• MARTES,  27 OCTUBRE DE 2020

Salud  |  03 septiembre de 2020  |  12:01 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Experta se refiere a la ansiedad o al miedo cuando se piensa salir de casa durante la pandemia

0 Comentarios

Imagen noticia

El retorno a una relativa normalidad de la vida a partir de este 1 de septiembre, en medio de la pandemia por el Covid-19 genera en muchas personas ansiedad, miedo, angustia y gran preocupación.

Aunque hay muchas personas con ansias de retomar algunas actividades fuera del hogar, para muchas otras, la realidad es bien distinta y tan solo la idea de regresar al exterior les causa pavor a raíz de lo que se conoce como el ‘Síndrome de la cabaña’.

La docente de psicología del Areandina, Rosa Inés Posada Villa, explica que el miedo es el factor de mayor peso en las manifestaciones sintomáticas de este síndrome,“El temor hace que las personas tengan mayores dificultades para retomar aquellas actividades propias de la cotidianidad, desarrollen alteraciones somáticas, psicológicas y obviamente sociales, por lo que surgen conductas ansiosas, erráticas y fallas en las habilidades sociales, entre otras.

Explica la experta que el miedo funciona como una barrera que, no solo impide llevar a cabo las labores más sencillas de manera independiente, sino que genera distorsiones cognitivas, pensamientos obsesivos, imposibilidad de entrar en contacto con otros y salir de la casa al punto de ser incapacitante.

Como lo señala la experta, normalmente el miedo altera la percepción en la persona y genera una visión distorsionada de la realidad en la que el hogar es el único espacio donde puede resguardar su integridad, sin embargo, no es una condición únicamente provocada por el miedo a contraer la enfermedad en el exterior, sino también por el cambio abrupto que significa retomar costumbres, hábitos, y actividades del día a día que se habían perdido durante los períodos de cuarentena.

Agrega Posada Villa que aunque no se trate de una patología, pues se considera un estado anímico, mental y emocional, recalca que es una condición que debe ser atendida por un profesional de la salud mental, “Es importante considerar que quienes se identifican con el síndrome pueden poseer síntomas asociados a trastornos de base que se desencadenan o exacerban con el confinamiento” y añade, después de todo, los efectos que puede tener el síndrome no son sólo emocionales, sino también cognitivos e inclusive motores, al punto de incapacitar e impedir que realice actividades comunes y corrientes.

La experta señala que todo tipo de personas puede padecer el síndrome o desarrollar los síntomas, “Aunque pueda existir fragilidad y predisposición a este tipo de situaciones en algunos casos, las circunstancias son percibidas e impactan de manera diferente a cada uno. Por eso, no hay una condición ni un rasgo de personalidad específica que determine quién puede o no verse afectado”.

Sobre la forma en que se puede empezar a tratar el ‘Síndrome de la Cabaña’, a través de un proceso de intervención, Posada explica que “Los expertos recomiendan, en este caso y de manera paulatina, diseñar un plan de trabajo que le permita a la persona alcanzar metas a corto plazo, realizar cambios positivos y estimular el logro para que, poco a poco, vaya dejando de lado aquellas ideas obsesivas y pensamientos distorsionados que enfatizan el miedo.

Dijo que en este aspecto el profesional de la salud mental aporta significativamente con su acompañamiento y afirmó que para ello debe tomar las medidas de protección y precaución necesarias de manera consciente y responsable.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net