• SÁBADO,  30 MAYO DE 2020

Educación  |  31 marzo de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

En Uniquindio investigan producción de respiradores para pacientes con covid-19

0 Comentarios

Imagen noticia

Un equipo multidisciplinario liderado desde la Universidad del Quindío, trabaja en la fabricación de dispositivos de asistencia respiratoria, para atender la insuficiente dotación con que se cuenta en la región frente a la pandemia del Covid-19.

Los académicos uniquindianos exploran, en una carrera contra el reloj, la viabilidad para producir respiradores mecánicos automatizados que permitan enfrentar la etapa más crítica de la pandemia ocasionada por el COVID-19, para ello se reúnen a través de plataformas virtuales con grupos de aliados de la región, a fin de alcanzar el resultado que mitigue los impactos esperados en el sistema de salud del departamento.

En la investigación participa personal perteneciente a grupos y centros de investigación, liderados por la Universidad del Quindío.

En la búsqueda de un prototipo funcional se han sumado profesores de otras universidades del Eje Cafetero, profesionales vinculados a la Secretaría de Educación Departamental, las Tecnoacademias del SENA Quindío y Tolima, así como profesionales en Ciencias de la Salud.

Los expertos tienen afán en lograr la meta, debido a que una de las situaciones de mayor complejidad y urgencia que genera el contagio con COVID-19 es la necesidad de proporcionar respiración asistida a por lo menos el 15% de los pacientes que presenten cuadros graves como consecuencia de la enfermedad, los cuales deberán ser atendidos en las Unidades de Cuidados Intensivos-UCI- disponibles en el sistema de salud local.

El punto crítico de esta condición respiratoria, causada por el deterioro pulmonar ocasionado por el virus, consiste en la imposibilidad de los afectados para respirar por sí mismos, lo cual demanda el uso de dispositivos de asistencia, de los cuales no se cuenta con suficiente dotación, razón por la que se precisa celeridad.

La propuesta consiste en producir respiradores de bajo costo para pacientes menos críticos de mediana edad o adultos jóvenes, que podrían encontrar en estos dispositivos de emergencia una alternativa para enfrentar las condiciones del estado avanzado de la infección, sin estresar aún más las pocas Unidades de Cuidados Intensivos disponibles.

Se anticipó que el principal reto es producir sistemas portables que sean duraderos, que puedan transportarse en las camillas en las que se encuentren los pacientes y que logren controlar de manera efectiva, el volumen de aire inspirado por ellos, para evitar un posible colapso pulmonar por excesos en su comportamiento mecánico durante el proceso de ventilación.

Dicha solución cobra especial importancia si se toma en cuenta que para el Quindío se requeriría producir un promedio de 50 a 100 respiradores cada mes en orden al potencial estimado de su demanda.

Cabe anotar que, una vez superada la fase de diseño y prototipado, se trabajará en una estrategia de bioinstrumentación que permita ajustar el sistema mediante la toma de medidas de presión, utilizando sensores para controlar de manera efectiva el volumen de aire inspirado, así como el porcentaje de oxigeno que se requiere en los ciclos de respiración, particularmente en pacientes con COVID-19. En la actualidad, la funcionalidad de los modelos mecánicos se encuentra en proceso de validación.

Es preciso señalar que, a diferencia de España y Francia, en Colombia se ha contado con el acceso a modelos y prototipos que facilitan la fabricación de estos dispositivos con una relativa anticipación respecto al avance de la propagación del COVID-19.

En el marco de esta maratón tecnocientífica por la defensa de la vida, el grupo multidisciplinario y las Tecnoacademias del SENA, planean implementar con el apoyo de la Secretaría de Salud Departamental y el respaldo de la Gobernación del Quindío, lo que se conoce como granjas de impresoras 3D, es decir, un agrupamiento de este tipo de recursos que permitiría cumplir con la producción del número estimado de respiradores.

Uno de los desafíos para lograr ventilación mecánica y respiración asistida con aparatos construidos de esta manera, tiene que ver con los materiales con los cuales se producen sus componentes, ya que estos deben cumplir con especiales condiciones de asepsia.

En este sentido, es necesario determinar si el plástico ABS, utilizado en este tipo de productos, es o no viable para estos casos, para superar dicha dificultad se experimenta con otros plásticos y complementos en material acrílico.

En el proyecto se utilizan equipos y recursos generados a partir de procesos de investigación desarrollados previamente por los grupos y centros de investigación involucrados en la gestión de esta idea.

A través de la Vicerrectoría de Extensión y Desarrollo Social de la Universidad del Quindío, se adelanta la búsqueda de recursos con la empresa privada y el Estado para sacar adelante la iniciativa que podría salvar vidas en el momento más crítico de la pandemia en el departamento.

Se han identificado varias líneas estratégicas para soportar la producción y uso de ventiladores de respiración asistida en el Quindío, una de ellas es la implementación de soluciones basadas en el restablecimiento de componentes electrónicos rescatados del Hospital San Juan de Dios.

Esta semana se avanzará en la producción de un prototipo y en las pruebas de concepto del mismo, además de determinar si el material propuesto es apto para conducir el oxígeno y si se presta para garantizar las condiciones de asepsia.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net