• MIÉRCOLES,  19 DICIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  16 mayo de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Claudia Ángel

El profundo proceso de transición de hombre a mujer – Parte II

0 Comentarios

Claudia Ángel

En el artículo anterior vimos los cambios propios del proceso de cambio de género a nivel externo, pero cabe anotar que este proceso también implica cambios a nivel interno, mas concretamente en la parte hormonal, al igual que en la parte emocional.

Es bien sabido que el sistema hormonal masculino difiere del femenino, aunque en esencia son muy similares, pues ambos tenemos hormonas tanto masculinas como femeninas, la diferencia se da en la proporción en que estas se encuentran en nuestros cuerpos, y son las que determinan la aparición de los caracteres sexuales, proceso que se lleva a cabo al llegar a la pubertad.

La hormona masculina es la testosterona, y la femenina es la progesterona y los estrógenos. En el caso de la primera, es la encargada de la aparición del vello corporal en el hombre, del desarrollo del cartílago tiroidal o manzana de Adán, el desarrollo y tonificación muscular, el engrosamiento de la voz, entre otros caracteres sexuales masculinos. La progesterona y los estrógenos por su parte se encargan del desarrollo de los senos, la acumulación de grasa en los glúteos, la voz y la piel suave, el inicio del ciclo menstrual, entre otros caracteres sexuales femeninos.

Por esto, para obtener resultados óptimos en el proceso de transición de género, los médicos recomiendan iniciar la terapia hormonal a muy temprana edad, ojalá antes de los 12 años, pues es a esta edad en promedio donde empiezan a aparecer estos caracteres que definen la apariencia masculina o femenina, y es posible inhibir los caracteres de un género y estimular los caracteres del otro mas fácilmente, obteniendo por ende mejores resultados estéticos.

Cabe anotar que las terapias hormonales no solo se utilizan en el proceso de cambio de género, también son utilizadas con personas cisgénero (No transgénero) en las que no hay una aparición normal de los caracteres sexuales secundarios.

Las células del cuerpo humano tienen unos receptores de hormonales, que se encargan de recibir y procesar las hormonas y desarrollar la aparición de los caracteres sexuales secundarios. En el cuerpo del hombre, reciben la testosterona, mas no la progesterona, y en el de la mujer es el caso contrario. Sin embargo, por medio de la terapia hormonal, apoyada con algunos medicamentos inhibidores, se puede revertir la programación de estos receptores para lograr el efecto requerido, por ejemplo, en el hombre en transición a mujer (MTF) cambian la programación de estos receptores para que dejen de recibir la testosterona y empiecen a recibir la progesterona, y así se pueda dar el desarrollo de los caracteres sexuales femeninos en un cuerpo inicialmente masculino, el efecto que buscamos las mujeres transgénero en nuestro cuerpo. En el caso contrario, en el cuerpo femenino se logra que los receptores bloqueen la progesterona y reciban la testosterona, logrando así el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos en un cuerpo femenino de nacimiento.

Dado que luego del desarrollo y consolidación de estos caracteres en nuestro cuerpo, mas concretamente luego de los 30 años, la terapia hormonal para cambiar de género es mas complicada y los resultados no serán tan satisfactorios como cuando se inicia a temprana edad. En esta etapa de la vida, los huesos ya han alcanzado su tamaño y densidad definitiva, las glándulas mamarias y los órganos sexuales también lo han hecho, ya no es posible modificar su desarrollo, o tal vez se pueda hacer algo por medio de cirugías y procedimientos bastante costosos y riesgosos para la salud del paciente.

También es necesario destacar que la terapia hormonal trae algunos efectos secundarios como cambios bruscos de humor, oleadas de calor, dolores de cabeza, formación de coágulos en la sangre que pueden propiciar trombosis, impotencia o frigidez, pero estos son generalmente controlados mediante medicación recetada por un profesional acreditado. También se debe tener en cuenta que entre mas tardía sea la edad de iniciar el tratamiento hormonal, son mayores son los riesgos y menores los cambios en apariencia, en especial en el cambio de hombre a mujer.

Cabe anotar que en el caso de las personas transexuales, que son quienes cambian su sexo de nacimiento por medio de una cirugía, la ciencia aun no ha logrado que puedan embarazarse las mujeres transexuales, o engendrar hijos los hombres transexuales, debido a que la operación solo logra un cambio estético, con unas mínimas funciones de su nuevo sexo, mas no con cambios tan profundos y complejos como la generación de una nueva vida.

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net