• LUNES,  06 JULIO DE 2020

Editorial  |  22 mayo de 2020  |  12:01 AM

POR LA SUPERVIVENCIA DEL TURISMO

0 Comentarios

Imagen noticia

Después del sismo que azotó al Eje Cafetero en 1999 y principalmente a Armenia, un sector se convirtió en la nueva opción y vocación de una tierra que dependía de la ya débil producción de café. El turismo fue para muchos el salvavidas de la zona quindiana, tanto que en la última década ha aportado en promedio al Producto Interno Bruto, PIB, del departamento, un 5% y empleo directo e indirecto para miles de habitantes de la región.

Las perspectivas del gremio, que engrana hoteles, alojamientos, restaurantes y otros prestadores de servicios, como transporte, agencias de viaje, eran más que halagadoras, afirmación que se sustenta en el informe de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío, Ccaq, que a finales de enero pasado dijo: “Entre 2018 y 2019 el Registro Nacional de Turismo incrementó un 30% pasando de 1.480 registros a 1.936.

Son más de 4.400 unidades productivas alineadas al sector entre alojamientos restaurantes, transporte, agencias, entre otros”.

Estas cifras perfilaban un año con crecimiento en la industria sin chimeneas, empero la emergencia sanitaria desembocada por la pandemia del coronavirus frenó de tajo el impulso, tanto que en un artículo de EL QUINDIANO de la semana pasada, reportamos que “de los 307 empresarios encuestados -por la Ccaq- que debieron cerrar sus establecimientos de turismo a causa de la actual contingencia, el 69% está a la espera de una pronta apertura por parte del Gobierno, con la esperanza de salir adelante”, a lo que se agregó: “El estudio indica que de este 31% que cancelará en forma definitiva su actividad, el 60,3% corresponde a alojamientos rurales y el 17,46% a urbanos”.

Los efectos negativos del Covid 19 en la economía mundial no se pueden ocultar y ya en este espacio editorial relacionamos que el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, estimó que la economía perdió un 73% del impulso que traía y que solo hubo un crecimiento del 1,1% en el PIB nacional en el primer trimestre de 2020.

Varios de los columnistas de esta casa periodística han realizado análisis económicos y del sector turismo, al relacionar proyecciones como las de la Organización Mundial de Turismo, OMT, reportando que el 100% de los destinos en el mundo tienen restricciones y la del 6 de mayo que advirtió: el turismo en el mundo podría caer hasta un 60 u 80 % en 2020 como consecuencia de la pandemia del coronavirus, lo cual se constituye en la ‘peor crisis’ desde que comenzaron los registros hace 70 años.

En el Quindío y el Eje Cafetero el impacto va a tocar a otras dinámicas de la región, pues en el privilegiado Paisaje Cultural Cafetero, PCC, patrimonio de la humanidad, se encuentran los más importantes parques temáticos del país, como son el Parque del Café y Panaca, los que ya sienten el ‘remezón’ de las medidas de confinamiento, hecho que sacudirá los ingresos de las familias y por consiguiente sus prioridades de consumo.

Para completar, la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo, Anato, reveló esta semana que según “cifras de la Encuesta Trimestral de Agencias de Viajes, publicada recientemente por el Dane, tan solo en el mes de marzo, cuando apenas se vislumbraba la problemática, los ingresos nominales disminuyeron un 59,3%. Esto, sin contar las cifras que se presentarán para abril y mayo, los meses más afectados por la crisis”.

Así, Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de Anato, insistió en la urgencia de recibir alivios en el flujo de caja de las agencias, “al solicitar créditos a largo plazo superiores a 5 años, mejores tasas de interés, periodos muertos o de gracia superiores a un año, exoneración de la carga impositiva, y sobre todo medidas reales para aliviar el número de empleos que las empresas de turismo tienen a cargo, mientras llega una recuperación de la industria”.

Esta no ha sido la única voz, porque los mismos representantes de los parques temáticos han tocado las puertas del Congreso de la República, en el que se ha hecho eco ante el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, para que se diseñen líneas especiales de crédito, teniendo en cuenta que la cadena será de las últimas que podrá entrar en operación luego del aislamiento, que ayer fue extendido una semana más, es decir hasta el 31 de mayo, por el presidente Iván Duque.

Es imperioso que el sector se una en el diseño de la estrategia y que se impulse la tan reiterada marca Eje Cafetero, como lo ha expuesto el especialista y columnista Iván Restrepo, máxime si el primer paso en la pospandemia es reactivarse con ofertas y motivación en el consumidor local y vecino, que tiene la posibilidad de desplazarse por medios terrestres. El plan de reactivación contempla que primero el levantamiento de las restricciones será entre regiones, para luego llegar a las fronteras de los países.

Dicha motivación precisa de un plan para devolver la confianza, que es considerada por el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, la ‘nueva moneda’. “La confianza es la nueva moneda de la ‘nueva normalidad’. Y el turismo está en la mejor posición posible para ser el vehículo que canalice esa confianza. Si las personas confían en los gobiernos y el sector turístico los mantiene a salvo de cualquier daño, mañana volverán sin duda a viajar”.

La confianza, a su vez, se sustenta en el levantamiento de las restricciones cuando sea seguro y en exigentes medidas de bioseguridad y cumplimiento de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, por eso habrá que articular la labor con el ministerio de Salud y las organizaciones médicas, para conjurar cualquier posibilidad de un rebrote de la epidemia, que ponga en riesgo la vida de propios y de los visitantes. El temor de contagio permanecerá hasta que exista un tratamiento efectivo o la vacuna.

Es imperativo que se observen experiencias de otras latitudes para ajustarlas a nuestra realidad. Es el caso de Italia, que ya inició el proceso de desescalada del confinamiento y su reactivación económica, al abrir varios de sus atractivos, debido a que el turismo le aporta el 13,2% al PIB nacional. Su experiencia en el reinicio de la actividad es valiosa.

Otro aspecto son los paquetes promocionales. Ya en destinos turísticos de alta afluencia como Cancún, México, se han tanteado propuestas como promociones agresivas para que los turistas se decidan a visitar sus playas, centros comerciales y sitios de esparcimiento. Se tiene que considerar, que las prioridades de consumo de las personas han dado un vuelco radical, a raíz del Covid 19 y el impacto que en las economías familiares ha tenido el periodo de confinamiento, sumado a una innegable ansiedad por la inestabilidad salarial y laboral, que parece asomarse con la propuesta de ayer del Consejo Gremial Nacional, CGN, catalogada por muchos como una ‘minirreforma laboral’.

Esta tarea no puede excluir a ningún actor, y se necesita de los gobernantes regionales con sus secretarías respectivas, las cámaras de comercio, Invest, Bureau Quindío, las asociaciones, cooperativas y las agremiaciones de la cadena, así como los congresistas, quienes tienen la obligación de no cesar en sus propuestas y gestiones ante el Gobierno Nacional para que se consoliden las salvaguardas, que le den el espaldarazo financiero y fiscal al turismo.

Las nuevas tecnologías son aliadas de una industria fuerte y vital, que conjugadas con la marca región, los atractivos naturales, turísticos y temáticos, las ventajas de ser una de las Zonas Económicas y Sociales Especiales, Zese, y la experiencia de casi dos décadas, muestran al sector nuevamente como el salvador de la economía y el generador de empleo, como lo ha expresado el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, quien dijo: “Los gobiernos tienen la oportunidad de reconocer la capacidad única del turismo no solo de proporcionar empleo sino también de impulsar la igualdad y la inclusión”.

La supervivencia del turismo, sus empresas y sus fuentes de empleo, demanda de más acciones que discursos. No hay que olvidar que el sector se basa en la relación entre personas, y esta reclama de solidaridad y seguridad para el restablecimiento de la confianza, determinación que se traducirá en reactivación de las economías, disipando el riesgo de un descalabro social y humano.

A la industria sin chimenas se le adeuda, por su competencia, este respaldo, como lo aseguró Pololikashvili: “Nuestro sector ha demostrado su capacidad para recuperarse y ayudar a las sociedades a recuperarse. Pedimos que el turismo reciba ahora el apoyo adecuado para liderar nuevamente los esfuerzos de recuperación.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net