• LUNES,  24 SEPTIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  13 marzo de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: César Carvajal Henao

La paz y las redes sociales

0 Comentarios

César Carvajal Henao

Las redes sociales por internet se constituyen en un atractivo y rápido medio de comunicación, deleitándonos con amigos y conocidos, intercambiando ideas y conceptos, dando a conocer nuestras opiniones o saber la de otros, divulgando noticias o informaciones, promoviendo creaciones literarias, dándole amplitud al pensamiento,acentuando la convivencia humana.

Pero últimamente y estimuladas por este proceso electoral colombiano, esas redes se han convertido en un cauce para desahogar pasiones políticas, sectarismos, para insultar, difamar del adversario e inclusive incitar a la violencia contra movimientos o partidos políticos contrarios a quienes utilizan estos medios.

Con ese lenguaje se han ido erosionando amistades en el faldudo terreno de la frágil política.

Amigos y familiares nada les importa mandar al mismo infierno, para no utilizar las mismas palabras excrementales gerleinescas, a quienes no son sus copartidarios.

Para disentir de las ideas de los demás no hay necesidad de utilizar un vocabulario tan bajo y ofensivo. Aun en contra de quienes tienen un oscuro pasado. Se les nota la rabia y el veneno que en sus palabras destilan.

Sepamos que si actuamos así, estamos contribuyendo a crear una atmósfera oscura, tenebrosa e inclusive alimentando negros impulsos en las mentes criminales. A un personaje de la política no lo mata el que dispara el arma sino todos los que contribuyen con el odio a estimular al delincuente. No seamos también nosotros los homicidas.

Con lo que está ocurriendo en Colombia en este ambiente electoral, enrarecido por la pesada paz y por la guerra, podemos estar a las puertas de algo que no nos imaginamos como podría ser. Y si por las redes sociales le echamos más fuego al incendio, terrible. Recordemos la época de la llamada Violencia, en los años cincuenta: familias vecinas, en casas aledañas que vivían en la mayor fraternidad y de la noche a la mañana convertirse en acérrimas enemigas en una extraña metamorfosis, por ser una familia liberal y la otra conservadora, por la instigación convocada desde la capital del país, ¡A sangre y fuego!

 

La contienda electoral para elegir Presidente de la República se tornara más agitada . Ojalá no se produzcan actos de violencia con derramamiento de sangre. Se tornaría mas invivible el país. Y lástima que el sentimiento religioso, no espiritual, no contribuya a la paz sino que en muchas confesiones religiosas fomenten el antagonismo especialmente las que por intereses económicos y de poder hacen política. Afirmamos esto porque muchas personas que se dicen llamar católicas y cristianas en redes sociales o en vivo y en directo, como se dice, simpatizan con la violencia y hasta le desean la muerte a quienes los consideran como detestables. No admiten para nada la evangélica frase que dice: “Dios no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva “.

 

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net