• DOMINGO,  29 ENERO DE 2023

Medio Ambiente  |  29 noviembre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

PERIODISMO A FONDO. Crisis Climática Global: una forma de organizar el mundo (I)

0 Comentarios

Imagen noticia

“Actualmente estamos asistiendo a un paroxismo de producción y de crecimiento que recuerdan a un paroxismo de muerte. Finge una vitalidad que oculta que se está avecinando una catástrofe mortal. La producción cada vez se parece más a una destrucción. La autoalienación de la humanidad posiblemente haya alcanzado aquel punto en el que ella experimenta su propia destrucción como un goce estético”. Byun- Chul Hang. Capitalismo y Pulsión de muerte.

 

Por Néstor Cuervo

 

1.” En río revuelto, ganancia de pescadores”

Algunas redes sociales y los medios de comunicación hegemónicos, casi siempre, se prestan para lo peor: mentir, tergiversar, ocultar, insultar, calumniar, pero sobre todo confundir y, de paso, legitimar el estado de cosas existente. Esta artillería de “opinión” que enfrentamos a diario tiene un resultado lógico: la incertidumbre, el pesimismo, el miedo, la alienación de las conciencias. Su cometido: la inacción social e individual. En resumen, apuestan a mantener el statu quo mediante una particular y manipuladora estrategia discursiva. Es el poder de las narrativas jugando con las conciencias.

El caso más gráfico lo encontramos en la difusión de teorías negacionistas y conspirativas sobre el cambio climático, también, en el recurso a lo pueril que centra su atención en el vestido, los zapatos que se lucieron o la foto que se dejó de tomar algún miembro de nuestro gobierno, en un evento mundial como la convocada por las Naciones Unidas en Egipto sobre la crisis climática (Cop 27). Es tanto el ruido alrededor del tema que, como se dice usualmente, los “arboles no dejan ver el bosque”, oscureciendo el camino de la esperanza y de la reivindicación de la Vida.

Los responsables de la crisis del clima

El decálogo que presentó el presidente Gustavo Petro en la Cop. 27 debería convertirse en referente central de la discusión pública y ciudadana. Allí, se plantean asuntos de fondo que no sólo tocan los intereses de las élites locales, sino mundiales. En la presentación del decálogo, Petro no tuvo como medida la usual hipocresía de las élites. De frente y sin ambages, señaló la responsabilidad del libre mercado, la acumulación de capital y sus instrumentos: la producción de hidrocarburos, el Banco Mundial, El FMI, la OMC como responsables de la crisis. Y presentó soluciones que pueden resumirse en ítems como: 1. La planificación pública y global, cuyo escenario seria la ONU. 2. La movilización de la humanidad para corregir el rumbo–¿la “multitud” de Negri? - y no el acuerdo de tecnócratas influidos por las empresas productoras de hidrocarburos. 3. Salvar los pilares del clima del planeta, entre ellos la selva amazónica. 4. Supeditar los tratados de la OMC y el FMI que agudizan la crisis climática a los acuerdos reformulados de la COP.

No cabe duda que todas estas propuestas rompen con al realismo político a que nos han acostumbrado. Representan una ruptura con la demagógica tradición tecnocrática de la diplomacia y las élites en las últimas décadas. Y, al parecer, choca con la matriz discursiva dualista y cuantitativa que impera en el sistema-mundo.

En esta confrontación falta recabar, por lo tanto, en dos problemas asociados estratégicamente a la construcción de nuevas subjetividades “Progresistas”. Me refiero al concepto de Totalidad de una parte y, a la idea de “recuperar la Ilustración”, lanzada por el presidente en el reciente Congreso de ganaderos en las que vislumbra, ambiguamente, una cosmovisión “Progresista” del mundo.

Cuando se habla de Totalidad es preciso cuidarse de confundir “Total” con “Totalitario”, confusión bastante frecuente que provoca descrédito a la reflexión considerada sistemática, general u holística. Y cuando se toma como referencia la Ilustración europea se hace para reivindicar el papel se la ciencia en este maremagnun mundial de negacionismo, teorías conspirativas y Fake News.

En las Ciencias Sociales contemporáneas, después de perder vigencia con el empirismo y el positivismo como versiones modernas y unilaterales de las ciencias, la noción de Totalidad ha venido ganando terreno lentamente en contravía de las representaciones deterministas, racionalistas y mecánicistas que reducen todo a variables materiales o cuantitativas, o a la pura y simple descripción de los hechos presentada como “objetiva”. Sin duda la globalización del conocimiento que ha permitido rescatar antiguas tradiciones ancestrales, en diferentes regiones del globo, han contribuido a ello.

¿Qué relación tiene la idea de Totalidad con la crisis climática y las diversas interpretaciones que a la sazón se ventilan sobre la ciencia moderna?

(Próximo entrega: La Crisis mal entendida)

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net