• SÁBADO,  25 ENERO DE 2020

Editorial  |  11 diciembre de 2019  |  01:58 AM

Armenia, una ciudad apagada en Navidad

0 Comentarios

Solo cinco luces adornan la Navidad de 2019 en Armenia, ubicadas estas en el parque El Bosque, en la glorieta del Coliseo de Café, en el parque De Sucre, en la glorita Vásquez Cobo y en el monumento a los fundadores en el parque que lleva su nombre.

Las luces del parque Fundadores que se encierran en el pequeño espacio del árbol y el hacha que hace honor a los fundadores de Armenia, más que una sensación de la alegría, la luz y colores que caracterizan la Navidad, denotan tristeza, abandono, son más bien el símbolo de una ciudad a la vera de nadie. Esas luces en medio de la oscuridad de la vegetación de los grandes árboles del parque Fundadores dan la percepción de abandono, de la falta de querencia por la tierra, por la capital del departamento del Quindío, otra iluminada por la luz de aquellos que les sobrada civismo para alegrar la ciudad, sus habitantes y visitantes en la época más bella del año.

Al alcalde designado, como lo denominan, Óscar Castellanos Tabares, no le gusta la Navidad, esa es una verdad que se corrobora en este diciembre de 2019, pues como se recordará la Navidad de 2018 que también le correspondió fue igual o peor. 

Armenia es hoy, en la Navidad de 2019, una ciudad apagada, oscura que no invita al ciudadano a recorrerla, a vivirla a deleitarse con las luces multicolores de diciembre que alegran el espíritu, que enternecen los sentidos por unos cuantos días y que en algo disipan la crisis económica y social que apenas sí se soporta durante el resto del año.

Qué pena con la visita. Esta vez como el año anterior los turistas deberán conformarse con el alumbrado del parque De la Vida, único referente de que en Armenia estamos en Navidad. Pero sobre todo qué vergüenza con los familiares, con aquellos que aprovechan esta época para retornar por unos cuantos días a su tierra para compartir con sus seres queridos la ciudad de sus amores. Muchos de estos visitantes que ya han llegado a su terruño comparten con nosotros la nostalgia por aquellos años, no muy lejanos, en los que los parque de Armenia se convertían en gigantescos árboles de Navidad, incluso la plaza Bolívar orgullosa lució uno de los árboles de Navidad más grandes del país.

Hay nostalgia por las luces que a lo largo de las avenidas 19, Bolívar y 14 de Octubre acompañaban las noches de unas navidades llenas de sentimiento fiestero, de reconciliación, de amistad y de mucha alegría. Cómo hace de falta estar a la expectativa del adorno multicolor que cada año era diferente, un atractivo que se perdió sin explicación alguna, que se fue como se va el 2019 para los gobernantes de turno, sin pena ni gloria.

Es paradójico que tanto el gobierno local como los gremios de empresarios, comerciantes, y dirigentes de la ciudad se la pasen todo el año hablando de incentivar el turismo, mientras en la práctica muestran una ciudad en completo abandono, apagada, muy poco atractiva. No se tiene la dimensión de lo que representa un alumbrado para atraer a los turistas, dan a entender claramente su negligencia y poco amor por la ciudad, porque no es posible que desconozcan ejemplos como Quimbaya y Medellín a donde muchos quindianos viajan solo a observar la magia de la Navidad,traducida en las formas, luces y colores, que en Armenia se perdió por la desidia, los intereses particulares y la negligencia de una fallida administración que cierra su mandato dejando en tinieblas a la ciudad que hoy se debate en medio de una crisis social y de incertidumbre con rumbo desconocido.

Y como siempre, con bombos y platillos el pasado 6 de diciembre se prendieron las pocas luces de Navidad que adornan los cinco sitios mencionados en Armenia, fue más el escándalo, la vitrina (una constante de la actual administración) pues los pocos bombillos instalados irónicamente denotan ampliamente la oscuridad que vive Armenia en la Navidad de 2019. 

 

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net