• LUNES,  04 JULIO DE 2022

Cultura  |  24 junio de 2022  |  12:07 AM |  Escrito por: Administrador web

GRACIELA SUSANA: La novelesca vida de una gran cantante

0 Comentarios

Imagen noticia

De la gloria en Argentina y Japón a situación de calle en Buenos Aires.

Ayer y hoy al compás del tango

Por Darío Tobón Montoya

Muchos de mis lectores dirán al leer el título: ¿de dónde sacó Tobón una ignota cantante? Yo les contesto: cuando escuchen los 2 primeros tangos de ella, que les ofrecerá mi insuperable amigo y gran conocedor del tema, Libaniel Marulanda, quien no sólo me colabora con la música, sino en las imágenes fijas y móviles en todos mis programas desde inicios del 2021, pensarán lo mismo que yo: que voz tan dulce y aterciopelada, parecida a la de Rossana Falasca, mi admirada vocalista de los años 70 y cuando lean la crónica entenderán la sorprendente vida de una inmensa cantante.

Aquí, el audio del mix de Graciela Susana en Tokio, en 1972: https://youtu.be/Jo_bco7Vpcw

Al lado de María Graña (todavía en magnifica vigencia), María José Mentana, María Garay y las estrellas vigentes de años atrás, Virginia Luque, Nelly Vásquez, Ruth Durante y Blanca Mooney, Graciela Susana es una sobresaliente figura a partir de los 70s.

 Nació el 22 de enero de 1953. Hoy, a sus 69 años, vive. Su padre fue el poco conocido pianista y cantante de orquesta Ricardo Antonio Ambrosio. Recibió el nombre bautismal de Graciela Ambrosio. Nacida en hogar musical, de niña formó con su hermana menor Cristina, el dueto de las Hermanitas Ambrosio, dedicadas a la canción campera. Labraron su carrera en la tv y en el interior del país. Su hermanita se le aleja. Ella, adolescente y ya conocida como Graciela Susana es atraída por el tango.

Efectuó estudio en profundidad de guitarra. Acompañándose por ese instrumento comienza un peregrinaje exitoso por variados locales, mientras educadores van afinando su voz. Llegamos al año 1970. En el festival de tango de La Falda, se consagró como La Revelación del año. Vuelve a sus programas de radio y tv. Es escuchada por Edmundo Rivero, quien le abre el escenario de su mítica casa tanguera, El Viejo Almacén. Allí conoce a Troilo, Horacio Salgán y al cantor Alberto Marino. Por 5 años actúa cantando tangos ya consagrados, como los de Manzi y nuevos como los de Hector Negro y Osvaldo Avena, los de Julio Camilloni, Eladia Blázquez, Ferrer-Piazzolla y Raúl y Rubén Garello.

En el primer lustro de los 70 graba su LP inicial con las guitarras de Bartolomé Palermo. Enseguida otro LP con el pianista Carlos García. Sus presentaciones en tv y radio continúan sin interrupción. Y viene el premio gordo para nuestra invitada: a Buenos Aires arriba el gran cantante japonés Yoichi Sugawara, quien la escucha en el Viejo Almacén y le abre a Graciela todo el Japón a sus 18 años, en el año de 1971. Firma contrato para cantar en el espectáculo de Sugawara. En la tierra del sol naciente, tuvo un impacto tanto o mayor que el de la orquesta de Juan Canaro en 1954.

En este vínculo, el audio del álbum “Tangos para la intimidad”: https://youtu.be/ugSaXvr7VA8

Graciela Susana dice que con ella empezó la pasión por el género del 2/4 y el interés por tocar y cantar tango, se apoderó de los nipones. En el año de 1971 hace el viaje de apertura. A su llegada al aeropuerto tuvo recibimiento de estrella internacional. La esperaban orquesta de violines y múltiples ramos de flores. Al siguiente año, 1972, está grabando un LP con la orquesta de Masaichi Sakamoto, tan apreciada en Colombia, y como la Típica Tokyo de Shimpei Hayakawa. Esta fue la introducción a una masiva grabación de 120 LPs, 100 en japonés con temas melódicos de esa tierra insular. 20 tuvieron el galardón de oro. Durante 40 años realizó 3 giras anuales por ese territorio. Al principio cantaba en japonés por fonética, como lo hicieron la cantante Ranko Fujisawa y el tenor Ikuo Abbo, con el español. Ellos son muy queridos en Colombia. Luego aprendió a hablar, leer y escribir en forma completa el japonés que todavía recuerda. Escribió canciones en ese idioma. Fue tanta su fama que apareció en la portada de la revista Billboard. Se convierte al budismo. Sus estadías en Japón las combinaba con permanencias más cortas en Buenos Aires, acogida por sus tradicionales reductos. Recorre los países vecinos Brasil y Uruguay.

Aquí, el audio de Nostalgias: https://youtu.be/Tkl2xDIkBJw

En Buenos Aires, contó con el apoyo y el gran cariño de Tita Merello, que la lleva a su programa “Charlando con Tita”. Y por siempre contó con la estimación de Edmundo Rivero. En una ocasión con él y con Goyeneche hace trio para cantar El día que me quieras. En 1975 alcanza los primeros puestos de ranking en Japón. Es estimada como la Revelación Artística extranjera del año. A principios de los 90 tiene en Japón programa de difusión de la música latinoamericana. Por ello la embajada argentina le otorga mención al mérito. Este es el fin de la gloria.

(Continuará, el próximo 1 de Julio)

Armenia, junio 24 de 2022

 

 

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net