• SÁBADO,  03 DICIEMBRE DE 2022

Columnistas  |  01 octubre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Émerson Castaño

Sacaron a patadas a los Arias

0 Comentarios

Imagen noticia

Émerson Castaño

Esta columna había denunciado desde un principio (2021–2022) lo que venía sucediendo en el ESE hospital Sagrado Corazón de Jesús de Quimbaya, sin que ninguna autoridad de control (llámese Procuraduría, Fiscalía o Contraloría) asumiera con total seriedad vigilancia a las actuaciones del oscuro señor Julio Cesar Arias Álzate. Convencido estoy que nunca les importó que se desmantelara del centro de salud. También qué le iba a importar al alcalde de Quimbaya sabiendo que se trata de su aliado en los negocios. Ambos tienen pactos secretos. Ni la clase politiquera del municipio de Quimbaya tuvo el valor de denunciar al cartel del acetaminofén. Volveré más adelante.

Lo mismo ocurrió con el saliente gerente de la ESE del hospital la Misericordia de Calarcá que, ni concejales ni ninguna autoridad local, les importó lo que venía sucediendo con respecto a las decisiones tomadas por parte del altanero y atarban de Fredy Orlando Rojas Arias. Ambos gerentes los sacaron a patadas. La Supersalud dijo: “ARTÍCULO PRIMERO, REMOVER al doctor FREDY ORLANDO ROJAS ARIAS, identificado con cédula de ciudadanía No. 91.431.262 del cargo de Agente Especial Interventor de la ESE HOSPITAL LA MISERICORDIA en Calarcá, departamento de Quindío, en Intervención forzosa administrativa para administrar, a partir de la notificación de la presente resolución, de conformidad con lo expuesto en la parte considerativa del presente acto administrativo…”. –Ver resolución completa, Calarcá–.

La expulsada a patadas de Rojas Arias como gerente tiene motivaciones más allá de la resolución emitida por la Supersalud. Primero, el tipo había utilizado el hospital la Misericordia para contratar a sus amigos de Santander, y pretendía mostrar resultados con desbordadas contrataciones. Segundo, como contaba con el respaldo del piso 19 de la gobernación del Quindío, les hablaba duro a los empleados y abusaba de su poder administrativo para agredir verbalmente al diputado quindiano Luis Carlos Serna.

Luis Carlos Serna fue el único diputado con el suficiente valor civil para enfrentar al delegado de la casa de los Aguilar en el Quindío. El resto de los diputados guardaron silencio.

Volviendo al caso del cartel del acetaminofén en el municipio de Quimbaya, Julio César Arias Álzate, ha dejado un legado especial para la cultura del hampa, además, un tipo hábil para dilatar procesos. Virtudes propias de un funcionario experto en armar redes de colaboradores para hacer torcidos con los recursos de salud pública. El 26 de septiembre del presente año, la Supersalud confirmó su mediocridad e ineptitud: “REVOCAR PARCIALMENTE el acuerdo No. 002 del 19 de abril de 2022 “POR MEDIO DEL CUAL SE CALIFICA EL PLAN DE GESTIÓN DE LA VIGENCIA 2021 AL GERENTE DE LA ESE HOSPITAL SAGRADO CORAZÓN DE JESUS DE QUIMBAYA”, confirmado mediante el Acuerdo 003 del 05 de julio de 2022, proferidos por la junta Directiva de la ESE HOSPITAL SAGRADO CORAZÓN DE JESUS DE QUIMBAYA, mediante el cual se calificó el informe de cumplimiento al plan de Gestión de la vigencia 2021, presentado por el señor JULIO CÉSAR ARIAS ALZATE, identificado con cédula de ciudadanía No 4.524.208, otorgándole una calificación  de TRES PUNTO TREINTA Y OCHO (3.38), INSATISFACTORIA, por las razones expuestas en la parte motiva de este acto administrativo…”.–Ver resolución completa, Quimbaya–.

No crean queridos lectores que por el hecho de haber sacado a patadas a Arias Álzate, ha llegado a su fin los problemas que rodean la gerencia de la ESE Hospital Sagrado Corazón De Jesús De Quimbaya. Ocurre entonces que la rapiña local no pierde tiempo y se están aprovechando de las circunstancias con el fin de apropiarse de la vacante. Lagartos miserables están vendiendo el derecho a la gerencia por un valor de 20 millones de pesos, quizás más. Y ocupar una secretaria en la alcaldía de Quimbaya, tiene un valor de seis millones de pesos. Finalmente, Arias Álzate, fue un triste funcionario producto de la cultura corrupta imperante.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net