• VIERNES,  22 JUNIO DE 2018

Columnistas  |  19 junio de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: José Soto Giraldo

Enseñar a imaginar

0 Comentarios

José Soto Giraldo

El fin de semana tuve la oportunidad de hablar acerca de las características de la enseñanza actual de la arquitectura, casi nada. Enseñar una profesión tremendamente subjetiva a la vez que tremendamente impactante para los seres vivos.

Padecemos o disfrutamos de espacios para la vida -diseñados por especialistas-, vivimos en lugares pensados por otros para nosotros.

Con mucha frecuencia se ha dicho que la arquitectura es el reflejo de la sociedad. Entonces ¿Cómo será la mejor manera de formar los profesionales que imaginan por nosotros? La generosidad de los asistentes permitió ver diferentes formas de entender el reto. Por un lado la visión de mantenerse o más bien recuperar la exigencia tradicional de la formación de los estudiantes de arquitectura sumándole a esto una muy fuerte apuesta por la actualización tecnológica. Por otro lado los que están a favor de repensarlo casi todo y adaptarlo al medio local como campo de aprendizaje en un ambiente de constante descubrimiento. Al escenario del aula se suma el de la calle, el campo, la vivencia, la experiencia; desaprendiendo para generar nuevo conocimiento.

Pero a pesar de la aparente distancia entre las dos maneras de ver esta situación hay un lugar común, lo suficientemente sólido como para mantener una dirección clara. La ruta común es conceptual, dimensional y proyectual.

Lo conceptual tiene que ver con la sensibilización del estudiante con su medio y su entorno, entenderlo, descifrarlo y explicarlo para luego transformarlo. Desarrollar habilidades, fuentes de inspiración creativas que le permitan construir nuevos imaginarios.

Dimensional porque define, acota; establece unos posibles tamaños “reales”, existen además unas representaciones a escala que acercan a la realidad final. Además de las mediciones están propuestos o expuestos los materiales, los sistemas y detalles constructivos. Lo dimensional se suma a lo conceptual, lo dimensional no es solamente técnico es también conceptual.

En lo proyectual se une todo, lo conceptual, lo dimensional y el cumplimiento de las exigencias del medio donde el diseño se hará realidad. La normatividad vigente, las exigencias de presentación, exposición e implantación en el medio proyectado.

Las diferencias vuelven a aparecer en el momento de definir y diseñar las herramientas necesarias para cumplir con esa misión. Los ejercicios variarán en función de la relación con el territorio, la relación con el mismo determinará el tamaño, escala y alcance. Cada institución determinará qué significa lo conceptual, dimensional y proyectual, en la época actual, su contenido depende del enfoque y el estilo con el que se desarrollen los programas. A lo mejor es hora de pensar en pequeño, a escala de nuestro territorio.

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net