• MIÉRCOLES,  03 JUNIO DE 2020

Región  |  06 abril de 2020  |  12:00 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Feligreses en Armenia extrañaron la procesión del Domingo de Ramos

0 Comentarios

Imagen noticia

Esta Semana Santa es distinta, muy rara, dicen la mayoría de feligreses acostumbrados a celebrar los ritos católicos en las iglesias y caminando las procesiones como la del Domingo de Ramos.

Aunque aceptan las instrucciones impartidas por Monseñor Carlos Arturo Quintero quien invitó a vivir con alegría la Semana Santa desde las casas, muchas personas señalan que están acostumbradas a batir el ramo bendito en la representación de la llegada de Jesús a Jerusalén.

Según María Antonia Díaz, a sus 69 años es la primera vez que no asiste a la misa y procesión del Domingo de Ramos como se lo enseñaron su abuela y su mamá.

Cuenta que cuando era joven le compraban vestido nuevo y madrugaban a salir de la finca para llegar temprano a la iglesia y cumplir con la devoción, así se acostumbró y así lo ha hecho siempre, hasta ahora que le tocó por televisión y eso no es lo mismo, dice con tono de incomodidad y desencanto.

Se pregunta qué va a hacer cuando haga una tempestad bien fuerte y no tenga el ramo bendito para quemar y calmar la naturaleza, como siempre lo hace con fe y la seguridad que nada le pasa a su casa y a su familia.

María Antonia, quien ha criado varios hijos y nietos atribuye lo que está pasando con el virus, al libertinaje y los pecados que la gente comete por la falta del temor a Dios y concluye que ésta, es una plaga para calmar el desorden y las maldades que se ven todos los días en el mundo.

Después de un prolongado silencio, esta veterana mujer asegura que no deja de rezar el Rosario todos los días y que la misa no le puede faltar, aunque por la cuarentena no ha podido salir de su casa, entonces la ve por televisión, pero le hace falta confesarse y comulgar.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net