• VIERNES,  12 ABRIL DE 2024

Medio Ambiente  |  23 febrero de 2024  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

La huella ambiental del gato: responsable de la muerte de gran parte de aves

0 Comentarios

Imagen noticia

El pasado 20 de febrero se celebró el Día Internacional del Gato. Estos felinos, con su elegancia y misterio, han sido durante siglos una presencia querida en nuestras vidas, proporcionando compañía, consuelo y alegría a millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, para el científico uniquindiano Hugo Mantilla Meluk, profesor investigador del programa de Biología, curador de la colección de mamíferos y representante del Centro de Estudios de Alta Montaña, como todo animal doméstico, esconde una realidad que merece ser examinada con detenimiento.

En un estudio reciente publicado en la revista Proceedings, de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, investigadores del Instituto Weismann en Israel han arrojado luz sobre la distribución de la biomasa de los mamíferos terrestres, incluyendo a la especie humana. La biomasa animal, que representa la cantidad de masa viva de una especie o clase de animales, se ha convertido en un indicador crítico del impacto de nuestras actividades en el medio ambiente.

Los resultados son preocupantes: la biomasa actual de mamíferos terrestres es siete veces menor que antes de la extinción del Cuaternario. Pero lo más sorprendente es que la humanidad, por sí sola, acumula ya 390 millones de toneladas (MT) de biomasa, más de seis veces la biomasa combinada del resto de los mamíferos terrestres y marinos.

A esta gran cantidad de biomasa se suma la acumulada por los animales de granja y domésticos, entre los que están los gatos y perros, estimada en 630 MT, más de diez veces la cantidad de biomasa de todos los mamíferos salvajes restantes. Esto significa que los animales domésticos y la humanidad representan alrededor del 95% de toda la biomasa de mamíferos en el planeta.

Impacto sobre las aves

El investigador Mantilla Meluk advierte que este aumento desmesurado en la biomasa tiene muchas consecuencias. Por ejemplo, los gatos domésticos impactan sobre la vida silvestre. Según estimaciones de la Agencia de Conservación de Aves de Estados Unidos, cada año mueren 500 millones de aves como resultado de ataques de felinos, de las cuales los gatos domésticos son responsables de la mitad.

Pero la culpa no es solo del gato. Todo animal doméstico –un número cada vez más ascendente– impacta directa e indirectamente en el planeta. Para su alimentación, se han simplificado y degradado ecosistemas naturales para el cultivo de materia prima de insumos base como la soya, además de entornos artificiales y simplificados que impiden el equilibrio ecológico.

En este Día internacional del Gato es crucial reflexionar sobre nuestra relación con estos animales y tomar medidas responsables para garantizar su bienestar y el equilibrio de nuestros ecosistemas.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net