• MARTES,  09 AGOSTO DE 2022

Política  |  12 marzo de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Y entonces, ¿por quién votar?

0 Comentarios

Imagen noticia

Por: Roberto Caro Tribín

El próximo 13 de marzo se realizarán las elecciones de senado y cámara en Colombia, y estas son, sin duda, las elecciones más importantes porque son ellos, los legisladores, quienes tienen el poder de dictaminar y dirigir el destino del país.

Por eso, el primer deber ciudadano el próximo domingo es votar a conciencia ya que la corrupción, las trampas, los abusos, los vicios y la porquería que se esconden en las leyes están escritos por esos congresistas. Por lo tanto, es en esta elección que su voto tiene un alto valor para cambiar las cosas. Recuerde que las leyes afectan su bolsillo, la educación de sus hijos, los subsidios para la alimentación infantil, el desarrollo de la infraestructura del país, los precios de los alimentos, del transporte, de los colegios, de los arriendos... Las leyes son las que crean los impuestos, las que determinan su salario, las que pueden afectar su estabilidad laboral, las que pueden quitarles a los pobres para darles más a los ricos, las que pueden proteger a las grandes empresas y corporaciones para quitarles más a los trabajadores. Las leyes que crean los congresistas son las que permiten que ellos ganen fortunas cada mes mientras el pueblo padece hambre.

Por todo esto, lo invito a salir a votar el próximo 13 de marzo. Sí, vote para que su opinión cuente a la hora de elegir a los congresistas. Vote para que usted ayude a eliminar la posibilidad de que los déspotas sigan en el congreso legislando para su propio beneficio. Vote para que seamos más voces en favor del bienestar nacional, de la justicia, de la equidad, de la vida. De este modo, votando todos contra estas organizaciones criminales, podremos evitar que los votos comprados ganen; reduciremos el efecto de las trampas que esconden los acuerdos oscuros entre partidos, minimizaremos el éxito del fraude y de la manipulación. Su voto representa una oportunidad más contra la corrupción, y una ventaja menos para los corruptos.

Pero, ¿por quién votar? Vote por un candidato de probada honradez y de principios inalienables; vote por quien no tenga compromisos políticos establecidos ni haya empeñado su candidatura a los grandes y cuestionados patrones del país. Vote por quien haya demostrado honorabilidad en el manejo de los recursos, compromiso ciudadano y eficiencia administrativa y profesional a través de una demostrable y probada carrera pública o privada.

Pero si usted no encuentra en las listas ningún candidato con estas características no caiga en la tentación de votar por embaucadores que engañan con promesas mentirosas e irrealizables, ni por aquellos sinvergüenzas que hayan estado vinculados con escándalos de corrupción, que hayan usurpado los recursos del estado, que hayan hecho leyes que favorezcan sus intereses personales y les quiten los derechos a la gente común. No entregue su voto por ningún canalla que le haya quitado el pan a los niños o haya estado relacionado con acciones que afectan el bienestar de su familia. No vote por los embusteros que despojan al país de sus recursos naturales y han puesto en riesgo el futuro de todos por culpa de los vicios de su gestión. No vote por delincuentes que hayan sido asociados con masacres, con asesinatos de líderes populares, sindicales o periodistas; no vote por quienes han tenido alguna relación con falsos positivos. No vote por ningún candidato que usted identifique con el congreso actual, que tanto daño le ha hecho a Colombia.

Todos los candidatos están adscritos a partidos o movimientos políticos que son las maquinarias clientelistas y perversas que, en últimas, detentan el poder detrás de la elección de esos candidatos. Por tanto, no vote por miembros de partidos o movimientos identificados como deshonestos ni por aquellos que han demostrado ser responsables del desangre nacional, de contratos clientelistas, de malversación de fondos. No vote por aquellos grupos o candidatos que han robado los recursos destinados al bienestar de los ciudadanos, que han incumplido los proyectos, las obras y los programas para el desarrollo de los municipios y las regiones donde ellos han gobernado, por estar trabajando solo para su provecho personal.

No vote por ningún nombre que esté siendo investigado, que haya sido condenado o que haya hecho parte de procesos de corrupción, engaño, prevaricato, soborno, compra de favores, malversación de fondos, o cualquier otro delito cometido en su condición de congresista, servidor público o empresario.

No vote por los nombres nuevos que pertenezcan a partidos viejos. No vote por políticos viejos que representen a partidos o movimientos nuevos. No vote por nadie que esté asociado con todo aquello que usted detesta.

Entonces, ¿por quién votar?

Si entre todos los candidatos no encuentra una persona honrada por quien votar con confianza, entonces le queda el voto de opinión: el voto en blanco.

La Constitución Política de Colombia consagra el voto en blanco como una manera válida y legítima de expresar su opinión electoral. Este voto no se suma a ningún candidato ni ayuda a ganar a ningún partido. El voto en blanco representa al «candidato del pueblo inconforme con lo que hay»; es la voz que grita «no queremos más corruptos como los que hay en el congreso», «no queremos más clientelismo que desangre al país». El voto en blanco es el voto que desaprueba a todos los candidatos de los movimientos o partidos políticos que estén en las listas para que no puedan seguir haciendo daño.

Y si gana el voto en blanco (si supera en número a todos los candidatos y llega al umbral requerido) ninguno de esos candidatos puede volver a presentarse en ninguna lista de elección popular. Es decir, el triunfo del voto en blanco elimina la presencia de los malos políticos, y anula la posibilidad de que sigan manoseando la política en su favor y burlándose del pueblo. Un voto en blanco es un voto anticorrupción, anticlientelismo, antipolitiquería. El voto en blanco es un voto

por la justicia, la equidad, la honradez y el bienestar de cada colombiano.

 

Si usted no pensaba votar, lo invito a salir a votar en blanco este domingo porque de esa forma su voz se unirá a millones de voces más para gritar ¡basta ya!

 

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net