• SÁBADO,  08 AGOSTO DE 2020

La Guaca  |  20 septiembre de 2017  |  12:00 AM

Votos con planes de vivienda I 

1 Comentarios

Votos con planes de vivienda I 


La historia se repite en el Quindío. Conseguir votos con planes de vivienda fue una práctica muy común en los años setenta, ochenta y noventa del siglo pasado. Casi todos los políticos lo hicieron. Algunos cumplieron y otros no. Muchos ciudadanos llevaron a las urnas durante quinquenios y décadas a sus familiares y amigos, para conseguir ‘la casita’. Los engaños fueron enormes, incluso hoy, los habitantes de una urbanización, Rojas Pinilla, después de 25 años, no han podido hacerse a la escritura pública de su predio porque se construyó en un lote ajeno. La verdad es que también a través de este método se hicieron barrios como Manuela Beltrán, Antonio Nariño, Alfonso López, Villa Nohemi, Rojas Pinilla, este último de Alba Estela Buitrago, entre otros. Sin embargo, no hay excusas para buscar votos con dádivas, comprados, como en el caso de los planes de vivienda.
 

Votos con planes de vivienda II 


Todo indica que esta práctica está de regreso en Armenia. La mayoría de los asistentes a la reunión que programó el comité de apoyo a la candidata presidencial Clara López, en el Centro Comercial Bolívar, llegaron allí alentados por un plan de vivienda, por un lado, y una promesa de tierras proveniente de la extinción de dominio en el Quindío. Conversamos con por lo menos diez personas de los asistentes al evento y todas nos confirmaron que los que estaban esperando a la exministra habían llegado allí con la ilusión de ‘hacer méritos’ para que las tuvieran en cuenta para la casa o para la finca. Quien está detrás de esto son personas que han constituido una asociación de desplazados por la violencia. ¿Sabe Clara López que los ciudadanos que le pusieron en su reunión en Armenia fueron hasta el sitio solo porque están ilusionados con una casa o un pequeño fundo rural? En verdad pensamos que no.
‘¿A quién engañas, abuelo?’


Fútbol costarricense y el Quindío 


La adquisición que hizo el exjugador de fútbol quindiano Jorge Bermúdez de un equipo de la liga profesional de Costa Rica no es nada nuevo para inversionistas de nuestra región. Ese mismo onceno, Universidad de Costa Rica, de la empresa Con Talla Mundial, había sido adquirido por el inversionista y constructor de Armenia Fernando Ocampo Cano, quien traspasó a Bermúdez el 51% de las acciones en una negociación que se conoció ayer a través de EL QUINDIANO. Varias personas de Armenia vinculadas al fútbol han venido trabajando en dicha institución deportiva y se aspira que lo sigan haciendo ahora que el paquete accionario más importante pasó a manos de otra persona de la región. Universidad de Costa Rica es un equipo de media tabla que aspira a estar en los primeros lugares de la liga profesional de ese país.

El Quindío de Ángel 

A pesar de la decisión del Consejo de Estado de reconocerle al municipio de Armenia la propiedad del equipo profesional Deportes Quindío, como un patrimonio público, todo indica que el onceno seguirá en manos de don Hernando Ángel. El municipio tiene que venderle por ley a un privado lo que le pertenece de la institución, y ese privado no es nadie menos que don Hernando Àngel, pues además de tener el dinero y el interés de comprarlo, tiene el respaldo absoluto de la Dimayor. Inicialmente, el patrimonio del municipio en el equipo está tasado en $21.000 millones, pero es necesario que un perito especializado, autorizado por el juez de la causa, haga la evaluación pertinente y diga cuánto vale. Claro, el mejor postor es aquel en cuyas manos está la tenencia del onceno cafetero: don Hernando Ángel. Si adquiere ese derecho, ya nada lo retendrá en Armenia y los cafeteros podrán representar, en adelante, a otra ciudad y otro departamento

PUBLICIDAD


Otras Noticias

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net