abramos la solidaridad y viajaremos tranquilos por todo el mundo.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net