• SÁBADO,  20 ABRIL DE 2019

Región  |  09 febrero de 2019  |  09:40 AM |  Escrito por: Edición web

En el día del Periodista: Nos falta una enorme sensibilidad por el otro

0 Comentarios

Imagen noticia

Por: Mabel Castillo

Como periodista creo que he sido privilegiada, conozco el país tan de cerca, conozco las comunidades, el sufrimiento de las regiones, sus esfuerzos, su residencia y su carencia invisible para muchos, y doy gracias todos los días por ello.

Lo que he recorrido no hay un lugar, una esquina en la costa Caribe, Pacífica, Eje Cafetero, centro, Llanos Orientales, que no encuentre denuncias por corrupción, por intereses superiores que pasan por encima de las comunidades, y la mayoría de las veces he recogido denuncias de esas invisibles, pero que han sostenido por décadas todas las regiones, el raizal impotente de poder elevar sus quejas, el campesino que solo tiene amor por su tierra y es su herramienta para pelear, el indígena que tiene todos sus saberes ancestrales y no comprende como nadie ve lo que para él es evidente, el emprendedor que encuentra todas las trabas posibles, eso sin contar las regiones donde se le pide a Dios por qué no hay mayor presencia del Estado y donde los líderes usan todo de sí mismos, porque no tienen más que su convicción y su fuerza interior.

Y creo, viendo todo lo que ha pasado este año, lo que está pasando con Hidroituango, la desafortunada situación ayer de una mamita y su hijo, líderes sociales, Hidrototare, campesinos agricultores de todo el país, las situaciones del Pacífico, y puedo continuar interminablemente ... hay un factor común, es nuestra inmensa falta de solidaridad , de “sensibilidad por el sufrimiento de otros”.

No logramos identificarnos y entender a otros, porque nuestra inmensa ceguera y desconocimiento de la situación real del país, no nos lo permite, y no asumimos responsabilidades porque siempre la culpa y las acciones dependen de otros.

Cuando necesito mostrar, visibilizar situaciones, me encuentro con esa pared que solo la presión de las comunidades y su deseo de mostrar lo que les pasa, logra romper. Y me hace insistir, es doloroso porque yo misma aun conociendo las situaciones, a veces tampoco sé cómo más insistir, qué más hacer y cómo lograrlo, y creo que ese es el sentimiento generalizado del país en las regiones.

Nosotros estamos cómodos y vemos y nos parece terrible, a lo mejor vemos un escenario polémico y entonces comentamos, pero no estamos en el territorio viviendo y sufriendo día a día, entendiendo que es una realidad que con un trino o un like no va a desaparecer de una mañana a otra, yo voy al territorio, lo veo y regreso, continúo, pero es nuestra falta de sensibilidad, de reconocimiento por el dolor y sufrimiento de otros lo que nos tiene así.

No logramos entender que cada uno de nosotros tienes un mundo completamente diferente, complejo y de dolor, pero cada uno de nosotros también tiene las herramientas que otro necesita y pueden ayudarle a seguir, auxiliarle, para que pueda continuar en su lucha interna o por otros

Nuestro papel como actores de una sociedad debería ser sumar desde cada uno, sin importar si el otro suma o no, y de quien es la culpa, sumar desde acciones individuales para ayudar al otro, donde mi acción puede cambiar completamente el mundo de un ser, un grupo de personas o comunidades enteras.

Nos hemos dedicado más a buscar culpables y menos a generar soluciones, más a encontrar las razones porque no a ayudar y no visibilizar, que, a encontrar las razones para hacerlo, y como la mayoría de nosotros no conoce la realidad es más fácil solo opinar, ponerse de un lado del bando y juzgar o señalar, que actuar.

Piensen por un minuto si cada uno de nosotros generará acciones reales y tangibles desde su escritorio, puesto de trabajo o cotidianidad por el otro. No le aportaría tanto al otro como a nosotros mismo y es lo que nos haría cambiar como ciudadanía, como sociedad

La responsabilidad no es de gobernantes, o de actores públicos, porque la inmensa mayoría de la población no lo somos… ¿Hace cuánto perdimos nuestra capacidad de asombro por el dolor de otros?... ¿Hace cuánto perdimos nuestra iniciativa y solidaridad para ayudar a otros?... ¿Hace cuánto no ponemos un granito de arena por una cadena de apoyo en una gran causa contra la que luchan unos pocos?

Para hacer algo no necesitamos publicar, compartir o comentar, nuestras acciones pueden ser invisibles solo las debemos conocer nosotros mismos, lo que más satisfacción nos da es aquello que nadie ve, nadie conoce y nadie escucha, pero que sabemos que es importante y cambia la vida de otros.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net