• MIÉRCOLES,  17 AGOSTO DE 2022

Cultura  |  29 octubre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda

Locke: Un viaje minimalista, angustioso e inolvidable

0 Comentarios

Recomendado del cine

Una obra que no parece tener tanto ritmo para ser protagonizada por un solo personaje y muchas voces que le hablan. Pero no está loco.

Ivan Locke se dirige solo y de noche en su auto por las calles de la ciudad luego de un día agotador y a la víspera de su mayor reto profesional. De repente una llamada al teléfono lo cambia todo. Deberá tomar otro rumbo sin más compañía que las voces que va rotando en diferentes conversaciones desde su celular.

Ningún dialogo al comienzo de la película tiene relación con los demás, pero con el paso de los kilómetros y los minutos las cosas empezarán a tejerse de forma tal, que el sentido y la lógica entrarán en escena.

Y la vida en ese momento para Ivan Locke se convierte en una puntilla clavada en el pecho que no lo deja respirar y menos en un espacio tan estrecho y minimalista como el interior de un auto. Eso si queremos hablar del desarrollo de una historia en el cine que suele ser más pomposa.

Locke es eso que sin más detalles les cuento. La vida de un tipo cualquiera que trabaja como capataz de grandes obras de construcción. Que un día tiene que tomar una decisión de vida o muerte para seguir como venía o tirar todo por la borda en un barco de emociones que se hunde a contra reloj.

Es una producción que desespera, sorprende y cautiva. Pero lo interesante en esta historia de director Inglés Steve Knight (Taboo, serie de TV) es que un solo hombre sentado en una silla de auto conduciendo en una ruta urbana que se pasa a la carretera de autopista de una ciudad a otra, es el todo.

En Locke vemos a un Tom Hardy (El Renacido) en una de las mejores interpretaciones de su carrera, sino es la mejor de lejos, dentro de una película que saldría barata en términos de producción de cine si uno se pone a echarle cuentas.

Y es una obra maestra por lo dicho anteriormente y un poco más. Porque cuenta con una fotografía exigente, de muy alto nivel, pues el relato transcurre de noche en condiciones particulares, y quienes saben de cine entienden que dar tonos, contrastes y ángulos a una narración nocturna dentro y fuera de un carro en movimiento no es fácil. Es el pre-apocalipsis que el director de fotografía supo sobrevivir junto a su equipo técnico.

Aquí nos salimos del cine prefabricado para complacer a las taquillas, que también es bueno claro y nos metemos con Locke en una historia combinada entre misterio, suspenso, road movie, dentro de una mente al filo de la desesperación pero que vislumbra una luz al final de su camino.

Otra de sus genialidades es el ritmo en el montaje. También la narración dada por el director que no hace monótona a historia sino todo lo contrario, nos lleva como pasajeros y testigos de conversaciones incomodas para al final meternos tanto en el drama que apoyamos cualquier decisión del noble Ivan respecto a su familia, amigos y trabajo en el futuro que les espera.

Y ¿qué sucede con tanta llamada por teléfono? ¿Qué quieren de este pobre hombre? ¿Chantajearlo? Son respuestas que quizás no se resuelvan del todo y usted como espectador deberá conocer por su propia cuenta.

En este cine bello y minimalista todo puede ser impredecible así que no espere finales perfectos, tampoco algo trágico. Solo les recomiendo que disfruten del viaje en la silla del pasajero y se armen de paciencia como pocas veces lo hacen, porque este camino no lo podrán olvidar.

Buen viaje.

Locke// Año: 2013// Duración: 82 min// País: Reino Unido// Director: Steven Knight// Guion: Steven Knight// Música: Dickon Hinchliffe// Fotografía: Haris Zambarloukos// Reparto: Tom Hardy

PUBLICIDAD


Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net