• SÁBADO,  15 JUNIO DE 2019

Armenia  |  15 octubre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

“Necesitamos reconciliar este país”: obispo de Armenia

1 Comentarios

Imagen noticia

El purpurado hizo un llamado a la sociedad regional para que olviden los odios.

El obispo de la Diócesis de Armenia Pablo Emiro Salas Anteliz hizo un vehemente llamado a los ciudadanos del Quindío y a sus autoridades para pensar mucho más en la reconciliación del país y de la propia sociedad regional. En sus palabras en el Tedeum de celebración de la fundación de Armenia en sus 128 años, este 14 de octubre, el prelado sostuvo ante los asistentes al acto: “El país está descuadernado, hay muchos analistas, pero no encuentran el camino. Tenemos una tarea inmensa, necesitamos reconciliar este país. Debemos comenzar por reconciliarnos con Dios, porque toda ofensa a Dios termina como una ofensa de hermanos, y la ofensa entre hermanos es una ofensa a Dios y hemos ofendido a Dios porque hemos ofendido inmensamente a los hermanos. Necesitamos comenzar por reconciliarnos, en un ejercicio personal y de forma comunitaria. Mirarnos a nosotros mismos, ¿cuál ha sido mi parte?, como ciudadano, como cristiano, como dirigente, como ministro de Dios, ¿cuál ha sido la parte de cada uno para poder entender cómo hacemos parte de la solución?”

Mientras el obispo hablaba en el templo del Espíritu Santo, se notaba un auditorio en absoluto silencio y atento a sus palabras. Dijo que aún resuenan las palabras del papa Francisco en la liturgia de la reconciliación en Villavicencio.

“El papa nos dijo: Colombia, déjate reconciliar, es un pedido de un gesto de humildad en cada uno de los colombianos, como una decisión personal. Quiere decir: déjate abrazar, recibe el perdón que te están ofreciendo, no sigas marcando las distancias, no sigas levantando muros, no sigas levantando puentes, no persistas en la actitud de ayer, pasa la hoja, déjate reconciliar, no le temas a la verdad ni a la justicia”.

En su reflexión, el ministro de la iglesia católica explicó que la dificultad de la reconciliación es porque le tenemos miedo a la verdad y a la justicia, y “así no encontramos la luz porque con la mentira jamás podemos mirarnos a los ojos”.

Pidió a todos los asistentes que en sus cerebros nazca una conciencia nueva, un corazón nuevo, una actitud nueva.

“No tengan miedo de ofrecer y pedir el perdón. Este país no puede seguir viviendo del pasado, en un manantial de malos recuerdos para justificar los actos del presente. No se resistan a reconciliarse, no se resistan a acercarse, a reencontrarse con los hermanos, para superar las enemistades”, planteó el obispo Salas Anteliz.

Con relación a las enemistades de la sociedad en el Quindío, el purpurado sostuvo: “Aquí vivimos de enemistades profundas entre nosotros, para algunos irreconciliables. Es hora, dice el papa, es perentorio para nosotros, reconciliarnos, no seguir aplazando la paz. Para algunos 60 años de guerra es poca cosa, ¿necesitamos 60 años más? Es hora de sanar las heridas, ¿cuántas heridas aún siguen sangrando?, ¿hasta cuando en los corazones y las mentes de los colombianos seguirán los odios? Es hora de tender puentes, muchos puentes están rotos y hay que volverlos al levantar”.

Finalmente, en un tono calmado, el obispo les dijo a los armenios:

“Hay que limar diferencias, desactivar odios, renunciar a las venganzas, que podamos habitar en armonía, fraternidad como es el deseo del Señor. Ese es el designio de Dios entre los hombres. La mejor contribución es simplemente abrir el corazón a Dios y dejar que toque nuestras vidas. Vivir más como hermanos que como enemigos. Que Dios ayude a los gobernantes a mirar más allá”.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net