• JUEVES,  21 MARZO DE 2019

Economía  |  01 septiembre de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Un chileno y su esposa quindiana se dedican a la agricultura orgánica en Génova

0 Comentarios

Imagen noticia

Cuidando las montañas de Génova en el sur del Quindío, enamorado del río y de los nacimientos de agua de la finca, permanece desde hace tres años el fisioterapeuta chileno Hansen Albarracín, quien se enamoró de una economista de esa tierra que lo trajo a este lugar.

El encanto de las mujeres de la región caracteriza a Viviana Viera quien se conoció con Hansen cuando estaban radicados en Bélgica, donde se encontraron con amigos comunes, empezaron una relación que se consolidó y los trajo al terruño de ella, en el sur de este paraíso llamado Quindío.

Decidieron dedicarse a la finca de la familia de Viviana y sacarla adelante, produciendo café orgánico y especial de origen, así como otros productos del mismo tipo que traen para su venta en el mercado agroecológico del primer sábado de cada mes en barrio Galán de Armenia.

Con entusiasmo Hansen cuenta que está amañado en el Quindío y muy contento con sus labores en la finca, la que vinieron a restaurar hace dos años, dice que le encanta la región, la cual considera muy hermosa, con gente muy agradable, comida deliciosa y un departamento muy fértil y pequeño en Colombia.

Los dos confían en que la comunidad entienda la importancia de la producción limpia, sin venenos que dañen la tierra, que contaminen las aguas y deterioren el medio ambiente.

Se sienten orgullosos de su trabajo en la finca, que aunque es duro, les da inmensas satisfacciones pese a que dejaron el confort que gozaban en Europa para seguir sus instintos y venir a trabajar la tierra con la alegría de cultivar lo que comen, hacer sus propios productos, tener más contacto con los animales, cuidar la naturaleza y vivir en paz.

Hace tres años que Hansen no va a Chile, lo hizo a raíz de la muerte de su padre y no contempla viajar próximamente, está dedicado a la finca de la cual se siente enamorado como de Viviana su esposa y aunque no tienen hijos, están haciendo la tarea juiciosos a fin de lograr que lleguen los retoños.

Para Viviana Viera, su dedicación al proyecto de soberanía alimentaria y producción de café orgánico es lo más importante, considera que hacerlo todo en forma artesanal vale la pena, además de buscar que la gente se sienta atraída por sus productos, cuenta que muchas personas muestran su curiosidad debido a que es la única finca en el sector que produce café orgánico, además reciben visitas de extranjeros interesados en dicha forma de cultivar.

Tanto Viana como Hansen, guardan la esperanza que sean más los que se sumen y entiendan que utilizar veneno en la tierra no es lo ideal y al referirse a su esposo, dice que el muchacho resultó muy trabajador, siempre está ocupado en la construcción del proyecto que cuenta con huerto orgánico y la mayoría de los alimentos que consumen salen de su tierra, se sienten orgullosos de su río, de los nacimientos de agua en su finca y de todo lo que les rodea.

Ellos invitan a la gente del Quindío a participar del gran mercado agroecológico cada primer sábado de mes en Armenia.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net