• DOMINGO,  25 JULIO DE 2021

Columnistas  |  22 julio de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Gilberto Zaraza

POR UNA NUEVA INDEPENDENCIA

0 Comentarios

Gilberto Zaraza

Gilberto Zaraza Arcila

Después de más de 3 siglos de conquista y colonia del imperio español, ayer hace 211 años los santafereños provocaron una revuelta popular que se convirtió en el grito de independencia y abrió el sendero de las luchas libertarias. Independencia definitiva que se lograría el 7 de agosto de 1819, gracias a audaces y valerosos hombres llamados próceres de la patria, que lucharon en inferioridad de condiciones ante la corona española, que de manera violenta a sangre y fuego nos conquistaron y convirtieron en una colonia, esclavizando a los nativos, imponiéndoles unos onerosos tributos. Esos corajudos hombres liderados por Bolívar, Santander, Nariño y Torres entre muchos otros, se rebelaron contra la tiranía, impidieron la continuación del saqueo de nuestras riquezas y nos dieron la libertad.

Varias décadas después, esos conquistadores fueron reemplazados por varios actores criollos corruptos, egoístas e insensibles; la clase politiquera que finalmente convirtió a Colombia en un Estado narcoparamilitar; que viene oprimiendo y excluyendo del progreso a la mayoría de la población, que vive desempleada, sin educación y salud de calidad, bajo el imperio del terror, la corrupción y la impunidad.

Hoy como hace 202 años necesitamos de una nueva independencia que nos devuelva la soberanía y nos libere de las imposiciones de los Estados Unidos. De la dictadura uribista. De partidos y dirigentes políticos que mantienen humillados a empleados y contratistas; y que en contubernio con la clase dirigente empresarial vienen expoliando los recursos públicos. De empresarios codiciosos que explotan, acosan y maltratan a sus empleados y proveedores pagando salarios y precios de hambre, presionándolos con metas para incrementar cada vez más sus billonarias utilidades anuales.

Grupos guerrilleros que justifican su lucha en una reforma agraria y en una sociedad más incluyente pero causan muerte, discapacidad, desplazamiento y destrucción de la infraestructura. Paramilitares y bandas criminales que por medio de amenazas y masacres, expropian de las tierras a los campesinos, o los obligan a venderlas a precios irrisorios. Y que extorsionan a agricultores y comerciantes a pagar “vacunas”. Miembros de fuerzas armadas y agentes del Estado que incurren en ejecuciones extrajudiciales, torturas, violaciones, mutilaciones, asesinato sistemático y desapariciones forzadas de líderes sociales y personas inocentes que reclaman sus tierras o sus derechos.

Narcotraficantes que eligen presidentes, gobernadores, alcaldes y congresistas, para garantizar su impunidad y no extradición, e hicieron de la administración publica otro medio de enriquecimiento ilícito. Magistrados, jueces y fiscales venales que convirtieron la justicia en un negocio. Que no condenan a los delincuentes y que convirtieron al país en el reino de la impunidad, donde el delito si paga. Pastores religiosos que con falsas promesas esquilman a feligreses, con la supuesta recompensa en la vida eterna.

Medios de comunicación y periodistas que por dinero o un contrato, vendieron su dignidad y la ética, manipulando la opinión pública, desinformando y engañando a la ciudadanía. Desviando la atención de la gravísima crisis social y económica que padecen la mayoría de coterráneos, que subsisten en la pobreza o la miseria.

último, necesitamos la independencia de poderes. De la ignorancia, De la esclavitud de la droga. De los agiotistas del gota a gota. Del clientelismo y los contratos a dedo, etc. Hoy más que nunca necesitamos que surjan esos nuevos hombres atrevidos e intrépidos, con el liderazgo para encauzar a la población en la organización, unidad y lucha; para iniciar la revolución social que nos devuelva la libertad y nos permita obtener la segunda independencia. En las próximas elecciones mediante el voto libre y a conciencia podemos empezar a dar el paso correcto para liberarnos de la ignominia y la esclavitud y empezar a construir la Colombia humana donde quepamos todos, el país que soñamos.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net