• MARTES,  16 AGOSTO DE 2022

Ciencia Y Tecnología  |  08 junio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

¿Por qué una calarqueña fue condecorada por el Senado francés?

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Miguel Ángel Rojas Arias

Una mujer de las entrañas del café, de Calarcá, Quindío, Martha Cecilia Bustamante Ossa recibió este martes 7 de junio la Medalla del Senado de Francia, de manos del congresista Gérard Lercher.  Al acto asistieron casi todos los parlamentarios de ese país y muchos personajes del mundo internacional que se mueve en París, como los funcionarios de la embajada colombiana.

Pero ¿por qué la calarqueña recibió tan alta distinción? Aunque muchas agencias de noticias destacaron su contribución en las relaciones entre Colombia y Francia, su mayor virtud para los franceses es su dedicación a la ciencia y a la historia de ese país.

Recientemente, Martha Lucía Bustamante recibió uno de los más preciados galardones de la Academia de Ciencias de Francia, el premio Paul Doistau-Émile Blutet de la información científica.  EL QUINDIANO habló con la científica, antes de esta condecoración del Senado francés, y luego del premio de la Academia. Presentamos la entrevista.

¿Doctora Martha Cecilia, cómo es su vida en París, cuando ese país y parte del mundo aplaude sus logros en la ciencia y en la historia de la ciencia en Francia?

Despierto, en mi apartamento de París, hacia las 6 de la mañana y tomo un café, colombiano, por supuesto. En ese trance, observo el firmamento, las nubes, por lo menos media hora, y me embeleso en las formas de la radiación solar. Luego salgo para mi trabajo en el laboratorio de la Universidad y Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, donde laboro hasta muy entrada la noche, cuando regreso a casa, en compañía de mi esposo Mauricio Hoyos, también físico, y me reencuentro con otro de mis amores, mi gato Alexander Von Humboldt.

Cuéntenos del trabajo que premió la Academia de Ciencias de Francia y del que usted es autora

El trabajo se denomina: ‘Los albores de la teoría cuántica en Francia’, donde, a partir de un manuscrito del año 1900 del matemático francés Émile Borel, que hallé en la biblioteca de la universidad, construí la historia del comienzo de la teoría cuántica en este país en el siglo XX.

¿El hallazgo del manuscrito fue un azar?

El hallazgo y la historia que hice no fue un azar. Había escrito una tesis de doctorado sobre ‘El descubrimiento de las primeras partículas elementales’, en Francia, lo que me llevó a familiarizarme con la historia de la física francesa del siglo XX. Por eso, cuando descubrí el manuscrito de Borel, mi cerebro ya estaba entrenado para interpretarlo, hacer una crítica de este y puse todo su análisis en las manos de los intelectuales y científicos franceses.

¿Cuándo empezó todo, doctora Martha, como fue su ciclo académico para llegar hasta ser una científica tan reconocida?

Yo estudié Matemáticas y Física en la Universidad Pedagógica Nacional, en Bogotá, luego de mi primer periplo académico en la Escuela de Administración y Finanzas de Medellín. Soy bachiller del Instituto Tecnológico de Calarcá, a donde ingresé proveniente de la escuela Uribe Uribe y el colegio San José de esta población del Quindío, donde hice mi primaria. Después de la Universidad Pedagógica, viajé a Francia y allí hice mi primera maestría en Física y luego una más en Astrofísica. Con esta carga académica encima, entendí que mi ruta estaba hecha y que el camino era uno: la búsqueda de los orígenes de la física en el país galo. Me hice doctora en Historia de la Ciencia y de la Física, con especialidad en la historia de la Física en Francia, en el siglo XX.

El Premio Paul Doistau-Émile Blutet de la Información Científica, que usted recibió de manos de la Academia de Ciencias de Francia por su trabajo ‘Los albores de la teoría cuántica en Francia’, ¿es la culminación de una carrera en la ciencia de la Física y la Historia?

Por supuesto que no. El premio Paul Doistau-Émile Blutet de la Información Científica representa un gran triunfo para mí, pero no una meta final. Después de este libro, mi camino investigativo se enfoca, ahora, en la física cuántica relativista en Francia, para lo cual estudié la vida de un físico francés, pionero de esta especialidad que solo alcanzó diez años de estudio porque murió a manos de los Nazis. Estoy trabajando su teoría cuántica relativista, pero también su puesta política e intelectual en los años treinta.

¿Cómo fue su mundo de la infancia en Calarcá?

El mundo donde viví mi niñez y adolescencia, el mundo de Calarcá me perfiló, de alguna manera, como investigadora en el conocimiento. Mi casa estaba llena de libros, con un padre maestro de escuela y una madre de profundo pensamiento liberal, esculpieron mi espíritu para la ciencia. José Jota Bustamante, mi papá, vivió en la literatura y en la cultura su mayor experiencia de vida, junto al legendario poeta Baudilio Montoya, también maestro, ambos faros de luz en Calarcá. Mi madre Luciola Ossa zurció el camino de sus hijas con ejemplos de esfuerzo y trabajo, orientado a conseguir los mejores frutos.

Y, doctora Martha, en el colegio, ¿cómo influyeron sus maestros calarqueños?

Ese mundo calarqueños también fue pródigo con los profesores del colegio, el contexto intelectual de poesía y novelas que se movía en cada rincón de Calarcá y la observación constante de las montañas y los fenómenos físicos que se originan en estos riscos cafeteros. Todo esto me llevó a pensar siempre en la adquisición de conocimientos, en descubrir cada vez algo nuevo.  Una vez llegó al colegio el físico Octavio Guzmán, venía de Alemania, y nos habló de este fantástico mundo de la física y la astrofísica donde él trabajaba. Eso me encantó.  Sin embargo, es claro que uno no se define al comienzo. No hubo en mi caso un momento específico para tomar el camino que decidí, fue algo que apareció en mi vida, a medida que me fui formando, me fui orientando, hasta mi primer trabajo: ‘La física de los rayos cósmicos’. La historia no está escrita, somos nosotros quienes la escribimos.

¿Finalmente, doctor Martha, ¿es complicado llegar al punto donde usted está ahora, habiendo nacido en una pequeña provincia de Colombia como Calarcá, o no tanto?

Salí de Calarcá, sin nada. Fui a buscar las cosas que quería. Nada es fácil, pero se puede luchar, con interés, deseo, voluntad, trabajo, mucho trabajo, hacer proyectos, tener las ideas claras y lanzarse. No es de la noche a la mañana como se hace un científico.

Martha Bustamante es profesora de física y de historia en París, trabaja en el laboratorio de su universidad, pero su vida está hecha para leer, comprender y escribir. Es por todo esto que el parlamento francés le ha entregado, este martes 7 de junio, la Medalla del Senado.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net