• MIÉRCOLES,  20 FEBRERO DE 2019

Editorial  |  21 enero de 2019  |  12:00 AM

Valorización, no, pero sí

0 Comentarios

Imagen noticia

Requiere la ciudad de dirigentes serios y comprometidos.

Debe el alcalde de Armenia Óscar Castellanos Tabares ser más claro y puntual en lo que manifiesta con respecto a los tributos que los armenios están ‘obligados’ a pagar para el desarrollo de la ciudad.

No se puede olímpicamente invitar a los ciudadanos a no pagar la contribución de valorización, que como lo dijo un diario local en titular a cinco coles en su edición del 15 de enero “Alcalde invita a no pagar valorización”, se entendió como si ya hubiera conseguido los recursos faltantes para las obras mediante otras gestiones. Y al otro día, al hacer un resumen de las obras, salir a decir: “Vamos a pedirle a los beneficiarios de las obras de valorización que paguen la contribución para que los proyectos se hagan realidad”.

Es claro que desde que se presentó el escándalo del robo de los dineros por concepto de valorización y que tiene en la cárcel al exalcalde Carlos Mario Álvarez Morales, a la exalcaldesa Luz Piedad Valencia Franco y a otros funcionarios de las últimas administraciones municipales de Armenia, muchos ciudadanos optaron por no pagar ese impuesto, y a la larga tienen razón ya que el escándalo creó desconfianza entre los contribuyentes.

En ese orden de ideas, la primera autoridad de la capital quindiana al invitar a los contribuyentes a no pagar dicho impuesto, le está ‘echando más leña al fuego’. Primero, no van a pagar los que en un principio se dieron cuenta que ese dinero se perdería en el bolsillo de los corruptos; y segundo, los que tenían la intención de pagar a pesar de las circunstancias y cumplir con su deber ciudadano, se van a quedar tranquilos y no van a pagar porque su propio mandatario los está invitando a no hacerlo.

Preocupa sí un tercer sector, los ciudadanos que pagaron cumplidamente la totalidad de lo que les correspondía de acuerdo con las tarifas según su ubicación y estrato. Estos contribuyentes están esperando la devolución de su dinero considerando las declaraciones del alcalde Castellanos Tabares “invito a las personas a no pagar lo que no se ha construido”. Tremendo lío que se le puede formar al burgomaestre.

Ahora bien, le recordamos al señor alcalde que los beneficiarios de las obras proyectadas con la contribución de valorización directa o indirectamente son todos los habitantes de Armenia. Es cierto que el de valorización es uno de los temas más álgidos que tiene la ciudad, pero como lo dijo él mismo… “estamos esperando que un juez determine qué podemos hacer y cuál es el paso a seguir. En el momento en que se liquiden las obras por orden de un tribunal, la ciudadanía podrá tener la plena seguridad de que los trabajos que están parados empezarán a intervenirse por parte de la administración local”. ¿Ya tiene el dinero para continuar, señor alcalde? ¿De dónde va a sacar los $53.000 millones de pesos del desfase que se presentó al 31 de diciembre de 2018 para completar los $119.000 millones de pesos que se tenían proyectados? Con semejante invitación los recursos no van a llegar como por arte de magia.

Y es aquí donde la primera autoridad de Armenia entra en contradicción. Una cosa son las demandas que cursan en los juzgados por el incumplimiento de contratistas de la terminación de algunas obras y otra es el dinero que falta por parte de los contribuyentes para continuar con los proyectos pactados.

En el mismo diario local Néstor Fabián Herrera, representante de la veeduría ciudadana En defensa de la gente, indico: “Yo sé que el tema de valorización se va a caer y eso va a pasar porque hemos escuchado últimamente al alcalde de Armenia darme la razón, pues él mismo ha invitado a los ciudadanos al no pago de la contribución de valorización cuando dice que la gente no debe pagar cosas que no se han hecho. El mismo mandatario como exconcejal de Armenia y como ciudadano decía, cuando fungió como corporado, que estaba en contra del proceso y hoy como cabeza de la capital del Quindío no podría ser contrario a lo que se habló en el año 2015”.

Repetimos, el alcalde de Armenia, Óscar Castellanos Tabares, debe ser más claro, organizar sus ideas, tener en cuenta que es su responsabilidad, en estos momentos, los destinos de la ciudad y por ende de sus habitantes, no puede entonces, de acuerdo con lo planteado salir a decir: “Vamos a pedirle a los beneficiarios de las obras de valorización que paguen la contribución para que los proyectos se hagan realidad”.

Con esta actitud de nuestros gobernantes, Armenia, la bella capital del departamento del Quindío, sigue su curso de desorden y caos administrativo. Requiere la ciudad de dirigentes serios y comprometidos con los intereses colectivos, es decir de las familias y de los ciudadanos en general que habitan La Ciudad Milagro de Colombia.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net