• MIÉRCOLES,  06 JULIO DE 2022

Deportes  |  29 mayo de 2022  |  12:22 AM |  Escrito por: Administrador web

El arbitro

0 Comentarios

Imagen noticia

(tomado de la página #lacasadelreferee)

Una carrera Ingrata, pero los que somos árbitros, amamos lo que hacemos.

El partido termina y los equipos toman su rumbo, el ganador celebra su triunfo, el perdedor culpa al árbitro.

¿Y el árbitro qué hace?

El árbitro calla; aguanta en silencio las críticas de los medios y la sociedad, acepta callado las críticas de sus propios colegas, escucha en silencio las duras críticas de su asesor y por si fuera poco llega a casa y escucha los reclamos de la familia por sacrificar fines de semana, por estar en boca de todo el mundo, por entrenar duro y esperar una oportunidad que quizá nunca llegue.

El árbitro señores cumple el rol más difícil en el partido, en la vida.

Es un ser humano de carne y hueso como el resto, sabe amar, sabe llorar, sabe reír.

El árbitro, sin embargo, siempre será el verdugo, el carroñero, o lo más típico, el hijo de p*** (mi madre no lo es, ninguna madre de mis colegas tampoco), pero así nos conocen, como los más odiados del partido.

Sentenciados desde el inicio, como si nosotros marcáramos los goles, o falláramos semejantes goles, como si nosotros nos amotináramos ante un DT, o un jugador. Lo más fácil para ellos es culparnos de sus errores y su falta de conocimiento o falta de interés por saber las Reglas de Juego.

Cuántas veces me dieron ganas de ir y decirles que así no se cobra un tiro libre, así no se cobra un penal o que esa alineación está mal.

Los espectadores deciden insultar, hay niños cerca y aprenderán esa cultura.

Les cambiaría un minuto mi camiseta y me gustaría que uno de los tantos que nos culpan, uno solo, fuera capaz de hacer lo que hago: "arbitrar" (hacer cumplir las Reglas del Juego).

Pero nosotros no confrontamos, no agredimos, no insultamos, no reaccionamos, no somos lo que nos instan a ser y no lo somos, porque aprendimos que la humildad es un lema digno de nuestro ADN; desde el momento que decidimos ser árbitros adoptamos valores y principios morales antes que las reglas de juego.

El árbitro después del partido debe celebrar con sus compañeros porque lo dejó todo en la cancha: alma, vida y corazón.

Autor: Anónimo

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net