• MIÉRCOLES,  16 JUNIO DE 2021

Columnistas  |  29 abril de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Javier Alonso Beltran

LA CALIDAD EN LA EDUCACIÓN EN TIEMPOS DEL COVID-19, Y POS COVID

0 Comentarios

Javier Alonso Beltran

Por Javier Alfonso Beltrán Henao

Escuché el año pasado en una conferencia del doctor Francisco Marmolejo de la Fundación Catar para la Educación, la Ciencia y el Desarrollo de la Comunidad, y ex asesor Especialista Principal de Educación Superior en el Banco Mundial para India y Asia del Sur, en la cual dijo que “las universidades del mundo están dedicadas a lo urgente, sin embargo, dedicarse a lo importante será un capítulo arduo y profundo”. No espero dar a entender que este artículo es un análisis profundo, pero si la pretensión en inquietar al respecto del ejercicio de la docencia y lo que obligadamente debe haber puesto a pensar a las instituciones de educación.

Iniciaré por poner en la pizarra una “caracterización no tan a priori” de algunos grupos de profesores con características propias dependiendo de su rol en el ejercicio mismo, precisamente con motivo de la emergencia mundial de salud que aún persiste:

1. Profesores “veteranos” (con bastantes años de experiencia tanto docente como en su profesión), de los cuales algunos han tenido permanente contacto con la tecnología y uso relativamente constante. Sin embargo, en este mismo grupo de profesores, hay los que no han tenido ese constante contacto y seguramente ya no tienen mayor interés en hacerlo más bien pensando en su retiro. Es de todas maneras un grupo importantísimo a la hora de la calidad, puesto que su conocimiento y experiencia, no son de ninguna manera despreciables.

2. Profesores experimentados en las modalidades de distancia (con uso de la virtualidad) y presencial, que ahora aplican su buena experiencia en distancia a la presencial que se ha convertido en virtual, aunque sea por un tiempo.

3. Profesores con experiencia en la modalidad presencial que, ahora les ha tocado aprender de la educación virtual, y que tienen un desafío evidente de capacitarse en tecnologías para la educación virtual.

4. Profesores experimentados en la educación virtual (aunque no sea de tanto tiempo) y tienen competencias que en este momento les significa oportunidades y por supuesto fortalezas comparativas dada la situación.

5. Profesores con rol directivo en las Facultades y Programas, que deben apoyar la calidad en su entorno particular y responder por sus propios desafíos en cuanto a la virtualidad.

6. Profesores con no más de año y medio de experiencia en la docencia (algunos también con poca experiencia profesional y otros con mediana o mucha), pero con buenas bases en la utilización de tecnologías, aunque nada o poca experiencia en la educación virtual.

La anterior “caracterización” (permítanme usar el término, el cual es mucho más exigente para este ejercicio) y las demás que se hagan, debe permitir haber diseñado e implementado una estrategia contundente que permita que los grupos de estos docentes adquieran competencias y conocimientos tanto en tecnologías como es aspectos de la metodología, la pedagogía (desafío este, identificado por la misma Universidad Nacional a sus 10 años de acreditación de alta calidad), la didáctica, en cuanto a la educación a distancia y virtual, que les permita a unos superarse, a otros evolucionar, a otros adaptarse, y a otros definir su papel en los desafíos del momento actual y pos pandemia (llegara a ser endemia del COVID 19).

La estrategia debe contemplar o tener presente que, hay profesores dedicados a las Ciencias Básicas, las Ciencias Humanas, las Ciencias de la salud, las Ciencias de la Educación, las Ciencias Técnicas, las Económicas, de la Administración, etc., por lo que será necesario pensar en que, entre estos profesores y sus ciencias habrá heterogeneidad conforme a las características de los grupos ejemplo que se planteó al inicio; es decir, entre los profesores dedicados a las Ciencias Básicas, habrá profesores del grupo 1, 2, 3, 4, 5, 6, muy posiblemente. Y así para las demás Ciencias.

La estrategia entonces no debe seguir siendo un grupo de acciones reactivas a la situación, sino uno de acciones propositivas muy bien pensadas y desarrolladas, no sin reconocer que ya muchas instituciones han trabajado en ellas y están en plena implementación, aunque les falta la medición de la eficacia y efectividad de las estrategias que hayan adoptado.

En cuanto a los estudiantes, es preciso escucharles (habrá posiciones, opiniones, percepciones, experiencias, intereses, etc., interesantes, otras en principio, aunque parezcan sin sentido, sin importancia, desinteresadas, etc., pero que a la hora de revisarlas dejarán ver aspectos que, desde una sola perspectiva no son visibles) pues la interacción en la construcción de algo, es fundamental para tener éxito, como no hacerlo y no escuchar, es fundamental para fracasar.

Los estudiantes, muy parecido a los docentes que se desempeñan en ciencias determinadas, se forman dentro de ciencias diferentes (ven otras ciencias, pero la de su Programa es predominante), por lo tanto, desde esta orilla tuvo que haberse examinado cualquier propuesta estratégica como respuesta a la coyuntura actual que vive la educación.

Hay estudiantes que por su ciencia se han relacionado más que otros con tecnologías (me refiero a relacionarse con más propósito técnico) y esa es una característica para un grupo, otros que siguen sin contar con la disponibilidad de conexión a internet, otros que siguen sin computador (el celular no es ideal para desarrollar trabajos que demandan herramientas Desktop), otros que deben caracterizarse con más precisión.

Recalco de nuevo, cuando afirmo que hay instituciones que ya han empezado a trabar en lo fundamental, pero también las hay que aún siguen trabajando en lo urgente dadas sus propias circunstancias. Esta evolución forzada, al menos en cuanto al tiempo se refiere, marcará sin duda, al menos para mí, el futuro de los roles y el desempeño interactivo de la sociedad.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net