• MARTES,  15 OCTUBRE DE 2019

Editorial  |  17 junio de 2018  |  08:28 AM

Duque o Petro, la vida continúa

0 Comentarios

Los dos candidatos que se disputan hoy la presidencia de Colombia, parecen haber llegado a la meta pareciéndose en sus propuestas, pues en las tres últimas semanas uno tomó las del otro y viceversa, en sus luchas por agradarles mucho más a los indecisos y obtener los votos necesarios para saborear el triunfo este domingo 17 de junio.

Bastaron tres semanas, el tiempo para la segunda vuelta presidencial, para que el país viera, ya no unos candidatos absolutamente opuestos, como los observamos durante un año en la campaña con los demás contendores, sino uno cada vez más cerca del otro, en sus programas y hasta en sus propias ideas.

Lo que los siguió diferenciando fueron las publicaciones de sus seguidores de las redes sociales, que continuaros en la enorme polarización de izquierda y derecha, utilizando discursos y posiciones pasadas de cada uno, en el afán de defender las tesis, estas sí, ideológicas.

El candidato Duque dejó el discurso de acabar o hacer trizas el acuerdo de paz del gobierno con la guerrilla de las Farc, por el contrario, anunció que trabajaría en la implementación de estos acuerdos de cara a las víctimas; cambió su discurso sobre el petróleo, en el que había dicho que el fracking era una alternativa para el aumento en la producción del crudo, pero terminó desechándolo; le puso el ojo a la agricultura como elemento para el desarrollo del país, prometió la defensa de los páramos y hasta la detención de la megaminería. 

Igualmente, el candidato Petro se arrepintió de convocar una constituyente, dijo que jamás pondría preso a Uribe, que va a combatir a los disidentes de las Farc convertidos en narcotraficantes aliados de los carteles mexicanos; expuso que no expropiaría la tierra a nadie, que en un gobierno suyo no apoyaría, por el contrario se alejaría mucho más del gobierno de Maduro en Venezuela y propondría una agenda diplomática para que la democracia volviera a ese país; en fin, asumió varias de las tesis de Duque.

En otros términos, si una persona, un extranjero, llegó a este país en la última semana, sin conocer históricamente las grandes diferencias y peleas entre izquierda y derecha, y escuchó por primera vez los candidatos presidenciales, de seguro que no observó muchas diferencias entre ellos.

Sin embargo, como queda dicho, en las redes sociales la pelea siguió siendo ‘a muerte’, entre los seguidores de uno y del otro, con muchos insultos y los odios acrecentados. Podríamos decir que más allá de la diferencia y del combate entre los dos aspirantes, la política, muchas veces soez y ‘cochina’, la hacen los seguidores en las redes sociales, lo que se ha convertido en un verdadero ‘asco’ para muchos de los cibernautas. 

Duque y Petro se encontrarán hoy, al finalizar la jornada, en sus discursos, deseándole suerte en su gobierno, el perdedor al ganador, y, este, garantías totales a aquel para que ejerza, desde el Congreso, la oposición. Y los dos, llamarán a la cordura, a la reconciliación y la construcción de un mejor país. No se espera nada distinto de los dos. A las cinco de la tarde sabremos quién es el nuevo presidente, y la vida seguirá, como siempre, en el país, con una porción de colombianos creyendo en que la solución es la derecha y otros, creyendo que no, que lo mejor es la izquierda.

Si nos duele que, en un lado de los dos, quede representada toda la vieja y corrupta clase política del país, cuando ese lado pudo haberse mantenido más transparente, rechazando lo que el pueblo ya rechazó en la primera vuelta. Por Duque y Petro llegaron a segunda vuelta por la voluntad popular de derrotar a la clase política representada en el Congreso de la República, a los corruptos, que han frenado el desarrollo y el bienestar del país. 

Quien llegue hoy al solio de Bolívar gobernará, de seguro, con su ideología política, aquella que expuso claramente hasta hace tres semanas, antes de la segunda vuelta. Pero, ojalá lo haga alejado de esa corruptela y ese modelo clientelar que se ha tragado, para mal, al país, en los últimos 30 años.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net