• MARTES,  09 AGOSTO DE 2022

Colombia  |  02 junio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Cannabis y medios, entre la prudencia y el desborde

0 Comentarios

Imagen noticia

Producción periodística: Víctor Chaves Rodríguez. Reportero Nómada. Fotografías y videos: Víctor Chaves. Cronista de ww.lanoticiasinfronteras.com.

Mientras los espacios tradicionales toman muchas precauciones frente al asunto de promover la legalidad y el aprovechamiento del cáñamo, en los espacios virtuales, los mensajes relacionados con la marihuana legal y por supuesto con la ilegalidad, son ocupados con torrentes de información, a cada segundo. El caos por supuesto, es inevitable.

Hay medios de comunicación alternativos que manejan el tema del cannabis desde diferentes perspectivas.

El comercio informal, legal o ilegal, de derivados del cannabis, sigue creciendo a buen ritmo.


La falta de regulaciones claras y precisas sobre el uso y aprovechamiento del cannabis de manera recreativa, aunque exista una ley, la número 30 de 1986, que despenaliza la llamada dosis mínima, contribuye a generar el caos, a nivel de flujo de información. En medio de todo, los emprendedores más persistentes y sobre todo las multinacionales ya están aprovechando al máximo el marketing y la publicidad virtuales. Pero la pregunta que sigue vigente es: Los medios tradicionales de comunicación ¿Qué rol desempeñan en este juego?

En este momento, todo lo que sucede con el cannabis es noticia. Para bien o para mal. Y no es para menos. Este auge está soportado en la gran cantidad de hechos relacionados con los diferentes procesos de legalización que se desarrollan en países como los latinoamericanos, eso sí, cada uno a su propio ritmo.

Es evidente que los medios tradicionales de comunicación no estaban preparados para abordar con tranquilidad, frialdad y objetividad esta otra visión, que no es tan nueva, del cannabis. Obvio, si durante décadas periódicos y noticieros no hicieron más que reportar sucesos delincuenciales, trágicos y dolorosos producidos en el marco de la producción, transporte y comercialización de las denominadas “drogas prohibidas” o de “uso ilícito”, en donde se encasilló a la marihuana, sin términos para la discusión o el alegato.

El prohibicionismo histórico y la interpretación que de esto hace cada impreso, espacio radial o televisivo con amplia historia mediática, le cerraron el espacio a cualquier tipo de discusión o nuevas ideas. Como dice el activista mejicano, Polo Rivera:

“El camino que se ha recorrido no ha sido fácil, pero el triunfo ha sido fundamentalmente cultural: las noticias que involucraban a la marihuana aparecían siempre en los espacios policivos, es decir que para los periódicos y los noticieros éramos unos delincuentes. Luego de la segunda marcha se alcanzó a notar un poco la incidencia pues ya nuestras noticias se leían en la sección cultural. Ahora hasta formamos parte de las secciones políticas”.

Aunque se evidencian estas señales de una voluntad de cambio, es a nivel editorial, es decir en los espacios en donde se sientan las más marcadas posturas políticas y las opiniones particulares de muchos allegados, socios, amigos, miembros de las juntas de los medios, etc., en donde se persiste en el prohibicionismo para el cannabis.

Insisten en los supuestos riesgos, que algunos sí lo son, pero por lo general, actúan de acuerdo a políticas que condenan lo que no comparte y santifican lo hacen o dicen, en este y en muchos otros temas. Para nada reconocen que los nuevos modelos culturales avanzan de la mano de los jóvenes y, en consecuencia, si la familia, el colegio, o la universidad no son verdaderos núcleos para el trámite de información válida e importante sobre el uso y el abuso de la marihuana o de las drogas prohibidas, en definitiva, el problema no está en el porro, como lo comentan Polo Rivera y también Orlando Ruiz, otro joven emprendedor del cannabis en ciudad de México, que también es consumidor adulto y sostiene, no sin un poco de jocosidad que “luego de tantos años de ignorancia y represión es hora de que los mismos que luchamos y aportamos a su consumo, ahora podamos disfrutarla en términos de negocio legal”.

Hay que señalar que, pese al avance y la evolución tecnológica, que a nivel social se evidenció con la aparición del computador personal y por supuesto de la Internet y los consiguientes sistemas web, blogs, podcasts, redes sociales etc, no se nota un cambio ideológico en profundidad, como lo plantean en su trabajo, para acceder al título de la Maestría en Comunicación estratégica, a David Torres y su grupo de compañeros, de la Universidad EAN de Colombia, en el año 2021.

“De acuerdo con Chomsky (2006), se puede afirmar que el factor comunicativo en cuanto al cannabis en Colombia ha sido desarrollado mediante estrategias basadas en la cultura del miedo, ya que se han realizado construcciones comunicativas para manipular a la sociedad e influir en sus decisiones, creando un significado erróneo y estigmatización en la industria.

Dicha estigmatización se da a partir de un proceso comunicativo en donde se espera una respuesta por parte del consumidor. Esta, según Romeu (2018), es el termómetro para evaluar si 10 la estrategia comunicativa está siendo efectiva frente al propósito que se tiene. De igual manera, la percepción que se tiene del cannabis es producto de un conjunto de significados socioculturales, los cuales se han generado mediante la creación de invenciones, conceptos e identidad alrededor de un producto, vinculados a determinada expresión cultural de una sociedad (Holt, 2004)”, dicen.

Por ahora, ese lazo que ata a las formas de poder más conservadoras y obtusas, con los medios de comunicación que alguna vez fueron masivos pero que cada día están más lejos de ostentar de nuevo toda esa capacidad de incidencia social y política, se mantiene, luego el mensaje periodístico y publicitario mantiene esos rasgos, aunque sus diseñadores hacen mucho de lo posible con tal de verse renovados, modernos y contemporáneos con las comunidades actuales.

Pero finalmente, los negocios, el dinero, los nuevos o recién llegados empresarios, terminarán modificando cualquier precepto ideológico y entonces el negocio del cannabis será una tentación muy grande para los grandes o históricos medios de comunicación. Eso también parece inevitable.

Explosión en las redes sociales

Pero mientras los medios tradicionales se muerden las uñas esperando el viraje en la cultura del cannabis que le permita ocupar una posición solvente, el efecto en las redes sociales ha tenido una magnitud como la que señala el intertítulo: una gran explosión.

Prácticamente todo está volcado en el Facebook, el Instagram o la red que sea la favorita en cada entorno. Son decenas, miles, tal vez, de mensajes que se publican, suben o cuelgan de estos espacios virtuales, que están relacionados con la producción, el comercio y en fin un evidente proceso de culturización, que incluye formación, capacitación, modos de aprovechamiento, etc.

Hasta este punto, todo suena fantástico, por ponerle un adjetivo que se utiliza en toda Latinoamérica. Las dificultades surgen precisamente en los caudales de información y en la ausencia de mecanismos eficientes de control de los contenidos.

Así, mientras se puede acceder fácilmente a información sobre semillas, cultivos y muchas otras formas de aprovechamiento del cannabis, sustentadas en los marcos legales vigentes y en proceso de construcción, las redes también han favorecido el comercio ilegal de marihuana y la oferta de diversos tipos de drogas prohibidas o restringidas, incluyendo algunas de supuesto uso medicado, ofreciendo atención a domicilio y otras ventajas para acumular clientela, lo que conlleva a que, cualquier persona, sin importar su edad o cualquier otro tipo de condición, puede acceder a todos los sicotrópicos comunes en Colombia, México o de cualquier otro país de este segmento continental, y además a otras cosas de fuerte impacto en el sistema neurológico en de los seres vivos.

Los grupos de negocios, que se crean en Facebook, por ejemplo, aparecen por cierto tiempo, luego ya no encuentran, también por ciertos periodos de tiempo, pero finalmente en la Red ahora y siempre, hay alguien que está ofertando para este, que sigue siendo un oscuro mercado.

Sala visual:
En este espacio para lo visual y lo audiovisual, que de una u otra manera sirve como testimonio o evidencia de los temas que se plantearon en este capítulo del reportaje sobre la #CulturaCanabica.

Para mostrar algunos ejemplos sobre la forma como los mercados virtuales de marihuana y de drogas sicotrópicas se han tomado un gran segmento de los espacios virtuales, a través de grupos y personajes anónimos en las redes sociales. Recurrimos a imágenes fijas y no a videos para evitar promoción e identificación de nombres e imágenes. Ya la forma como actúan las autoridades frente a estos asuntos, es tema para muchos reportajes.

Muchos de los negocios con cannabis o sus derivados que se promueven a través de las redes sociales, carecen de cualquier tipo de licencia o identificación.

Quienes reciben esta información mediante las redes sociales no están seguros de su ilegalidad.

El microtráfico a través de las redes sociales ha suplantado gran parte de las ventas callejeras, en las denominadas "ollas".

Una gran porción de la oferta de marihuana en Facebook, es ilegal, se expende con fines recreativos o de adultos y se expone junto a drogas sintéticas y medicamentos que solo se expenden con fórmula médica.

En contraste el comercio informal y absolutamente sin control, ofrece productos que al parecer contienen compuestos a base de cannabis.

México, ejemplo de sobre - información:

En medio del caos que se produce por la falta de verdaderos controles sobre los contenidos que aparecen a través de la web y las redes sociales, a través de los mismos canales se difunde de todo tipo de noticias relacionadas, que carecen de rigor periodístico y por el contrario obedecen a intereses particulares. El caso de México es uno de los más notables, ya que, aunque es evidente que hay una lucha organizada en procura de la liberación legal del consumo, también está claro que hay muchas noticias contradictorias entre unas y otras sobre los pronunciamientos de los funcionarios del Estado y las sentencias de las altas cortes. Veamos algunos ejemplos de estos hechos.

Los pronunciamientos de las grandes multinacionales sobre la agitación que viene produciendo en México cualquier hecho relacionado con la legalización del cannabis para uso recreativo.

En las redes y espacios virtuales hay una fuerte puja política para propiciar la construcción definitiva del marco regulatorio para acceder al cannabis recreativo.

Los espacios alternativos de flujo de información, que decididamente apoya este paso sobre las regulaciones alrededor del uso adulto del cannabis, no se detienen en su afán de mantener al día a sus seguidores.

Algunos de estos movimientos procannabis recreativa intentan también enviar algunos mensajes promoviendo el uso recreativo.

Vea aquí: Algunos links y direcciones virtuales de grandes, históricos y masivos medios de comunicación informando detalles de los procesos de legalización que se desarrollan en varios países de nuestras latitudes:

Diario La República de Bogotá, Colombia
https://www.larepublica.co/analisis/catalina-ortiz-400501/oportunidades-del-cannabis-3086714

Periódico Portafolio de Bogotá, Colombia
https://www.portafolio.co/revista-portafolio/cannabis-en-colombia-una-industria-aun-en-construccion-563997

Revista América Economía de Ciudad de México, México
https://www.americaeconomia.com/negocios-empresas/cannabis-en-america-latina-industria-supera-los-us-170-millones-en-2021-y-preve-explosivo-aumento-para-2026

Diario El Tiempo de Bogotá, Colombia
https://www.eltiempo.com/mas-contenido/gobierno-nacional-busca-ser-potencia-mundial-en-cananabis-medicinal-673486

Diario El Universo de Quito, Ecuador
https://www.eluniverso.com/noticias/economia/actores-de-la-industria-del-cannabis-y-del-canamo-en-dialogos-para-conformar-un-cluster-sectorial-nota/

Diario el Comercio de Lima, Perú
https://elcomercio.pe/noticias/cannabis/

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net