• LUNES,  29 NOVIEMBRE DE 2021

Medio Ambiente  |  26 mayo de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

En peligro el Pato de Torrente del Quindío

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Néstor Ocampo

Estudio científico realizado por investigadores de la universidad del Quindío determinaron la manera como el incremento de actividades turísticas, minería de material de arrastre y otras actividades económicas, están alterando el hábitat y comportamiento del Pato de Torrentes (Merganetta armata) en el sector de Boquía, Salento, lo que pone en peligro a la especie en este sector del río Quindío.

El estudio realizado -Efecto de la presencia humana sobre el comportamiento del Pato de Torrente Merganetta armata (Aves: Anatidae) en el río Quindío (sector Boquía), Salento-Colombia- señala cómo la creciente actividad humana, en este sector, obliga a los patos a reducir el tiempo que dedican a sus actividades de alimentación, acicalamiento y reproducción, para atender a la “amenaza” que para ellos significa la presencia humana que los pone nerviosos y obliga a incrementar actividades de desplazamiento, defensa frente a los intrusos y disputas territoriales.

Actividades históricas

Se refieren los investigadores a “actividades históricas del uso de riberas en ganadería extensiva, explotación artesanal de oro y de material de arrastre”, “la utilización de los ambientes ribereños por visitantes de fin de semana para realizar picnics y modificando la circulación del agua, creando piletones para bañarse, arrojando desperdicios y provocando distintos tipos de disturbios en el ambiente” y a que “actualmente se ha visto un incremento en el uso de las riberas del río y zonas aledañas en actividades turísticas de alto impacto (cabalgatas, moto-paseos y valida de motocross), a su vez se ha observado un incremento en las zonas de extracción minera de material de arrastre (arena y grava) dentro de la zona de muestreo.”

Afectación

Señala la investigación que las actividades que más afectan el comportamiento del Pato de Torrentes es la presencia de “turistas bañándose en el río” y la “pesca deportiva de trucha”. También menciona la vulnerabilidad de esta especie a la deforestación y la contaminación de las aguas. Lo que nos lleva a pensar en los efectos que pueda tener el incremento acelerado y desordenado de cultivos de aguacate Hass y el turismo en el sector de Cocora.

Este tipo de investigaciones son las que deberían tenerse en cuenta para los estudios de Capacidad de Carga que sustenten la publicitada certificación como “Destino Turístico Sostenible” que hace poco recibió Salento. Tal certificación es una mentira que solo busca incentivar la actividad turística en el municipio, aumentando la amenaza sobre el Pato de Torrentes y haciendo menos sostenible el territorio.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net