• DOMINGO,  29 ENERO DE 2023

Mascotas  |  26 noviembre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

El dominio territorial de los gatos es un comportamiento innato para asegurar la supervivencia

0 Comentarios

Imagen noticia

Los gatos son animales territoriales, depredadores y presas, lo cual puede llevarlos a mostrar comportamientos no del todo cómodos para su adaptación humana. Que arañen el sofá, que miccionen para marcar o que se lancen a nuestros tobillos cuando pasamos al lado suyo, a veces son simples signos de territorialidad. Pero, ¿qué ocurre cuando la situación comienza a ponerse agresiva?

La dominancia territorial es un intento de control que quiere ejercer el gato sobre su entorno. Necesita control de la situación, defender los recursos que tenga a mano frente a otros individuos y asegurar su bienestar.

Es un comportamiento totalmente innato para asegurar la supervivencia y también es un problema común. Los gatos realizan marcaje de su territorio ya sea a través de la micción o de feromonas, y el conflicto comienza cuando se encuentra con otro individuo (que no tiene que ser de su misma especie) con el que no logre formar un vínculo para crear un mismo grupo social.

Aunque se dice que la esterilización disminuye este tipo de comportamientos, se dice que solo se eliminaría el marcaje sexual, pero no evitaría los conflictos entre individuos si no se tienen en cuenta más circunstancias.

Cuando nos encontramos en el punto en el que nuestro gato no nos considera de su grupo social y, por tanto, muestra comportamientos agresivos hacia nosotros, debemos tomar medidas de forma cautelar. Se debe valorar qué es lo que está realizando el gato que llame la atención al tutor.

Pueden ser micciones fuera del arenero, vocalizaciones, agresividad hacia algún miembro de la familia, agresividad debido a algún fenómeno externo; todo es objeto de estudio y, en un principio, tratable. La agresividad ofensiva sería la más preocupante y difícil de tratar, especialmente si es hacia algún miembro humano de la familia.

Lo primero que hay que descartar es que el comportamiento agresivo del gato se deba a una causa física y, desde ahí, nos debemos centrar en el enriquecimiento ambiental. Proveer de recursos suficientes, uso de feromonas, reintroducción progresiva de los animales del hogar en caso de que haya conflictos entre ellos.

Pero, ¿qué puede provocar este comportamiento en nuestros felinos?: Puede causarlo cualquier cosa que suponga una amenaza para el entorno del gato. Un nuevo miembro en la casa, tanto humano como animal, visitantes vecinos que acechen su territorio (como gatos del vecindario que entren en el jardín o que vean por la ventana.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net