• LUNES,  30 ENERO DE 2023

Columnistas  |  27 noviembre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Guillermo Salazar Jiménez

Sin proyecto no se gana

0 Comentarios


Imagen noticia

Guillermo Salazar Jiménez

Guillermo Salazar Jiménez

“Nosotros no compramos superestrellas. Nosotros las hacemos”, lo leyó del economista, exfutbolista y entrenador francés Arséne Wenger. Rusbel Caminante pensó en la selección alemana, a propósito del mundial de fútbol Catar 2022.  Consideró que la selección alemana culmina un proyecto futbolístico que se inicia en las escuelas nacionales y de los clubes, para terminar en los equipos de las ligas amateurs y profesionales.

Rusbel Caminante notó que la lista de jugadores alemanes refleja una organización deportiva clara, donde las bases técnicas y tácticas fundamentan el orden para competir como selección, bajo la orientación de un proyecto nacional. Veinte de los veintiséis convocados juegan en la liga alemana, lo cual supone que están comprometidos con las orientaciones que aquel proyecto nacional establece. Concluyó que los jugadores, por estar juntos en la competencia local, se conocen en sus cualidades y defectos, para mostrarse en los partidos con la idea de llegar a la selección. El equipo nacional se conforma a medida que los jugadores compiten ante el país, su compromiso por el respeto a los objetivos de la selección se hace tangible desde que comienza la liga y no a pocos días de las eliminatorias.

La mayoría de los jugadores alemanes juegan en la liga nacional porque sus salarios son costosos, expuso Juana, aquella amiga, además es de alta competencia. Supuso que por ello no tienen necesidad de salir del país a buscar mejores oportunidades financieras. Obvio que las tablas salariales dependen de una organización administrativa y deportiva clara, lejos de la nuestra, donde predomina el interés económico buscado en el exterior y no para desarrollar el ideal futbolístico nacional. La mayoría de nuestros equipos, remedo de clubes deportivos, batallan por vender jugadores para obtener beneficios en perjuicio de consolidar un modelo de juego colombiano.

“Mi equipo ideal es aquel en el que, en cualquier momento y en cualquier situación, todos los jugadores piensan de la misma manera”: José Mourinho, exitoso entrenador portugués. Con razón, pensó Rusbel Caminante que de aquellos 20 jugadores alemanes figuran dos porteros, seis defensas, seis centrocampistas y seis delanteros. Una plantilla homogénea que advierte el sentido organizado del fútbol y el significado del ideal nacional, máxime si 15 de ellos compiten en tres equipos: siete en el Bayer Múnich, cinco en el Borussia Dortmund y tres en Eintracht Francfort.

Rusbel Caminante pensó con Jorge Valdano: “Todo equipo que trate bien el balón, trata bien al espectador”, para afirmar que, si los aficionados tienen la oportunidad de admirar los jugadores en los partidos de la liga, con mayor emoción los apoyarán como participes de la selección nacional. Así, la liga y eliminatorias se jugarán bajo un mismo patrón de fútbol; los jóvenes o iniciados no tendrán que esperar la convocatoria a la selección para conocer e integrase con los jugadores consolidados. El fútbol va más allá de organizar campeonatos y vender jugadores, como lo leyó: “Decir que el fútbol es solo un deporte, es como decir que la música es solo un ruido”.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net