• SÁBADO,  30 MAYO DE 2020

Editorial  |  03 marzo de 2020  |  12:00 AM

La inseguridad se pasea en el Quindío

0 Comentarios

El balance de las denuncias por robos y atracos en el departamento del Quindío se queda corto, si son 200 0 300 ocurridos en lo que va del año, podemos asegurar que este delito es cuatro o o muchas más veces a los denunciados.

Los robos en las afueras de los condominios no paran, con pistola en mano y cascos que esconden sus caras, motociclistas despojan de celulares y otras pertenecías a sus habitantes. Al igual en barrios de Armenia y el Quindío la inseguridad reina. Y qué decir de las zonas rurales, cafeteros y ganaderos han denunciado un robo cada dos días en fincas de Circasia, de seguro se presenta uno o dos diarios en los demás municipios del departamento.

En Armenia, zonas otrora estigmatizadas de peligrosas en cuanto a estos delitos como el barrio Santafé, Buenos Aires, Miraflores, Las Colinas, Tigreros, Génesis, y el centro de la ciudad en los alrededores del CAM, la carrera 18 entre calles 21 y 12, en la actualidad no se pueden considerar como tales porque en cualquier sitio de Armenia, incluso en los centros comerciales y sector rural, la inseguridad se pasea como ‘Pedro por su casa’.

Asimismo la inseguridad se ha tomado las instituciones educativas, los atracos a los estudiantes no paran a la salida o entrada de los colegios oficiales, además se ha generado un tráfico de drogas a la vista de niños, niñas jóvenes, padres de familia y profesores que se sienten impotentes ante la falta de respaldo y presencia de las autoridades de Policía.

Y como era de esperarse, ante la ausencia de las autoridades, los atracos y los robos llegaron al interior de las instituciones educativas. Como lo ha informado de manera oportuna EL QUINDIANO, en el colegio La Pavona sede de la Cámara Junior, fue atracado el “portero” a quien un joven le puso un revólver en la cabeza delante de los niños de primaria y lo despojó de sus pertenencias. Al parecer, y no creemos que sea coincidencia, ante el fácil camino para ingresar, se suscitaron tres robos más en las sedes de esta institución. En la Ciudad Milagro un fin de semana ingresaron a la cafetería y se llevaron dinero en efectivo, más de $200.000 pesos y comestibles. Y el colmo, el último robo en el mismo sitio y por el mismo lugar ingresó un joven a las 11:30 de la mañana y con cuchillo en mano amenazó a la operaria de la empresa Nutriarmenia, encargada del PAE, la obligó a que le entregara el celular, le quitó $17.000 pesos que tenía para sus pasajes, se llevó sus tenis y sin ninguna compasión se cargó con 20 refrigerios que sería repartidos a los niños de la institución.

Es cierto que la prioridad son los niños, nuestros jóvenes que deben contar con toda la protección posible, premisa que se queda en el utilitarista y vitrinero lenguaje de los gobiernos de turno. Desde hace más de una década los maestros a través del Sindicato único de los Trabajadores de la Educación del Quindío vienen denunciando la inseguridad que a todo nivel se vive en las instituciones educativas de Armenia y de los demás municipios del departamento, pero por lo que ocurre en casi todos los colegios del sector oficial, los escolares no son prioridad de las autoridades gubernamentales.

Empecemos por decir que en las instalaciones educativas no hay vigilantes, desde hace mucho tiempo los acabaron, se jubilaron y no los reemplazaron. Colegios como el Nacional, el Inem, La Normal contaban con turnos de seis y ocho vigilantes tanto en el día como en la noche. Solo dejaron los llamados porteros para atender la entrada y salida de los estudiantes y de padres de familia cuando lo requieren. Esos “porteros” cumplen su horario de trabajo de domingo a jueves y el fin de semana, viernes y sábado, son reemplazados por un portero que envía una de las cooperativas que subcontrata con la administración municipal.

En ese sentido, cada viernes los estudiantes de las instituciones educativas oficiales de Armenia cuando llegan a sus clases en la mañana les abre la puerta un portero nuevo, desconocido para ellos y para los maestros. Cada ocho días llega una cara diferente a realizar la labor de portería en los colegios de Armenia, cara que también es nueva para los padres de familia. Pero además portero que desconoce la comunidad y que carece de los elementos para garantizar la seguridad de la institución.

Tampoco hay autoridades a las afueras de los colegios, los jóvenes están desprotegidos, son presa fácil de atracadores y de expendedores de droga, incluso de accidentes de tránsito porque el caos vehicular que se genera a la salida de los estudiantes está presente en todos las instituciones educativas en donde no aparece un regulador o guardia de tránsito para controlar la competencia e irresponsabilidad de algunos transportadores que ante la falta de autoridad parquean en la vía pública, en andenes sin un orden establecido para recoger o dejar a niños y jóvenes que muchas veces ponen en riesgo sus vidas.

Tiene que haber alternativas en Armenia y el Quindío para la seguridad de los ciudadanos. No basta con mostrar las motos y los carros de policía nuevos adquiridos, hay que ponerlos a funcionar. La policía, las autoridades en general deben garantizar la vida, la seguridad de sus gobernados. A Armenia y al Quindío se los tomó la delincuencia, se siente temor, arrinconamiento por parte de atracadores y ladrones que están acabando con la poca tranquilidad que acompañaba a los habitantes de esta parte del país.

Seguimos en un desorden total que trae consigo consecuencias que nutren el atraso que nos mantiene fuera de competencia en relación con los otros dos departamentos que hacen parte del Eje Cafetero.

Ojalá el “Plan de Seguridad; convivencia y orden ciudadano de todos y Pa´Todos” en el que están comprometidos la Policía, el Ejército Nacional, el grupo de gestores adscrito a la secretaría de Gobierno y Convivencia, y en general la administración municipal, dé resultados positivos que cambien este panorama por el bien de todos los ciudadanos.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net