• MIÉRCOLES,  06 JULIO DE 2022

Cultura  |  26 mayo de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

James Brito Peláez y el valor de la gratitud

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Roberto Restrepo Ramírez.

Ha muerto un dirigente en Quimbaya, estancia quindiana, donde el estadio de fútbol lleva su nombre. Es un mínimo reconocimiento que en el pasado se hizo para recordar así a uno de sus hombres ilustres. Aunque hoy las instalaciones de ese escenario deportivo, en su apariencia externa, se encuentran deterioradas y deslucidas. No obstante, el nombre del personaje entra a la historia comunitaria del municipio de "velas y faroles", y así debe mantenerse para la posteridad.

Conocí a James Brito Peláez en los inicios de la década de los 80 del siglo XX y lo traté mejor cuando compartimos una posición oficial en la oficina departamental de Acción Comunal, entidad que él dirigía. Hoy, ante la sombra de su partida, debo con justicia reconocer mi gratitud por esa experiencia, pues para entonces él fue mi superior en la escala jerárquica. Y también fue el primer referente de dirección en una entidad pública. Además, la persona que me guio en el primer cargo público que yo ocupaba. Era joven -como yo - y eso me llenó de confianza, pues se podía entender que el carisma también estaba en el espíritu de los noveles personajes que incursionaban en la palestra política, con honestidad.

De mi padre aprendí a conocer el valor de la gratitud. Y eso quiero manifestar hoy a la comunidad quimbayuna, evocando la amabilidad y gentileza de James Brito Peláez. Sentimiento que hago extensivo a su familia.

Ojalá tenga eco en los jóvenes del Quimbaya de hoy el tener en cuenta la memoria de un ciudadano. Eso representa rememorar la imagen de alguien que - como lo hizo James Brito Peláez -escogió quedarse en su pueblo a detentar las mieles del poder estatal, que había podido disfrutar en la capital. Primero estuvo en su proyección la villa que lo vio crecer, en aras del logro de muchos beneficios para sus pobladores. Primero, lo esencial, pues pudo descollar en otros lares, donde indudablemente había obtenido el reconocimiento de los colombianos.

Quisiera encontrar hoy en Quimbaya no solo a un municipio cívico, como ahora es nominado en su nuevo apelativo. Tambien deseo verlo como un municipio agradecido. Un valor que los seres humanos no debemos olvidar. Quimbaya lo debe manifestar así con James Brito Peláez, el líder que amó a su terruño.

Paz en su tumba.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net