• LUNES,  04 JULIO DE 2022

Denuncia  |  29 abril de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Ancianos humillados y ofendidos por droguería de Colsubsidio

0 Comentarios

Imagen noticia

Samaria Márquez Jaramillo

Eran las 5 de la tarde del 27 de abril 2022 y el lugar la calle 1ANorte entre carreras 13 y 14, sede de la entrega de los medicamentos por parte de Colsubsidio. Llovía.

Desde la 1 de la tarde una larga fila de enfermos y dolientes de personas ancianas, mayores de 70 años esperábamos, llevando en la mano cedula y fórmulas medicas con autorización para las entregas, ordenadamente permanecíamos. Paralelamente otra fila de personas menores esperaba.

A las 5 y 30 de la tarde quedábamos en la fila de adultos mayores 13 personas, quizás las más ancianas. Empezaron las protestas. Una empleada de Colsubsidio salió y señalando la fila de los menores dijo: Entregaré 15 fichas a ustedes y girando hacia los adultos mayores dijo y 5 fichas a esta fila. Crecieron las protestas.

La suscrita elevó su voz y habló de la Ley 1171 DE 2007  (Diciembre 07) Por medio de la cual se establecen unos beneficios a las personas adultas mayores, ley que tiene por objeto conceder a las personas mayores de 62 años beneficios para garantizar sus derechos a la educación, a la recreación, a la salud y propiciar un mejoramiento en sus condiciones generales de vida y afirma en el ARTÍCULO 13. FÓRMULA DE MEDICAMENTOS. Cuando la Entidad Promotora de Salud no suministre de manera inmediata los medicamentos formulados que estén incluidos en el Plan Obligatorio de Salud a las personas mayores de 62 años, deberá garantizar su entrega en el domicilio del afiliado dentro de las 72 horas siguientes, salvo si esta es de extrema urgencia a la solicitud por parte de este. Subieron de volumen las protestas. Volvió a salir la empleada de Colsubsidio. Yo hablé de mi edad y enfermedad. Ella contestó yo  no tengo la culpa que usted esté tan vieja… Protestas generales, ya no solo de la fila de los mayores. La empleada entró y cerró con llave la puerta de acceso.

Pasaron 5 minutos y llegó la policía. Dos jóvenes descendieron de sus motocicletas y se dirigieron a mí. Me solicitaron mi cédula. Yo pregunté para qué. Me respondieron: Para averiguar antecedentes. Yo la entregué .Ellos miraron en un pantalla, me devolvieron la cedula y solicitaron a otros de la fila de los mayores sus respectivas cedulas. Las voces se hicieron sentir. Les gritaban: No busquen delincuentes en la fila de ancianos enfermos  que están acá en busca de medicamentos, ustedes saben dónde están los delincuentes. Vayan a las ollas… Salió un empleado de Colsubsidio y dijo: Es inútil esperar ya no hay más fichas. Faltaban 10 minutos para las 6 de la tarde. Llovía.

Empapada y humillada empecé a caminar con la cabeza baja. Las lágrimas confundidas con el agua de la lluvia corrían por mi cara.

Hoy protesto y pido, por lo menos, que Colsubsidio no viole   la ley.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net