• VIERNES,  02 DICIEMBRE DE 2022

La Guaca  |  21 julio de 2022  |  07:30 AM

Lunares de Copa América I

0 Comentarios

Imagen noticia

Lunares de Copa América I

La Copa América de fútbol femenino que se juega en las sedes de Cali, Bucaramanga y Armenia tuvo para el caso de la capital quindiana dos lunares. El primero, y tal vez el más sensible: la falsificación de boletas. Varios ciudadanos que llegaron al estadio a buscar boletas encontraron gente en las afueras, cerca las puertas de acceso, vendiendo boletas, que resultaron falsas. Un ciudadano que cayó en esta trampa le preguntó al empleado de la Conmebol, que detectó la falsedad, por qué no actuaban contra los bandidos que estaban ahí no más a unos metros suyos, y este respondió que ese no era problema de ellos. El ciudadano increpó, y ¿la Policía por qué no actúa?, y el hombre respondió: “porque no se les permite requisar a una persona para mirar qué lleva en sus bolsillos”. ¿Complicidad? No queremos pensar que los vendedores de boletas falsas en el estadio Centenario actuaban en connivencia con los funcionarios de la Conmebol y con algunos policías.

Lunares de Copa América II

El segundo lunar de la Copa América en el estadio centenario fue, sin duda, la falta absoluta de parqueaderos para el público en general. Los parqueaderos tradicionales del estadio Centenario fueron destinados a los funcionarios de la Conmebol, a los empleados de rango de alcaldía y gobernación y a los periodistas nacionales e internacionales. Había lugares de estos, donde caben 100 carros, con solo diez o quince vehículos. El ciudadano común tuvo que irse a los barrios vecinos a mirar dónde dejaba el carro. Y muchos, con la boleta comprada, prefirieron devolverse a ver el partido por televisión. Este problema de los parqueaderos para quienes van al estadio debe solucionarse, porque lugares hay suficientes, pero deben autorizarse y organizarse, como es lo lógico. Si no se hace, se ‘espanta’ la gente, que no quiere ir a un espectáculo donde tenga la penuria de no hallar dónde parquear su vehículo.

En campaña

La gente está viendo como el gobernador del Quindío Roberto Jairo Jaramillo viene realizando una serie de gestiones políticas para posicionar con los medios institucionales a su alcance a María Teresa Ramírez, quien sería la aspirante para sucederlo en el gobierno departamental, según las cuentas del grupo Jaramillo. María Teresa Ramírez, que se desempeñó como secretaria de Turismo, Industria y Comercio al comienzo del mandato de Jaramillo Cárdenas, pasó luego a la gerencia de Telecafé desde donde inició un proceso de posicionamiento de imagen personal.  A ese cargo renunció a mediados de junio pasado, y desde entonces se dedicó a acompañar a su amigo Roberto Jairo a todos los eventos protocolarios y actos públicos significativos de la administración departamental promocionados en las noticias oficiales del departamento. La señora Ramírez es una persona particular, sin cargo público, y eso no la inhabilita para estar en estos actos al lado del gobernador. Sin embargo, lo que incomoda a los aspirantes a la gobernación del Quindío es que ella, María Teresa, también es aspirante al primer cargo del departamento, y goza de la ventaja de estar en todas partes con el mandatario seccional, incluso, en las visitas a los municipios de las caravanas de reactivación o de promoción. Todos en el edificio de la Gobernación saben que María Teresa Ramírez será la candidata del gobernador, y basta con una rápida mirada a las redes personales de los integrantes del gabinete departamental y contratistas para saber que siguen atentos las órdenes del piso 19 de promover las actuaciones de la aspirante, como la hacen los secretarios Privado, Administrativo, de Planeación, y el director de Indeportes, entre otros. Claro que hay quienes aseguran que esta es una estrategia, a más de un año de las elecciones, para quemar el primer intento y buscar otra alternativa.

 

 

PUBLICIDAD

Otras Noticias

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net