• LUNES,  08 AGOSTO DE 2022

Cultura  |  12 junio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Poder y libertad

0 Comentarios

Imagen noticia

Josué Carrillo

En mis años de estudiante en la Facultad de Minas de Medellín, tuve un compañero con quien juntos en su casa preparábamos los exámenes de Petrografía, una asignatura que dictaba el Dr. Reinaldo Ellwanger, un viejo bonachón a quien su padre lo salvó de la tragedia que fue la Primera Guerra Mundial, porque prefirió emigrar a Chile antes que ver a su hijo marchar al frente de batalla. Mi compañero terminó su carrera y ya graduado se dedicó a no sé qué, mientras que yo me dediqué a escarbar tierra y buscar piedras; después, nunca más nos volvimos a ver. De vez en cuando, me preguntaba yo ¿Qué será de la vida de Jorge Hernán Abad Cock? Pensaba que, a juzgar por su ascendencia, pues su abuelo materno fue uno de los tres primeros egresados de la Facultad de Minas y un personaje muy importante en el desarrollo de Antioquia y de Colombia, con seguridad debe ya ser presidente de una compañía minera o algo parecido, porque nunca me pude imaginar a este amigo metido en un socavón.

Transcurrió más de medio siglo hasta que un día, gracias a los adelantos tecnológicos de hoy, vi su nombre en una de las redes sociales; rápido hice contacto con él y me di cuenta que, en efecto, su vida laboral había discurrido entre minas de plata, más exactamente de dinero, pues siempre estuvo vinculado al sector financiero, y que después de haber llegado a la edad dorada, aquella en que sin trabajar se recibe lo suficiente para pagarse los ungüentos y remedios que recetan los médicos, se había dedicado a la lógica y la filosofía ¡con posgrado incluido! Sorpresas te da la vida.

También me enteré de que en sus ratos de ocio -que en la vida de un jubilado son todos- se ocupa en pensar, leer y escribir. De sus reflexiones nació Poder y Libertad, un libro dedicado al análisis crítico de los conceptos que conforman el dualismo individuo y sociedad, vistos a través de diferentes escuelas filosóficas; su estudio empieza en Atenas con Sócrates, Platón y Aristóteles y va hasta los albores del siglo XX con Federico Nietzsche.

En el estudio de ese dualismo individuo-sociedad, el autor hace un reconocimiento de la forma cómo en todas las sociedades que en el mundo han sido, unos pocos individuos, sean castas, linajes o realezas, revestidos con poderes omnímodos determinan el destino, para bien o para mal, de todo un pueblo. Indica, además, cómo los padres de la filosofía, aquellos que iniciaron el pensar filosófico, fueron parte de una de esas fracciones minoritarias que tenían con intereses contrapuestos a los de la mayoría de la sociedad.

En ese mismo contexto de lo individual y lo social, analiza las posiciones del idealismo alemán desde Kant hasta Hegel. Aunque es muy llamativo dentro de su análisis el salto en el tiempo que da al pasar de la Escuela de Atenas, a la figura de uno de los filósofos más destacados y también más controvertidos de Occidente en el siglo XIX, como lo es Federico Nietzsche, nacido en Alemania en el año 1844 y cuya obra es bastante diversa, pues escribió sobre numerosos temas como la filosofía, la historia, la filología, el arte, la religión y la ciencia, y ejerció notoria influencia en Martin Heidegger Michel Foucault, los filósofos existencialistas, entre otros. El enorme salto que se da en Poder y Libertad es explicable en el sentido que Nietzsche consideraba dos clases de hombre: los amos y los sirvientes, que le han dado sentido a la moral. Para los amos, la dupla bien-mal es equivalente a noble-despreciable, lo uno es fruto de la superioridad, la altivez y el dominio, mientras que la moral del sirviente nace de la opresión y la debilidad y concluye en la compasión, el amor, el sacrificio, la abnegación, la paciencia, cualidades que son propias de la prédica del cristianismo.

Como se ve, no puede ser menos que sorpresivo encontrar a un ingeniero de minas y metalurgia ambulando por las sendas que trazaron todos aquellos filósofos que se ocuparon, y que aún se ocupan, como mi antiguo compañero de estudio, con el análisis moral y filosófico de la dualidad individuo-sociedad.

 

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net