• LUNES,  15 AGOSTO DE 2022

Columnistas  |  05 agosto de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Sebastián Ramírez

Predicciones

0 Comentarios

Imagen noticia

Sebastián Ramírez

Por Sebastián Ramírez

En general la condición humana es ansiosa, hacemos grandes esfuerzos como especie para tratar de adivinar lo que vendrá en el futuro y de esta manera planear, estar “preparados”. En el mejor de los casos aparece el pensamiento lógico -cuando no el mágico- para, con sus metodologías, ayudarnos a prever el porvenir.

Es fácil caer en falacias cuando se especula sobre el futuro. Los que prefieren el inductivismo toman los primeros fenómenos e intentan predecir los sucesos a partir de la repetición de patrones: Millonarios será líder del todos contra todos, Junior es candidato a campeón, Nacional tendrá un torneo de crisis, América no clasificará entre los ocho, Cali puede descender el año próximo, será un torneo donde los “chicos” tendrán protagonismo agudizando la crisis de los “grandes”. O, en otro escenario, la designación de Gaviria como ministro de Educación demuestra que se favorecerá la educación privada por sobre la pública, Cecilia López expropiará tierras a ganaderos, la gestión de Muhamad entorpecerá la exploración de hidrocarburos creando un déficit fiscal aun mayor al actual.

En la otra orilla están lo deductivos que prefieren partir de hechos generales para analizar, explicar y predecir sucesos particulares: los gobiernos de izquierda latinoamericanos han sido corruptos además de ineptos para el manejo de las economías, los mandatos progresistas fomentan la cultura del asistencialismo, la propiedad privada es amenazada por los gobernantes que incluyen en su agenda iniciativas para atacar la desigualdad. O: el Millonarios de Gamero siempre juega bien pero no gana títulos, los equipos que vienen de ser campeones al siguiente torneo se relajan y obtienen pésimos resultados, el jugador colombiano carece de mentalidad ganadora y profesionalismo.

El margen de error en estas predicciones es amplísimo, tanto en el caso de los primeros en donde las tendencias (si bien la estadística nos indica que tienden a mantenerse) pueden cambiar, o en el caso de los segundos, que parecen no tener en cuenta que las generalidades son indiferentes a los individuos.

Se puede analizar y examinar lo que ha pasado pero el porvenir es, en todos casos, incierto. Tal vez allí radique parte de la magia de la vida, en poder sorprenderse todavía en un mundo que está tan medido y esquematizado: nadie esperaba la goleada de Alemania a Brasil en el mundial de 2014, la Croacia finalista de 2018, a un colombiano goleador de un mundial o un afroamericano con nombre de terrorista árabe como presidente de Estados Unidos. No siempre desde el desayuno se sabe que va a ser el almuerzo, las evaluaciones vendrán cuando los mandatos terminen o cuando los torneos finalicen.

 

Twitter: @sebasramirez85

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net