• JUEVES,  18 ABRIL DE 2024

Editorial  |  27 marzo de 2023  |  10:47 AM

Ecos del Cabildo Abierto

0 Comentarios

Imagen noticia

La realización en Armenia de un Cabildo Abierto es la ratificación de un mecanismo de participación ciudadana contemplado por la Constitución del 91, que pocos utilizan por lo engorroso de su convocatoria. Podríamos decir que Armenia ha sido la ciudad líder en este tipo de mecanismos de participación, pues esta es la tercera vez que se convoca, en forma exitosa. Pocas ciudades colombianas lo han hecho, pues los requisitos que se deben de llenar no son fáciles de tramitar, empezando por la recolección de las firmas ciudadanas suficientes para ser aprobado por la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Hay que entender que un Cabildo Abierto no debería hacerse contra nadie, ni contra nada, sino en pro de la ciudad, entendiendo que la ciudad es la gente. Allí se escucha al ciudadano, sus quejas, sus propuestas, pero también al gobierno, sus respuestas. Y éste, el gobierno, según la norma, tiene 8 días calendario para responderle al ciudadano sus inquietudes

En el Cabildo Abierto realizado la semana pasada sobre el tema de los avalúos catastrales, hubo opiniones en contra como también a favor de este mecanismo que se ha puesto en marcha en Armenia para actualizar el valor de los predios urbanos y rurales en el municipio. Aquellos que están en la oposición argumentan que el procedimiento de actualización se hizo violando las leyes y que, como consecuencia, se elevaron en forma desproporcionada los valores de los inmuebles en Armenia, provocando un costo adicional y oneroso a propietarios que no tendrán con qué pagar los impuestos que se generen este año y en los subsiguientes. Por tanto, anunciaron que demandarán la norma adoptada y pedirán su suspensión provisional y, también, su anulación.

Aquellos que están a favor, por el contrario, aplauden la idea, pues indican que sus propiedades cobraron los valores reales, que esa media mejora su comercialización y, por tanto, la valoración general de la ciudad. El gobierno admite que era necesaria la actualización, en la medida en que había predios que llevaban 13 y 10 años sin que se les subiera el valor, lo que mantenía un atraso también en la tarifa del impuesto predial. Y lo mejor, se incorporaron a la base del cobro unos 14.000 inmuebles que no tenían el avalúo y por tanto no pagan impuestos.

Fue notoria, en el Cabildo Abierto, la participación de personas que indicaban que inmuebles de estrato cinco y seis venían pagando $20.000 anuales de predial, mientras que casas y apartamentos de estrato 1 y 2 pagaban $100.000 y más al año. Pues una de las medidas que adoptó la actualización fue poner en igualdad de condiciones a todos los predios, dependiendo de su estrato socio-económico, con algunas fallas, por supuesto, que hay que corregir. Existían edificios con 100 y 150 apartamentos que pagaban solo el impuesto por el antiguo lote de ese edificio, y a cada apartamento, de estrato cinco y seis, le tocaba en promedio $10.00 pesos anuales. Eso, en verdad, no era justo.

El otro beneficio, según el gobierno, es el aumento del recaudo por impuesto predial que tendrá en los próximos años el municipio de Armenia, tras la actualización y la incorporación de nuevos inmuebles al sistema. Lo que pone en alerta a las veedurías ciudadanas, las serias, no las de papel dedicadas a la extorsión, porque habrá mucho dinero para las obras que necesita la ciudad, sin necesidad de volver al sistema de la contribución por valorización, y muy a pesar de la deuda pública actual.

Hay que felicitar a la Junta Ciudadana por la convocatoria y por abrir un debate tan importante como este de los avalúos catastrales, cuyos resultados se verán en las próximas semanas, o meses. También al concejo municipal por su juiciosa participación, especialmente por la conducción del debate por parte del presidente de la Corporación; a la ciudadanía participante, aunque aquí queda un vacío, pues de los 128 inscritos para hablar en el debate, solo lo hicieron 34. Y al gobierno municipal, en cabeza de su alcalde José Manuel Ríos Morales, que durante todo el día de la discusión estuvo atento y dispuesto para que se cumpliera el Cabildo Abierto y se pudieran entregar las respuestas.

Un Cabildo Abierto es una señal de madurez de la sociedad y de sus dirigentes. Señal que, creemos, puede perdurar, siempre y cuando la conciencia ciudadana pueda ser ‘tocada’ en pro de derrotar la politiquería; señal que permita admitir que con un mecanismo tan importante como el Cabildo Abierto no se le está haciendo un ‘mandado’ a nadie, para satisfacer intereses oscuros y mezquinos que, en el pasado, han trastornado el desarrollo de la ciudad.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net