• DOMINGO,  19 AGOSTO DE 2018

Columnistas  |  13 junio de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Mario Jimenez

¿Democracia en Colombia?

0 Comentarios

Mario Jimenez

Habíamos quedado en hablar del por qué no existe la tan cacareada palabra Democracia en nuestro país. Veamos algunas definiciones que nos ponen a reflexionar profundamente sobre la triste realidad que vivimos frente al verdadero significado de la misma.

La democracia es la forma de gobierno en virtud de la cual el pueblo ejerce el poder del Estado.

Es un sistema político en el que se gobierna bajo el control de la opinión pública, la cual no solo sirve para enjuiciar la conducta de políticos y gobernantes- sino que es una concreción del espacio público, en el cual se construyen el sentido común y la voluntad general.

Abraham Lincoln dijo que era el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

En sentido lógico es el arte de disciplinarse así mismo para no tener que verse disciplinado por otros.

Y por último es la forma de gobierno y estilo de vida cuyo fundamento es la participación directa o indirecta del pueblo en la conformación, el ejercicio y el control del poder público.

Todo lo anteriormente descrito, lo establece como norma de conducta la Constitución Colombiana en sus artículos 3° y 133 en donde se configura la soberanía del pueblo sobre el poder público o sea presidente de la República, congresistas, gobernadores, diputados a las asambleas, alcaldes y concejales. Esa soberanía quiere decir que el pueblo tiene la potestad de darles esos cargos y que como empleadores, los arriba mencionados están en la obligación de actuar consultando la justicia y el bien común, es decir no robar ni hacer lo que les venga en gana y que si ello ocurre, serán responsables políticamente ante la sociedad y frente a los electores (pueblo) del cumplimiento de las obligaciones propias de su investidura o cargo asignado, o de lo contrario por ética y responsabilidad, deben renunciar de inmediato.

Todo lo anterior pueden ustedes imaginar si se cumple en Colombia, en donde cada presidente de turno hace lo que quiere con nosotros, como cambiar la Constitución para seguir robando otros 4 años sin permiso del pueblo que le dio el puesto, recibiendo sobornos de multinacionales para construir grandes obras que muchas veces quedan a mitad de camino pero el soborno si queda en poder del que otorgó el contrato, los niños muriendo de hambre, los enfermos muriendo al pie de las puertas de los hospitales, dilapidando o gastando dinero por toneladas (mermeladas) a los congresistas para que les aprueben proyectos que muchas veces no benefician al pueblo que los eligió sino a las grandes multinacionales, porque estas si les regresan una altísima comisión por el favor recibido, comprando honores (premio Nobel) y de turismo por todo el mundo con dineros del pueblo, que con harto sudor depositamos diariamente en las arcas del Estado, y muchísimas más aberraciones burocráticas que los gobernantes sin freno se deleitan con un cinismo y deleite singular.

Para rematar, es bueno que se fijen si existe en Colombia, una verdadera identidad democrática, analizando los siguientes puntos :

Reconocimiento de los Derechos Humanos

Sujeción de los gobernantes al ordenamiento Jurídico

Separación de los 3 poderes

Independencia de los Jueces

Control Judicial de los actos normativos

Respeto por el pluralismo y la práctica de la tolerancia

 

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2018 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net