• JUEVES,  15 NOVIEMBRE DE 2018

Columnistas  |  16 abril de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Horacio Duque

Constructores, norma ambiental y Leed

1 Comentarios

Horacio Duque

En la tercera asamblea de Camacol de Armenia, el gremio de los constructores se planteó asuntos de gran importancia para el desarrollo urbano de la ciudad. Unos tienen que ver con las normas del Plan de Ordenamiento Territorial, con decretos expedidos recientemente por la administración municipal, con la norma ambiental urbana, con el Paisaje Cultural Cafetero y con el polémico programa de valorización.

Los constructores se quejan por la inseguridad jurídica que se deriva de recientes medidas del alcalde Carlos Mario Álvarez orientadas a proteger recursos ambientales claves de la ciudad como las quebradas y otros recursos hídricos vitales en la vida de los seres humanos.

Por supuesto, el sentido de las normas aprobadas no está mal encaminado y responde a una preocupación trascendental y valida sobre la necesidad de proteger el patrimonio ambiental de la ciudad y sus habitantes. Mal hacen los constructores en establecer una incompatibilidad entre sus actividades lucrativas empresariales y la sostenibilidad ambiental.

No se puede pretender que se anule el decreto 136 del 2017 de la alcaldía, el cual derogo otras disposiciones que permitían la construcción de grandes edificaciones a 15 metros de las corrientes de las quebradas o la invasión de zonas verdes con el pago de algunos dineros a la Tesorería municipal.

Lo conveniente en este caso, tanto para los constructores de Camacol como para todos los habitantes de la ciudad, es elaborar una avanzada normatividad ambiental, aplicar el sistema de certificación Leed (Leadership in Energy and Environmental Design o Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) y seguir la ruta del Paisaje Cultural Cafetero.

Sobre la norma ambiental urbana la oficina de Planeación ha puesto a consideración de la sociedad un proyecto de amplio alcance que debe ser analizado con mucha ponderación para enriquecerlo en sus principales objetivos. A esta norma nos referiremos en otras columnas.

Respecto de Leed, es necesario decir que consiste en un método de evaluación de edificios verdes, el cual avala la construcción de edificios, casas, oficinas, hospitales y centros comerciales; con el fin de que los mismos proporcionen un mejor ambiente y recursos, ahorrando energía, utilizando materiales fácilmente renovables, dando un adecuado manejo a las aguas, empleando fuentes de energía renovables y todo lo que conduzca a aprovechar al máximo los recursos naturales, creando una comunidad entre edificios, energías, aire y agua. Se trata de un reglamento que promueve la sostenibilidad en el diseño, construcción y funcionamiento de los edificios. Materia que debe implementarse en los términos del Conpes con la política nacional de edificaciones sostenibles la cual tramita en estos momentos el Departamento de Planeación Nacional (Verhttps://www.dnp.gov.co/Crecimiento-Verde/Documents/Documentos%20CONPES/En%20desarrollo/BORRADOR%20CONPES%20POL%C3%8DTICA%20NACIONAL%20DE%20EDIFICACIONES%20SOSTENIBLES.pdf ).

Obviamente, el tema del Paisaje Cultural Cafetero es otro aspecto prioritario para contrarrestar las arbitrariedades de algunos constructores que menosprecian el tema ambiental y pasan por encima de requisitos elementales.  Se debe estudiar a fondo el Conpes correspondiente (Verhttp://paisajeculturalcafetero.org.co/static/files/Conpes1.pdf ) y las políticas trazadas con anterioridad que indican lineamientos para los Planes de Ordenamiento Territorial con reglas claras sobre la  construcción.

 
paisajeculturalcafetero.org.co
2 Resumen La declaración del Paisaje Cultural Cafetero de Colombia (PCCC) como patrimonio mundial por parte de la UNESCO, además de ser un reconocimiento a una región que ha demostrado su
Lo de la avenida Centenario y lo ocurrido en Montenegro y Tebaida no puede repetirse.

Coincidimos con Camacol en el sentido de que si no hay información impecable del territorio, soportada en estudios técnicos y georeferenciada, los POT van a tener siempre falencias y sufrirán posteriores derogatorias. Obvio que la visión de largo plazo se logra con Planes de Ordenamiento Territorial impecables que solo son posibles con buena información del territorio para generar seguridad y estabilidad jurídica. En esa dirección lo recomendable es avanzar de manera concertada en la revisión del actual POT y en los términos del Conpes 3860 del 2016 (Verhttps://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Conpes/Econ%C3%B3micos/3870.pdf )

Plausibles las preocupaciones de Camacol sobre la  crisis que atraviesa Armenia por el escándalo de las fallidas obras de Valorización.  Que el alcalde explicite ya la línea a seguir y que devuelva la confianza; la corrupción no puede llevar el municipio a la quiebra, afirman los constructores.

Demandan con bastante certeza los constructores que se haga el análisis de la realidad del programa de Valorización en donde se aclaren cifras, el valor de las obras y el desfase de lo que se recauda y se ejecuta.

Sostiene  con mucho fundamento los constructores que el anticipo se perdió, las obras valen más de lo que se espera que se recaude, la valorización fue mal decretada y por eso se tiene hoy un municipio con dificultades económicas.

Dado el amplio impacto de la problemática de valorización sugerimos que el alcalde haga una Rendición de cuentas a la ciudad en el menor tiempo posible.

Nota. Gravísimas las denuncias sobre el Procurador del Quindío, señor Diego Fernando Trujillo. Preocupan sus intereses en el tema de la construcción en Quimbaya y Armenia, incompatibles con sus obligaciones en materia ambiental.

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net