• VIERNES,  24 JUNIO DE 2022

Columnistas  |  18 octubre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Felipe Robledo

¡Feliz cumpleaños!

1 Comentarios

Felipe Robledo

El 14 de octubre celebramos el cumpleaños de la capital del departamento del Quindío, la ciudad de Armenia; instituida en el año 1889 por la junta fundadora compuesta por más de 30 personas entre ellos Jesús María Ocampo “Tigreros” a quien sus restos ahora descansan en el nuevo mausoleo ubicado en el parque fundadores. Es también conocida también como “la ciudad milagro” y lleva consigo innumerables anécdotas tan categóricas como su nombre, así como varias etapas vividas por cada uno de sus hijos en cada uno de sus espacios, algunas cuentan que los ciudadanos de nuestra hermosa urbe en su momento se disputaban el poder político con Calarcá, o la magnificencia cuando pudo observar por primera vez la llegada del tren proveniente de tierras vallunas, pasando por la Bonanza cafetera sin precedentes hasta el terremoto de 1999 que casi la deja devastada por completo.

El panorama actual, nos lleva a una realidad imposible de negar, nuestra bella ciudad y quienes ahora la habitamos atravesamos junto con ella por uno de los momentos más difíciles desde su fundación, cifras sobre Violencia Intrafamiliar, Microtráfico, Drogadicción, Suicidio y sin dejar de lado la importancia de las anteriores cifras, pero si analizar otras que resultan conexas y determinantes para mejorar o no las primeras; observamos la paulatina degradación de importantes ecosistemas incluso aquellos de los que depende el suministro del agua, un manejo deficiente en términos ambientales para el manejo de las basuras y para no ir muy lejos, construcciones y constructoras ilegales que han aprovechado y hecho festín con el crecimiento desmedido que hemos tenido en los últimos años, y que a su vez han sido participes de que al día de hoy la movilidad en Armenia en algunos sectores este cercana al caos; Lo anterior sin contar que llevamos años estando en los primeros lugares de las cifras de desempleo del País.

Estos datos y cifras no surgieron porque sí!, son síntomas y evidencias claras que las cosas ni marchan ni se están haciendo correctamente, y no hablo solamente de ahora ya que en definitiva es un deber aceptar que este problema se venía gestando desde hace varios años y que en él han participado no uno ni dos o tres funcionarios, sino entramados políticos y sociales completos, a los que sin entrar a ahondar el por qué de las cosas, todos incluyéndolos a ellos ahora vivimos en carne propia los frutos (podridos) de lo que algunos ellos sembraron y otros en cambio no hicieron algo por detenerlo. Esos frutos nos llevan a preguntarnos en donde yacen las raíces que alimentaron semejante miasma.

No debemos ir muy lejos para responderlo, todos sabemos de qué se trata, y muchos a pesar de no estar de acuerdo han permitido que gane terreno dentro de las prácticas “ciudadanas”, hablamos de la “CORRUPCIÓN”, una enfermedad que carcome hasta los tuétanos hasta el entramado social más robusto y capaz existente, pero a pesar de su agresividad y el daño que genera, es factible erradicarla, eso sí, para ello estamos obligados a tomar decisiones de fondo (sobre cuando elegimos mandatarios) si es que acaso realmente se pretende cuando menos empezar a mejorar esta macabra situación.

Un ejemplo de como la corrupción termina siendo tan perjudicial y dañina que llega a poner en riesgo la identidad misma de una sociedad, lo vemos en el caso de las últimas remodelaciones del Parque fundadores, donde después de unos irregulares acontecimientos promovidos por algunos funcionarios de la EDUA (Alcaldía Municipal de Armenia) se puso en grave peligro la integridad de varios los monumentos y símbolos e incluso los restos mismos de “tigreros”, los cuales además fueron tratados en principio con tal ignorancia e insensatez que podría compararse con los días del oscurantismo o con aquel hijo capaz de vender su “Padres” por un puñado de dinero; aun así gracias a una poco conocida pero valerosa y admirable actuación de un grupos de verdaderos “ciudadanos activos” se pudo contrarrestar semejante despropósito, entre ellos se destaca el Académico - Historiador Armando Rodríguez, que de no ser por él tal vez a hoy tanto los monumentos y símbolos como restos mismos de nuestro Padre” fundador se habrían desaparecido como lo sabe hacer muy bien la “Magia de la Corrupción”.

No le tengamos miedo a la “corrupción” y mucho menos a los “corruptos”, ellos mismos se caen por el peso de su inmundicia, apoderémonos de el futuro de nuestras ciudad, porque somos más los que trabajamos dignamente para conseguir nuestro sustento, asi que a festejar Armenios y ¡!FELIZ CUMPLEAÑOS A TI TIERRA AMADA, BENDICE A QUIENES TODOS LOS DÍAS HACEMOS DE TI UN LUGAR APTO PARA VIVIR!!.

 

 

 

PUBLICIDAD


Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net