• MIÉRCOLES,  26 ENERO DE 2022

Columnistas  |  02 diciembre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Javier Alonso Beltran

QUE NO FALTEN LA NATILLA Y LOS BUÑUELOS

0 Comentarios

Javier Alonso Beltran

Por Javier Alfonso Beltrán Henao

No creo que haya rico, no tan rico y por supuesto quienes definitivamente no lo somos, y los que son pobres de verdad, que no se hayan visto afectados por el extraordinario incremento en los precios de la canasta familiar. Los precios han subido, además de en algunos casos justificable, en otros de manera abusiva como lo es la especulación. La solución para muchas familias sin duda ha sido reducir su presupuesto para estas necesidades a costa de desmejorar la calidad de las raciones para alimentar sus familias, y en otros casos acudir al endeudamiento a través de sus tarjetas de crédito y verse en la situación un poco triste de comer sus frijoles pagados a 12, 24 o 36 cuotas.

Los incrementos salariales fueron en general paupérrimos, ténganse en cuenta que se supone que el incremento debe compensar la pérdida de la capacidad de adquisición durante el año; entonces la pregunta es: si el incremento (aunque sea paupérrimo) busca compensar esa pérdida referida, ¿Dónde queda el incremento que le permitiría al trabajador mejorar su nivel de vida? Eso es algo que nunca sucede. Pero agreguémosle que las alzas de toda clase en el nuevo año superan hasta en 1000% el porcentaje paupérrimo que se autorizó por el gobierno para los salarios, de manera tal que es bastante probable que en 2022 vaya a haber hambre física en muchos hogares y con toda seguridad en otros, será simplemente así.

Algo dije al principio que el fenómeno de las alzas tiene explicaciones validas, pero también dije que se abusaba mediante la especulación, especulación que el gobierno no controla. Los hogares tendremos que ser muy creativos y disciplinados en los gastos; no digo que asumir pasar hambre, pero seguro si habrá productos que saldrán de la canasta familiar. Seguro serán las bebidas azucaradas, las salsas (que no son parte de la receta infalible), otros productos azucarados que no aportan a la nutrición, y otros que definitivamente no sirven para nutrir una familia.  Las familias pobres son tremendamente recursivas y creativas, pero a pesar de eso pasan hambre y necesidades, además de no nutrirse adecuadamente.

Definitivamente hay almacenes en los cuales no se podrá comprar y habrá que dejar de aparentar y dejar el arribismo si se quiere seguir alimentando la familia, y en lo posible no financiar una comida de frijoles a tantos meses, aunque si se necesita, pues hacerlo, porque una familia mientras se pueda no debe acostarse con hambre.

Ahora bien, creer en que el gobierno está pensando en qué hacer para que el pueblo se alimente y no pase hambre, es definitivamente improbable, ya sabemos de su indolencia y su desentendimiento de la gente en general, sea del estrato social que sea no les importan.

Para acabar de completar se quebró Justo & Bueno, esperemos no pase igual con D1, aunque este también subió sus precios considerablemente.

Y para completar a partir del primero de enero de 2022 entra a regir plenamente en los restaurantes el 19% al consumo, lo que, según el análisis de la asociación de restauranteros, eso implica un alza del 28 en los precios de sus cartas. ¿Se acabará la salida de almuerzo dominical?

Por ahora les deseo que haya buena natilla y buñuelos en cada hogar de este país de necesidades.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net