• DOMINGO,  29 ENERO DE 2023

Colombia  |  29 noviembre de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Así se une el oficio ancestral de la tejeduría con la innovación empresarial

0 Comentarios

Imagen noticia

Son varias las familias que Ana María Romero y Juan David Laverde benefician con su emprendimiento Ajapü. Y es que hace ya 2 años y medio que estos dos emprendedores llevan estructurando un sistema de producción con familias de la media y alta Guajira, no sólo para enseñarles a desarrollar nuevas opciones de productos con sus tradicionales diseños, sino también para aportar en su economía fomentando los pagos justos.

Para Adeinis María Boscan, de casta Sapuana, una de las artesanas que hace parte del taller del emprendimiento, la tejeduría es una parte fundamental de la cultura Wayuu, y de su  economía también. “Para nosotros no es fácil buscar un empleo, o prepararnos para trabajar en otras actividades. Por eso hoy en día muchas mujeres y hombres trabajan en la tejeduría porque es el medio que tenemos disponible para ofrecer un futuro mejor a nuestros hijos”. Para ellos, los tejidos significan oportunidades para educar a las nuevas generaciones, alimentar a su familia y poder costear las necesidades que día a día surgen dentro de la familia.

Por eso, el poder combinar sus conocimientos con la oportunidad de llegar a más lugares, es un acontecimiento que ha impactado a la comunidad positivamente. Tania González de casta Epieyuu, líder de uno de los talleres de artesanos ubicado entre Uribia y Maicao, admite que parte de esa evolución se ha dado desde que conoció a Laverde y a Romero. “Ajapü ha sido una experiencia única, pues hemos adquirido conocimientos que antes no teníamos. Antes nos centrábamos demasiado en la mochila y ahora hemos diversificado nuestros productos gracias a la formación que recibimos en cuanto a productos y tendencias que se ven en el resto del país. Lo más importante es que ellos han logrado tener el efecto multiplicador que nosotros, por nosotros mismos, no logramos tener, al pasar de nuestras manos a sus manos un producto que, además, ellos transforman con el cuero”.

De esta manera, la marca ha podido beneficiar a la comunidad logrando comercializar más de 1500 productos provenientes del tejido Wayuu, como correas de cuello y de muñeca para cámara fotográfica y para guitarra, collares para perro, bolsos en cuero con correa tejida y sombreros con tiras tejidas intercambiables, y ascendiendo a más de $120.000.000 millones de pesos en el último año. Todo esto, sin dejar de lado la importancia de la cultura, y enfatizando siempre en lo especial de cada pieza elaborada. “Cuando una persona compra una artesanía, más que una pieza material está llevando consigo un producto que lleva plasmado una emoción. No es un simple artículo, es la edificación de los pensamientos plasmados en tejidos, y es la esperanza que resguarda un pueblo por un futuro mejor”, asegura Adeinis.

Es así como emprendimientos como Ajapü han tenido cabida en la cultura Wayuu, convirtiéndose en una herramienta para que las generaciones actuales, y las nuevas, expongan su trabajo al mundo. Así lo cuenta Danilo Epieyuu, uno de los tejedores que hacen parte de la marca. “La tejeduría, al encontrarse con exponentes como Ajapü, me ha permitido mejorar mi calidad de vida, crecer económicamente y ser reconocido, también, en mi comunidad”.

“Siempre tendremos un sentimiento de gratitud pues con Ajapü hemos tenido la oportunidad de exponer nuestro trabajo. Para nosotros es muy difícil ir al exterior y vender nuestras artesanías, y contar con el apoyo de Ana María y de Juan siempre será algo invaluable para mí, y la comunidad”, aseguró Adeinis María Boscan Sapuana.

Por su parte, para Ana María Romero y Juan David Laverde, éste seguirá siendo siempre un proyecto con el que apoyarán a las comunidades, mientras que las ayudan a  mantener sus tradiciones.

“En nuestro más reciente viaje entendimos que la tejeduría se está perdiendo en el relevo generacional, por la falta de oportunidades y por la necesidad de cubrir otro tipo de necesidades. A estas comunidades se les dificulta mucho sacar su producto a la luz, y cumplir con una logística que les permita suplir las necesidades de sus clientes. Por eso consideramos hoy que,  entendiendo a fondo la cosmovisión Wayuu,  y sus principales problemáticas, podemos ayudarlos para que su tradición oral y enseñanza en torno a la tejeduría no muera, y que, de esa manera, preservemos un arte ancestral propio de nuestro territorio. Todo esto, por medio de nuestras cadenas de producción, nuestras plataformas de visibilidad, y todo el trabajo que diariamente hacemos para hacer llegar sus productos a todos los rincones de Colombia”, concluyó Laverde.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net