• JUEVES,  01 DICIEMBRE DE 2022

Armenia  |  23 septiembre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Liliana Salazar, una víctima del régimen rectoral de la UQ

0 Comentarios

Imagen noticia

“Se fue la primera voz femenina que tuvo la emisora La U.F.M. estéreo, 102.1 MHz”, así despidió el Sindicato Mixto de Trabajadores y Servidores Públicos de la Universidad del Quindío a Liliana Salazar, la locutora que durante 15 años laboró en la estación radial del Alma Máter, y quien muriera de un infarto a sus 52 años.

El sindicato recordó que Liliana Salazar fue una víctima de las decisiones del rector de la institución José Fernando Echeverry Murillo. Se denunció que Echeverry se negó a renovar el contrato laboral de Liliana Salazar, a pesar de su trayectoria de más 15 años de trabajo en la U.

“Nuestra amiga de labores fue igualmente compañera de lucha por los trabajadores de la Universidad, estuvo llevando con heroísmo las riendas de su familia, en especial se encargó de la manutención de su hermano, quien no se puede valer por sus propios medios. Liliana Salazar fue la primera voz femenina que tuvo La UFM Estéreo, su ardua labor demostró la dimensión de la pasión por su trabajo, el cual ejerció por más de 15 años de servicio ininterrumpido a favor de la Universidad del Quindío, su profesionalismo fue innegable. A Liliana la recordaremos igualmente como esa compañera que luchó a nuestro lado para lograr el respeto de los derechos de los trabajadores al servicio de la Universidad, situación que de nuestra parte le mereció el reconocimiento de su gallardía, de su valor pero que fue también el elemento fundamental para que la actual administración de la Universidad del Quindío, en un acto irracional le diera por terminada su vinculación con la Institución, sin mediar razón lógica, sólo el hecho de ser parte de este sindicato”, dijeron directivos del sindicato universitario.

Además, al recordar el valor de Liliana Salazar, el sindicato indicó: “No valieron los reclamos ante esta administración, ni el llamamiento al Ministerio de Trabajo para que se respetara su vinculación laboral, ni tuvieron en cuenta al momento de pisotear los años de fiel servicio a la Universidad y mucho menos, su posición de mujer cabeza de hogar que, de la manera más deshumanizada, desconocieron de un plumazo sus 15 años de labor. Una víctima más de la persecución sindical y laboral de la actual administración de la universidad del Quindío, ya que su pecado fue pertenecer a SINTRAADMIN”.

También indicaron: “Para nadie es un secreto que Liliana estaba pasando por una situación muy difícil, no solo en el ámbito económico sino en el familiar y también en su salud, ocasionados en consecuencia por la desvinculación a la que fue sometida. A Liliana le tocó sobrevivir de manera informal, ya que su labor profesional fue mancillada de la manera más cruel. Hoy son muchos los funcionarios que están sufriendo diferentes patologías sicológicas que pueden ser evidenciadas ante algún juez de la república, por el acoso al que son sometidos. No cabe en la cabeza creer que en el comunicado institucional con respecto al fallecimiento de nuestra compañera Liliana, se manifieste que… “Directivos Institucionales encabezados por el señor Rector José Fernando Echeverry Murillo expresan a sus familiares y allegados una sentida voz de condolencia…” Extraño que ahora si se conduelan por la partida de la compañera pero que no dudó al momento de dar por terminado su contrato y llevarla a vivir la situación que hoy por hoy estaba viviendo a consecuencia de esa decisión inmisericorde”.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net