• SÁBADO,  18 MAYO DE 2024

Medio Ambiente  |  16 abril de 2024  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

El ébano, un árbol representativo de la uniquindio

0 Comentarios

Imagen noticia

Una de las alternativas que se tiene para mitigar el impacto del cambio climático y reducir las altas temperaturas en los ecosistemas urbanos es sembrar árboles. Sin embargo, no cualquiera cumple esas funciones: deben tener la capacidad de adaptarse a dichos ecosistemas y el árbol de ébano ornamental (Geoffroea spinosa) es uno de ellos.

Según datos del informe del Servicio de Cambio Climático Copernicus (C3S) de la Unión Europea, “llevamos 10 meses consecutivos en los cuales se han superado todos los máximos históricos de calentamiento desde que existen registros. Marzo de 2024 fue el décimo mes consecutivo en el que nuestro planeta ha batido su récord de calor”.

En ese sentido, resulta fundamental que la Universidad Jardín vele por el bienestar de la comunidad académica y administrativa y genere conciencia sobre el cuidado de la salud personal y del territorio.

Restauración ecológica y de suelos

El ébano es un árbol nativo de Colombia que habita en el campus de la Universidad del Quindío desde hace más de 20 años. Su importancia radica en que, al ser de origen nativo, entra en función con el ecosistema natural y urbano de la zona y con la avifauna. Además, es fácil de propagar.

Gerardo Ramos Valdés, técnico ambiental del Jardín Botánico de nuestra alma mater, explicó que es recomendable sembrar este ébano en sistemas urbanos porque, aunque es un árbol de porte bajo, tiene una copa con amplitud entre los 7 y 14 metros que le da formación de sombrilla natural y su sistema radicular (conjunto de raíces de un individuo vegetal) no va a afectar la infraestructura o la planta física de un parque o una avenida.

También es una especie que permite el epifitismo (fenómeno en el que un vegetal vive sobre otra planta, sin alimentarse a expensas de esta) y la interacción con diferentes insectos. Tiene una altura máxima de 15 metros, un diámetro aproximado de 60 centímetros y una longevidad de 60 años. Otra de las funciones del ébano es la restauración ecológica, servir de alimento para la fauna y tener la capacidad de recuperar suelos y/o áreas degradadas.

Los ébanos más representativos de la Universidad del Quindío se encuentran en el corredor del bloque de Ciencias Básicas, desde la entrada principal hasta que inicia el parqueadero del bloque. Hay 9 en total, y cada uno tiene una edad promedio de 20 a 25 años. Al lado de estos ébanos hay bancas de parque que son utilizadas por los uniquindianos para sentarse, descansar y disfrutar de la sombra que les brinda esta especie.

Su tronco es otro mundo más pequeño y diverso. En cada uno de ellos es posible observar otras especies vegetales que los habitan: bromelias, líquenes, musgos, entre otras especies animales, lo que confirma su funcionalidad: “nos sirve a todos”, señaló Ramos Valdés.

Dentro del campus de la Uniquindío, además de los 9 ébanos que reciben a los uniquindianos en el bloque de Ciencias Básicas, hay en la zona verde de la pista atlética, en la entrada del bloque de Ciencias de la Salud y en la facultad de Ciencias de la Educación.

Asimismo, hace 3 años se sembraron alrededor de 10 ébanos en la zona verde de la pista atlética de nuestra alma mater. La mayoría de estos árboles ya supera el metro de alto y se encuentra en buen estado. “La intención de tenerlos allí es que en pocos años puedan generarle suficiente sombra a todas las personas que van a hacer deporte a la cancha de la Universidad, además de mitigar el impacto del cambio climático del que no estamos exentos”, concluyó el técnico ambiental de la Uniquindío.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net