• LUNES,  08 AGOSTO DE 2022

Cultura  |  17 junio de 2022  |  12:01 AM |  Escrito por: Administrador web

HOMERO MANZI: El máximo poeta del tango

0 Comentarios

Imagen noticia

Ayer y hoy al compás del tango

Por Darío Tobón Montoya

BIOGRAFÍA

Nació en Añatuya, importante cruce de vías férreas e insignificante poblado, en ese entonces de la provincia norteña de Santiago del Estero. Su padre, argentino de nacimiento, era comerciante. Su madre era uruguaya. Vio la luz el día primero de noviembre de 1907, con el nombre de Homero Nicolás Manzione Prestera. Tuvo 7 hermanos. A la edad de 9 años fue llevado a Buenos Aires. Lo recibe su hermano Luis, quien lo matricula en el colegio de Luppi, en Pompeya, al sur de la ciudad, donde estuvo varios años como un alumno excepcional. Al mismo tiempo recorría el barrio de Boedo, que fue la inspiración de varios de sus tangos.

En la capital encontró un hermano estudioso, culto, que fue impulsor de sus inquietudes intelectuales y lo introdujo en la pasión por lo argentino, especialmente en su devenir histórico. Además, lo relaciona con José González Castillo, el escritor del tango El Aguacero y padre de Catulo Castillo, que al principio fue compositor, y al morir su padre en 1937 se dedica a la poesía tanguera. González Castillo era acérrimo radicalista, que lo condujo al destierro. Es evidente que Homero en él, se contagió de sus ideas. También lo conduce a la literatura popular y a la española.

Desde joven fue atraído por el partido radical y comenzó a admirar a su mayor exponente Hipólito Irigoyen. Al lado de otros partidarios radicales funda FORJA, una agrupación política constituida para divulgar la doctrina que lo sedujo. Sus estudios lo llevan a obtener un puesto de profesor de español, mientras con ese salario pudo iniciar sus estudios de derecho en 1926.

Cuando el general Uriburu derrocó de la presidencia a Irigoyen en 1930, pierde su puesto docente y se acaba su carrera de leyes pasando a ser tenaz antagonista de la dictadura militar. Contrajo matrimonio muy joven con Casilda Iñiguez, con quien tuvo su único hijo, Homero Luis “Acho”, que fue autor y compositor de tangos, nacido en 1933, famoso por el tango que no compuso Organito de la tarde. Acho estuvo con el grupo Nueva Canción de Buenos Aires. Sus tangos musicalizados por Roberto Pansera, han tenido poca divulgación.

Volviendo a Homero, cuando Juan Domingo Perón asume el poder, engañado por su doctrina aparentemente favorable a los desposeídos, lo lleva a adherir a su gobierno. El partido radical en el que militaba Manzi, antagonista completo del peronismo, decide expulsarlo de sus filas.

Aproximadamente en el año 1940, se inicia el cáncer que lo llevó a la muerte. Por estos mismos días comienza una secreta relación amorosa con Nelly Omar. A pesar de que, en vida de Nelly, se sospechaba de ello, solo se vino a conocerse y detallar con motivo de su muerte. Ella vivía en la planta baja de un edificio y allí llegaba Homero y tocaba en la ventana de su casa. Eso lo dice claramente en el tango Sur de 1948: ya nunca me veras como me vieras/ recostado en la vidriera/ esperándote”.

Aquí en este vínculo puede oír la que bien puede ser la mejor versión  del tango,  Sur, en la voz de Roberto Goyeneche con la orquesta de Aníbal Pichuco Troilo: https://youtu.be/LHugDAfCvO4

La emblemática esquina de San Juan con Boedo

Cuando fue hospitalizado Homero, Nelly lo visitaba con frecuencia en el Sanatorio. En el año de 1948, Homero le muestra la letra del tango El último organito a Nelly y le solicita que le ponga música. Ella se sienta al piano que tenía la institución hospitalaria. En un tiempo estuvo lista la música. Como Nelly no sabía escribir la partitura, Manzi llamó a su amigo Feliz Lipesker, compositor, bandoneonista y maestro de música, para que realizara esa labor. Así queda listo el magnifico tango. Para evitar que la gente supiera de su relación amorosa, Homero recurrió a su hijo Acho, quien tenía 15 años y lo hizo aparecer como compositor, sin que figurara el nombre de la Omar por ningún lado. Hasta el gran historiador y poeta del tango Horacio Ferrer cayó en la trampa. En El Libro del Tango de 1977 dice de Acho: “en 1948 compuso el primer tango El ultimo organito que es una auténtica joya de la canción porteña”. En la ultima etapa de la enfermedad, Homero fue trasladado a una habitación del subsuelo para que Nelly, quien llegaba al amanecer lo acompañara tranquilamente.

En este vínculo,el audio de El último organito, con El Polaco Goyeneche y Néstor Marconi: https://youtu.be/hGJ1QHEysPQ

 En el tiempo de su enfermedad la producción poética de Manzi siguió vigente: en 1947 escribe Milonga para la niña enferma y el vals Romance de Barrio. En 1948 escribe su más grande joya, el tango Sur, y el ya comentado El ultimo organito. En 1949 la milonga no grabada Recordando.  En 1950 crea Che Bandoneón.  En 1951, ultimo año de vida de Homero, escribió Discepolín. Fallece el 3 de mayo de 1951 a sus 43 años.

En este vínculo, Discepolín, con Roberto Goyeneche: https://youtu.be/zdsWLCaDGPY

 

 

LA OBRA

 Manzi halló la fuente de su inspiración en los grandes poetas, Rubén Darío, para lo universal y el argentino Evaristo Carriego para lo local, especialmente en la temática de barrio. Lector incansable, su inspiración tanguera la llevo a sus extraordinarias letras. En el año de 1921 inicia la escritura de las letras. Su inicial obra es el vals Por qué no me besas.  Poco después escribe Memorias de Taborda, quien fue dibujante del Diario Critica, en el mismo que escribía Manzi, como homenaje en su muerte. Llega el conocido vals A su memoria, con música de Antonio Sureda. Sigue el tango Triste Paica. De este tiempo deben ser sus obras Ay de mí, grabado por Corsini en 1927 y los poco conocidos Flor de cardo, Pampa Luna y Pluma de nido, desenterradas hace pocos años por la cantante Lidia Borda y su hermano Luis, guitarrista y compositor en el CD “Lidia Borda, Manzi caminos de barro y pampa”.

En el año de 1930 Rosita Quiroga, preocupada por la casi inexistencia de milongas, que habían tenido auge a fines del siglo anterior, pidió a Manzi establecer contacto con Sebastián Piana, para que iniciaran la composición de estas. Ellos escribieron Milonga Sentimental que graba Mercedes Simone en 1932 y Gardel en 1933. Así comienza el auge de esta música que fue muy favorecida por Edmundo Rivero. El tango Viejo Ciego de 1926 marca la incursión de Manzi en el tango.  El tango Sur es la culminación de su amor por el tango. Con él y con Barrio de tango evoca años escolares: “un pedazo de barrio allá en Pompeya/ durmiéndose al costado del terraplén/ un farol balanceándose en la barrera y el misterio de adiós que siembra el tren”. Manzi también recibió influencia de García Lorca en sus poemas tangueros. En el mismo Barrio de tango dice: “y la luna chapaleando sobre el fango/ y a lo lejos la voz del bandoneón”. Ese chapaleando en el barro, es muy lorquiano.

En este vínculo, Barrio de tango, de Manzi y Troilo, con Goyeneche y la orquesta de Armando Pontier:

https://youtu.be/xosRIX3PUk4

Horacio Ferrer dice de su obra: “impulsa la generación de 1940. Tuvo la poesía como fuente de inspiración. Su temprana amistad con José González Castillo influyó en su temática.

En cuanto al cine escribió varios argumentos, muchos de ellos quedaron engavetados. Una linda película de los 40 es “Donde mueren las palabras” que se proyectó en Colombia y yo la vi. Igualmente, al morir quedaron inconclusos, sin música varios poemas tangueros, entre ellos No quiero y 4 Sirios, que musicalizó el cantante y compositor colombiano Marfil, que no tengo evidencias que hayan sido grabados.

Con palabras de Ferrer, que yo comparto plenamente, termino esta crónica: “Manzi es el mayor poeta del tango de todos los tiempos”.

 

Nota aclaratoria: El  médico tangólogo, autor de estas notas semanales sobradas en calidad y cantidad, y que reclaman para sí una necesaria impresión, me ha pedido de manera reiterada que ponga el crédito de mi colaboración en ellas, pese a que creo que la restan antes que sumarle a un trabajo de esta dimensión. Sin embargo, más por vanidad y obediencia, que por el debido recato, aquí lo dejo consignado: Libaniel Marulanda, Agrupación Musical Los Muchachos de Antes.

 

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net