• JUEVES,  14 NOVIEMBRE DE 2019

Región  |  14 octubre de 2019  |  02:53 AM |  Escrito por: Edición web

Las víctimas están ganando las luchas por la pacificación y la paz del país

0 Comentarios

Imagen noticia

Introducción

Durante sus 60 años de disfuncional y perversa existencia- son estas las adjetivaciones menos bárbaras que podemos asignarle- la todavía actual guerra interna en Colombia históricamente ha pasado de punto muerto a punto muerto, en lo simbólico expresivos de la esperanza de que “ahora sí ha llegado su final”, pero no ha habido vez que no haya aparecido un maldito nuevo factor para reanimarla. Ahora en los finales de la segunda década del siglo XXI cuando ya era casi inminente un casi definitivo punto muerto, un GRUPO, dizque de entre “LOS MÁS PATRIOTAS DE SUS HIJOS”- así se han venido autodenominando desde que Uribe Vélez decidió que él era la más feliz síntesis de Colombia como patria – ordenó que una más bárbara pelotera la despedazase por unas décadas más; y para borrar del todo el último punto muerto, OTRO GRUPO, que también se reclama del PATRIOTISMO, el de Iván Márquez, proclamó que haría una re-guerra orientada a lograr otro Acuerdo, este sí capaz de iniciar la pacificación, así como la construcción de paz.

Entonces, Uribe Vélez e Iván Márquez, extrema derecha y vieja izquierda, como máximos responsables de lo que se le ha venido encima al país: el ex-presidente con su propuesta de hacer trizas los Acuerdos de Paz y el ex-guerrillero con la de señalarle un nuevo horizonte a la confrontación armada.

**********1**********

Los hechos1: El 29 de agosto del 2019 a las 5 y 10 a.m. en un Video que duró 32 minutos 28 segundos Iván Márquez anunció, 1.el rearme de un reducto de las Farc; 2.que esta era la respuesta “a la traición del Estado a los Acuerdos de Paz”; 3.que el objetivo del nuevo accionar no eran “los Soldados y Oficiales sino la Oligarquía”; y 4.que harían unidad de acción y alianzas con el ELN y con “aquellos compañeros que no han plegado sus banderas”. Entonces, hasta las más apartadas posiciones el notición llegó provocando la reacción del país entero.

Media hora se requiere para hacer una lectura atenta del retórico y alambicado y casi greco-quindiano texto de Márquez y Compañía, razón por la cual muchos no lo leerán quedando la ciudadanía, por lo tanto, a merced de lo que periodistas, comunicadores y analistas quieran y les interese destacar aunque, para decir verdad, casi todos los componentes de su contenido son, por lo menos, relativamente válidos (que el Estado ha incumplido, que muchos de los ex-guerrilleros están siendo asesinados y la mayor parte estigmatizados, que se las ha entrabado el ejercicio de la oposición, que quizá los tiempos de construcción de los Acuerdos se vieron muy atropellados, que innumerables evidencias empíricas muestran el carácter inequitativo de la sociedad colombiana etcétera. etcétera…), pero…

**********2**********

MÁRQUEZ Y SU GRUPO INCURRIERON EN UN MUY GRANDE Y GRAVÍSIMO ERROR: EL PENSAR CON INGENUIDAD CASI INFANTIL QUE REACTIVANDO LA GUERRA INTERNA POLÍTICA Y SOCIALMENTE PODRÁN HACER LO QUE NO LOGRARON REALIZAR LAS VIEJAS FARC NI SIQUIERA EN LOS MEJORES TIEMPOS DE SU PODERÍO MILITAR…

 

**********3**********

Tras la intervención de Márquez, presto habló el Presidente Duque para asumir como Política suya la postura radical de la desunida oposición venezolana, que no se trataba de “una nueva guerrilla sino de criminales de una banda de narcoterroristas propiciada y apoyada por Maduro” fue lo primero que afirmó; y acto seguido se vino el Ministro de Defensa para anunciar lo que, desde tiempos ha todo el mundo sabe, que, para enfrentar el desafío interno y externo, contaba con 230 mil hombres en el Ejército, 31 mil en la Armada y 15 mil en la Fuerza Aérea amén de que ya había creado una “Unidad Elite”, que, incluso, estaba autorizada para ejecutar bombardeos”. De todas maneras, según la Inteligencia Militar del Ministro de Defensa el hecho de que la banda de Márquez no se hubiese estrenado con un acto criminal terrorista, tal como en su momento lo hizo, por ejemplo El M19, proporcionaba una idea sobre su real capacidad bélica; esto no obstante, no había por qué desestimarla, pues constituía “una amenaza real”.

**********4**********

Y como si se hubiese trasnochado esperando a Márquez, a las 5 y 20 a.m. de ese 29 de agosto el ya lunático Alvaro Uribe se vino con todas las pilas cargadas en contra de Acuerdos2, que ahora sí las mayorías del país, por variados motivos, están respaldando: de ellos nada había para salvar, fue lo primero que dijo, los rechazó tema por tema buscando redondear la idea de que la salida de Márquez era la más lógica y natural consecuencia de lo que, de modo equivocado, el gobierno de Santos había llamado la Negociación de la Habana. Esto no obstante, ni siquiera en ese momento de inmensa alegría por la metida de pata de Márquez, mencionó aquellos Acuerdos sobre los que casi nunca habla pero que en su intimidad han ocupado el primer lugar para ser destrozados con ferocidad y que han constituido el motivo central (que no la sacrosanta impunidad, según él, “sacrificada en la Habana”) de su oposición radical a aplicarlos: el componente improductivo de los latifundios como una de las fuentes del Fondo de Tierras, la formalización de la propiedad rural y la creación del Catastro Rural. Y como para ¡recalcar ahora en este Atisbos 302 que el “legalmente inmaculado Uribe” viola la Constitución cuando apoya que la propiedad rural inexplotada cumpla su función social!!!

 

**********5**********

Pero, a escasas tres semanas de conocido el Video de Márquez, en estos mediados de septiembre del 2019, los hechos y las opiniones han empezado a asentarse y serenarse permitiendo el asomo de posibilidades casi invisibles en contextos de polarización extrema; entre ellas destacamos:

  1. Son múltiples las indicaciones empíricas que evidencian que, en la coyuntura, los grandes TRIUNFADORES en las luchas por la paz están siendo los 8 millones de VICTIMAS, pues el 90% de los excombatientes, más de 10 mil, con alrededor de 405 proyectos productivos3 continúan firmes y activos en sus propósitos de reincorporación participativa a la vida social y política de la sociedad;

  2. Por mucha alharaca discursiva y emocional que continúen desplegando y no obstante una pluralidad de cosas 4(lo pírrico del porcentaje con el que el No ganó al Sí el plebiscito, un 054%; las maneras como ese plebiscito estuvo signado por enormes mentiras y medias verdades en contra de los Acuerdos; la realidad de que la implementación normativa de los Acuerdos no se ha traducido en Políticas concretas…), lo destacable es que ni Uribe ni El Centro Democrático ni Duque han logrado deslegitimar nacional e internacionalmente el proceso de construcción de paz en Colombia;

  3. Por el contrario, en el régimen político, excepción hecha del Centro Democrático, ningún partido o fracción de partido, aunque presente algunas reservas, rechaza en bloque los Acuerdos de la Habana; y, como contrastante dialéctica, la nueva y más importante Disidencia con alcance nacional e internacional ha obligado al gobierno de Duque a sacar del silencio en el que, como táctica, ha mantenido los Acuerdos; entonces Duque, caracterizado hasta ahora por su enorme capacidad de levantar ineficaces Políticas en “el más profundo vacío”, se ha visto obligado a volver a referirse a su implementación y, sobre todo, a revisar lo poco o nada que ha hecho para traducirlos en Políticas de corto y mediano alcance, por lo menos, hasta el final de su gobierno;

  4. Conjugadas las anteriores circunstancias determinarán que Márquez y las Disidencias en lo objetivo no podrán reactivar el conflicto interno armado hasta los niveles que había alcanzado antes de la firma de los Acuerdos, aunque si logran unirse con el Eln y las otras disidencias, lo que les será muy dificultoso, con seguridad le abrirán un perverso nuevo horizonte a otro tipo de guerra jalonada bajo un modelo distinto del de la clásica guerra de guerrillas; desde el mismo 29 de agosto Márquez y Compañía empezaron a suministrar valiosas pistas a ese respecto5.

**********6**********

Aunque ahora más que nunca deberán financiarse estando muy cercanos a los carteles de Jalisco y Sinaloa para intercambiar con facilidad armas por drogas, sin embargo, la suya será una guerra con menor violencia y sin abundantes confrontaciones militares pues el objetivo específico no serán los Soldados y Policías sino la oligarquía y en ella la tecnología de comunicaciones utilizada será la que sea menos detectable por la inteligencia militar. No habrá pues en ella ni tanques ni aviones que, para la guerrilla, eran puntos débiles de la guerra antes del 2016 ni tampoco habrá Comandantes guerrilleros dirigiéndose a sus tropas en los campamentos antes de ser bombardeados. Gloria Castrillón, al citar a un excompañero de armas de varios de los mandos de la Disidencia de Márquez, señaló que ésta se dedicará a

“una guerra más urbana, tal vez utilizando el recurso de explosivos (léase terrorismo) golpeando en las ciudades a la oligarquía colombiana y al Estado en las altas esferas”. Se refiere entonces Gloria a una confrontación con pequeñas células, unidades tácticas de combate compuestas entre 3 y 5 combatientes con gran movilidad, que se dispersa con facilidad y que usa explosivos y minas…”.

**********7**********

Se tendría entonces así a un grupo de curtidos exfarquianos, seguidos quizás por muchos jóvenes, tratando de inventar lo que las Farc nunca quisieron ni pudieron hacer, una guerrilla urbana…para golpear en las ciudades a los urbanos que sólo conocieron la guerra interna por televisión sentados en el sofá de sus casas; de todas maneras, se trataría de un nuevo grupo armado que, al actuar en el vacío sin control territorial en el campo y mucho menos en las ciudades donde nunca han centrado su accionar armado…quizá muy cercano a una explosiva insurgencia terrorista.

JAIRO Libreros profesor del externdo “El nuevo grupo de Márquez tiene dos posibilidades y las dos pasan por Venezuela: la primera, intentar crecer sacando desmovilizados insatisfechos con el proceso de reinserción y reclutar de manera forzada a menores de edad y migrantes venezolanos. No se sabe qué tantos recursos tienen para esto y para contar con armas y pertrechos. Es posible que el gobierno venezolano les entregue algunas armas que les quedan de las reposiciones que han hecho recientemente tras la compra de armamento nuevo, pero es difícil que los apoyen con recursos. Venezuela hoy les pueden prestar su territorio para que desde allí operen, pero no los pueden financiar completamente”, señaló el analista.

Y la segunda, concluyó, está dada por el hecho de que, estando en Venezuela y dado que hoy son un grupo de jefes con pocos miembros vinculados, “es posible que para hacerse notar se dediquen al terrorismo, con la experiencia que tienen estos jefes guerrilleros en este campo, especialmente El Paisa”. Coincide Libreros en este aparte y dice que la gran incógnita de todo este panorama “gira en torno a una coordinación de actividades terroristas en el plano urbano: ese es el escenario más preocupante, y es el que seguramente tiene trabajando a las inteligencias de la Policía y las Fuerzas Militares”.

Publicado en WWW.ATISBOSANALITICOS2000.BLOGSPOT.COM,

 

 

 

1 . “Iván y su nueva banda”, SEMANA, 1 al 8 de septiembre de 2019, Edición 1948, pgs 15-29.

2 . Becassino, Angel , ¿Se acerca la muerte política de Alvaro Uribe?, La Razón Pública, www.larazonpublica.com/, 09-09-2019.

3 .Redacción Colombia, “somos más los que estamos en el proceso de paz”: Excombatientes de las Farc, www.elespectador.com/, 30-08-2019.

4 . Palau, Juan Carlos, ¿Podrá el Uribismo matar el Acuerdo de Paz?, www.razonpublica.com/, 03-06-2019.

5 . Castrillón, Gloria, “La guerra difusa que plantea Iván Márquez”, El Espectador, 1 septiembre de 2019; Villarica S, Alvaro, “¿Logrará Iván Márquez unir a las disidencias de las Farc? “, RAZÓN PÚBLICA, 09-09-2019.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2019 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net