• SÁBADO,  03 DICIEMBRE DE 2022

Editorial  |  04 mayo de 2022  |  12:00 AM

Protejan a Petro

0 Comentarios

Imagen noticia

Uno puede estar o no de acuerdo con el candidato Gustavo Petro, y podrá expresarlo en los medios y en las urnas, pero en lo que todos los colombianos no podemos estar de acuerdo es en que lo maten.

Matar a Gustavo Petro es matar por tercera vez al país en los últimos 80 años y, por supuesto, empezar una nueva y más horrenda senda de violencia y de sangre, tan grande o mayor como la ocurrida en 1948 con la muerte del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, o la de los años 90 con los asesinatos de Galán, Pardo, Pizarro y Bernardo Jaramillo.

El país entero, todos los partidos políticos, los movimientos sociales, los empresarios, los ciudadanos en general, que creen en la civilidad, deben cerrar filas alrededor de la protección de la vida de Petro, como de cualquier otro candidato y de cualquier colombiano.

Es necesario escuchar pronunciamientos sinceros de todos los sectores del país rechazando la intención de un grupo armado, narcotraficante y paramilitar de asesinar al candidato del Pacto Histórico.

La muerte de Petro significaría la muerte de todos, en el sentido de las reacciones que puede provocar en una mayoría de la población que lo tiene ganando todas las encuestas de intención del voto para presidente de la República.

Los más preocupados por las amenazas contra Pedro debería de ser la institucionalidad del Estado: Policía, Ejército, presidencia de la República, el estamento judicial, el Congreso como tal.

Rodear hoy a Petro no quiere decir votar por él, sino defender la nación de una hecatombe social y violenta de la que difícilmente nos recuperaríamos. Es, defender la democracia y la paz.

No importa por quien votar, cada uno tiene sus preferencias, pero que ellas sean diferentes a la propuesta Petro no significa que nos pongamos en la misma línea de aquellos que quieren su muerte.

Queremos un presidente: Fico, Petro, Fajardo, Rodolfo o cualquiera, pero lo queremos vivo, para que el país siga vivo, así, quien gane la presidencia, sea o no aquel por el que votamos, nos permita empezar una nueva lucha, en las ideologías, pero en la civilidad.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net